Read: A la Conferencia de los cuerpos continentales de consejeros 09-01-2001







T R A D U C C I O N
(de cortesia)




9 de enero de 2001



A la Conferencia de los
Cuerpos Continentales de Consejeros


Muy queridos amigos:

Hace cinco anos, recurrimos al cuerpo de Consejeros reunidos en Tierra
Santa a que ayudaran al mundo baha'i a comprender y asumir los retos inherentes
al crecimiento sistematico. Los logros resonantes del Plan de Cuatro Anos
atestiguan su entusiasta respuesta. Hoy pedimos un esfuerzo igualmente
extraordinario de parte de ustedes, esta vez a fin de asegurar el lanzamiento
exitoso del Plan de Cinco Anos.

Durante sus deliberaciones en torno a las caracteristicas de este
proximo capitulo en el despliegue del Plan Divino, deberan considerar la
magnitud de los cambios que estan ocurriendo en el destino de la Fe. En el
Centro Mundial, la ereccion de los magnificos edificios situados sobre el Arco
representa un gran paso en la consolidacion de un Orden Administrativo
divinamente designado. El Plan de Cuatro Anos atestiguo un extraordinario
incremento en la capacidad institucional de comunidades baha'is en todos los
continentes. Se hace patente la acelerada evolucion de las Asambleas
Espirituales Nacionales y Locales, y los Consejos Regionales, donde se han
establecido, han infundido en la labor de la Causa una renovada energia y
eficacia. Con la creacion y florescencia de mas de 300 institutos de
capacitacion, la Fe ahora dispone de un instrumento potente para desarrollar
los recursos humanos necesarios para sostener la expansion y consolidacion a
gran escala. Mas aun, ha habido un notable aumento en la capacidad de la
comunidad baha'i para influir en el transcurso de los asuntos humanos, tanto
por sus relaciones con gobiernos y organismos de la sociedad civil como por sus
esfuerzos en el ambito del desarrollo social y economico. La Causa de
Baha'u'llah se encuentra ante los umbrales de una nueva epoca, en un momento en
la historia cuando, pese a la confusion y el estallido de nuevas hostilidades,
el mundo ha hecho verdadero progreso hacia la paz. Queda manifiesta la
creciente receptividad a Su omnipresente y resplandeciente Espiritu.

El avance del proceso de entrada en tropas seguira siendo la aspiracion
del Plan de Cinco Anos--la aspiracion, en efecto, de una serie de Planes que
llevaran a la comunidad a la culminacion del primer siglo de la Edad Formativa.
La aceleracion de este proceso vital se lograra a traves de una actividad
sistematica llevada a cabo por los tres coparticipes del Plan: el creyente,
las instituciones y la comunidad.

El instituto de capacitacion









pagina 2




Un analisis penetrante del Plan de Cuatro Anos, preparado para nosotros
recientemente por el Centro Internacional de Ensenanza, demuestra que el
instituto de capacitacion es eficaz no solo para realzar los poderes del
individuo sino, ademas, para infundir nueva vida a comunidades e instituciones.
El desarrollo continuo de las instituciones de capacitacion en los diversos
paises y territorios del mundo, por tanto, debe figurar como un rasgo principal
del nuevo Plan.

Valiendose de la rica experiencia acumulada hasta la fecha en esta
esfera, los institutos necesitan abastecer a sus comunidades con una riada
continua de recursos humanos que presten servicio al proceso de entrada en
tropas. Los elementos de un sistema que pueda atender a las necesidades de
capacitacion de grandes numeros de creyentes ya han sido probados por todo el
mundo y estan a la altura de su cometido. Los circulos de estudio, reforzados
por cursos de extension y campanas especiales, demuestran ser capaces de darle
estructura al proceso de la educacion espiritual al nivel de las bases
populares. El valor de una secuencia de cursos, en la que cada uno sucede al
anterior en un ordenamiento logico y se aprovecha de los logros de cursos
anteriores, ha llegado a quedar muy claro. Surgen ya varios modelos que
revelan la forma en que dichas secuencias pueden utilizarse para la creacion de
programas de capacitacion. En un ejemplo, la secuencia principal, muy similar
al tronco de un arbol, sostiene los cursos, que, como ramas, se extienden del
mismo, cada rama dedicada a una tarea especifica de la capacitacion. En otro
ejemplo, varias trayectorias de cursos, cada cual con su propio enfoque, corren
paralelamente. Los institutos harian bien en examinar estos elementos y
enfoques, y emplearlos de forma que respondan a las oportunidades que tienen
por delante.

Al principio del Plan de Doce Meses subrayamos la necesidad de darle
alimento espiritual a los ninos baha'is e integrarlos en la vida de la Causa.
De la respuesta de los amigos hasta el momento, hay solidas indicaciones de que
una conciencia agudizada que recalque la importancia de la educacion infantil
sera, de hecho, un rasgo distintivo de este breve pero significativo Plan. Las
clases baha'is para ninos han cobrado un nuevo impetu. Esta conciencia elevada
tambien ha traido a la luz oportunidades para ofrecerle educacion moral y
espiritual a los ninos en general, segun lo demuestra el exito de los esfuerzos
por introducir cursos sobre la Fe baha'i en los programas de sistemas escolares
oficiales.

El hecho de que los institutos cada vez mas esten haciendo hincapie en
la formacion de maestros de clases para ninos es una senal particularmente
alentadora. Es igualmente preciso emplear otras medidas si han de ofrecerse
clases regulares para beneficio de ninos de todas edades en las comunidades
baha'is alrededor del mundo. En algunos paises, se han establecido comites
nacionales y regionales para ayudar a las Asambleas Espirituales Locales,
permitiendoles asi poder llevar a cabo su tarea de educar a los ninos. En
ellos, la relacion entre los comites y el instituto de capacitacion ha de
evolucionar gradualmente a medida que se vaya adquiriendo experiencia, con cada
agencia intensificando el trabajo de las demas. Pero muchos son los paises en
que el instituto es el unico organismo que esta desarrollando la capacidad para
organizar y mantener cursos en una localidad tras otra. Puesto que este
enfoque tiene buena acogida entre los jovenes y adultos, y cada vez mas entre
los pre-jovenes, no hay ninguna razon por la cual el instituto de capacitacion
no deba asumir semejante tarea en pro de los ninos, donde sea necesario. Por
regla general, los institutos no asumen la gestion de planes y programas de
expansion y









pagina 3



consolidacion. Sin embargo, impartir clases para ninos es una empresa
singular, la cual amerita urgencia especial. En aquellos paises asi
encomendados, el instituto resulta ser un centro de aprendizaje absorto
intensamente en la educacion espiritual de los amigos, desde la mas tierna edad
hasta la madurez.

La iniciativa individual en la ensenanza

Dada la intensificacion del trabajo de los institutos, ahora se debera
enfocar la atencion sobre la sistematizacion de las labores de ensenanza en
todas partes. En el documento reciente titulado <<The Institution of the
Counsellors>> [La Institucion de los Consejeros], hacemos hincapie en el papel
que desempenan los miembros del Cuerpo Auxiliar y sus ayudantes en ayudar a los
amigos a enfrentar este desafio, tanto al nivel de la iniciativa individual
como al de la voluntad colectiva. Conforme los individuos progresen en sus
cursos de instituto, profundizaran su conocimiento de la Fe, captaran nuevas
perspectivas y adquiriran destrezas aplicables al servicio. Indudablemente,
algunos de los cursos dedicados a la ensenanza trataran la materia en terminos
generales. Otros se enfocaran sobre las diferentes maneras de compartir el
mensaje de Baha'u'llah con segmentos especificos de la sociedad, incorporando
la sabiduria procedente del trabajo de ensenanza de los amigos. Este proceso
combinado de accion, aprendizaje y capacitacion dotara a las comunidades con un
numero siempre creciente de maestros de la Causa capaces y entusiastas.

Por supuesto, la mera capacitacion no conducira necesariamente a un
aumento marcado en la actividad de la ensenanza. En toda via de servicio, los
amigos necesitan un estimulo continuo. Esperamos que los miembros del Cuerpo
Auxiliar, junto con sus ayudantes, daran consideracion especial a la manera de
cultivar la iniciativa individual, sobre todo en cuanto a la ensenanza. Cuando
la capacitacion y el estimulo son eficaces, se alimenta una cultura de
crecimiento en la que los creyentes perciben su obligacion de ensenar como
consecuencia natural de haber aceptado a Baha'u'llah. <<Levantan en alto la
antorcha sagrada de la fe>>, como era el deseo de 'Abdu'l-Baha, <<trabajan
incesantemente, de dia y de noche>> y <<consagran cada fugaz momento de sus
vidas a la difusion de la fragancia divina y a la exaltacion de la Santa
Palabra de Dios>>. La llama del amor de Dios arde en sus corazones tan
fuertemente que toda persona que se les acerque sentira su calor. Se afanan
por ser canales del espiritu, puros de corazon, abnegados y humildes,
poseedores de la certeza y valentia que proceden de la confianza en Dios. En
tal cultura, ensenar es la pasion preeminente en la vida de los creyentes. En
ellos no cabe el temor al fracaso. El apoyo mutuo, la entrega al aprendizaje y
el aprecio por la diversidad son las normas imperantes.

Los programas de crecimiento sistematicos

En los proximos meses, ayudaran a las comunidades nacionales, cuyas
circunstancias varian mucho entre si, en la formulacion de planes para el
crecimiento sistematico. Hay muchos paises donde una mayor capacidad
institucional, sobre todo a nivel regional, posibilita ahora enfocar la
atencion sobre areas geograficas mas pequenas. Gran parte de estas consistiran
en una agrupacion de aldeas y pueblos, pero, a veces, pueda que alguna ciudad
grande y sus barrios perifericos conformen un area de este tipo. Entre los
factores que determinan las fronteras de cada agrupacion figuran la cultura, el
idioma, las normas de transporte, la infraestructura, y la vida social y
economica de los habitantes. Las areas en que









pagina 4



se divide cada region corresponderan con diversas categorias de desarrollo.
Algunas aun no estaran abiertas a la Fe, mientras que otras solo tendran unas
cuantas localidades y grupos aislados; en algunas, comunidades ya establecidas
estaran cobrando fuerza por medio de un proceso de instituto vigoroso; en unas
cuantas, comunidades fuertes de creyentes profundos estaran en una posicion que
les permitira asumir los desafios de una sistematica y acelerada expansion y
consolidacion.

Una vez identificadas las categorias apropiadas, los planes nacionales
en estos paises deberan hacer preparativos para la apertura gradual de areas
virgenes mediante el asentamiento de pioneros internos. Tales metas podran
lograrse con relativa facilidad si los pioneros tienen experiencia anterior con
programas de instituto y si son capaces de utilizar sus metodos y materiales
para animar a un grupo de creyentes dedicados que puedan llevar adelante el
trabajo de la Fe en su area. Cuan inestimable sera el privilegio para aquellos
que, en los ultimos anos del primer siglo de la Edad Formativa, pongan su
confianza en Dios y se levanten con fervor a tomar la delantera en llevar a
todas partes de sus paises la luz de guia Divina. Abrigamos la esperanza de
que este llamado para pioneros internos genere gran entusiasmo entre los amigos
y abra delante de sus propios ojos una nueva panoramica de posibilidades para
servir a la Fe.

Segun este programa de accion, los planes nacionales tambien deberan
incluir disposiciones para el fortalecimiento de otras areas que, aunque
abiertas a la Fe, aun no han alcanzado el nivel de desarrollo que las prepare
para la actividad intensiva. En aquellas areas donde hay comunidades fuertes
provistas de un cuerpo de creyentes profundos, deberan establecerse sin demora
programas sistematicos para la expansion y consolidacion de la Fe. Como ya
senalamos, el Centro Internacional de Ensenanza ha identificado ciertos modelos
de crecimiento apropiados para areas geograficas relativamente pequenas. Desde
entonces, dicho organismo ha analizado varios proyectos piloto en diversas
partes del mundo, y sus recomendaciones son muy alentadoras. Las lecciones
aprendidas facilitan todo un conjunto de experiencia util para el lanzamiento
de programas de crecimiento sistematico en un area tras otra. Tengan a bien
mantener al Centro Internacional de Ensenanza al tanto de sus consultas con
Asambleas Espirituales Nacionales y Consejos Regionales respecto de este tema.

Cabe subrayar la importancia de que las comunidades nacionales no se
precipiten a establecer programas intensivos en un area antes de que las
condiciones alli sean propicias. Entre dichas condiciones enumeramos las
siguientes: un alto nivel de entusiasmo de parte de un grupo considerable de
creyentes devotos y capaces que entiendan los requisitos necesarios para el
crecimiento sostenible y que puedan dirigir el programa; que algunas de las
comunidades que forman parte de una agrupacion tengan experiencia basica en
cuanto a la administracion de clases para la formacion espiritual de los ninos,
la celebracion de reuniones devocionales y la Fiesta de Diecinueve Dias; la
existencia de un grado razonable de capacidad administrativa por lo menos en
unas cuantas Asambleas Espirituales Locales; la participacion activa de varios
ayudantes de los miembros del Cuerpo Auxiliar en la promocion de la vida
comunitaria; un pronunciado espiritu de colaboracion entre las varias
instituciones que operan en el area; y, sobre todo, la presencia fuerte del
instituto de capacitacion con un modelo de coordinacion que sostenga la
multiplicacion sistematica de los circulos de estudio.









pagina 5




Los programas iniciados en tales areas deben enfocar sus esfuerzos sobre
el fomento del crecimiento sostenible, creando la capacidad necesaria al nivel
individual, institucional y comunitario. Lejos de requirir planes grandiosos y
complejos, estos programas deben enfocarse sobre unas cuantas medidas que, a
traves de los anos, han demostrado ser imprescindibles para la expansion y
consolidacion a gran escala. El exito dependera de la manera en que se
integren las lineas de accion y de la actitud que se adopte en torno al
aprendizaje. La ejecucion de tal programa precisara de una estrecha
colaboracion entre el instituto, los miembros del Cuerpo Auxiliar y sus
ayudantes, y un Comite de Enzenanza de Area.

En su aspecto esencial, el programa debera caracterizarse por un proceso
de expansion solido e ininterrumpido, ademas de un proceso de desarrollo de
recursos humanos igualmente fuerte. Debera realizarse toda una gama de
actividades de capacitacion que comprometan tanto las actividades realizadas
por los individuos como las campanas facilitadas por las instituciones. A
medida que aumente el numero de creyentes en un area, un porcentaje
significativo debera recibir capacitacion del instituto y sus habilidades
deberan enfocarse en pos del desarrollo de comunidades locales.

Nuestro mensaje del 26 de diciembre de 1995, en que delineamos los
rasgos del Plan de Cuatro Anos, hacia referencia a las etapas por las que
atraviesa una comunidad durante su desarrollo. La experiencia adquirida en los
anos siguientes como resultado del trabajo con comunidades en diversas etapas
de su desarrollo resultara valiosa para los programas de crecimiento. Es muy
posible que uno de los pasos iniciales en la ejecucion del programa sea
realizar una encuesta a proposito de evaluar la condicion de cada localidad del
area. Entre las metas iniciales de cada comunidad deberan figurar el
establecimiento de circulos de estudio, las clases para ninos y las reuniones
devocionales. Estas actividades deberan ser abiertas a todos los habitantes de
la localidad. Debera concedersele la debida importancia a la celebracion de la
Fiesta de Diecinueve Dias, ademas de hacerse un esfuerzo consistente por
fortalecer las Asambleas Espirituales Locales. Apenas las comunidades puedan
sostener las actividades fundamentales de la vida baha'i, una forma natural
para avanzar su consolidacion es introducir pequenos proyectos de desarrollo
social y economico--verbigracia, un proyecto de alfabetizacion, un proyecto
para el avance de la mujer o la conservacion ambiental, o incluso una escuela
lugarena. Conforme se vaya cobrando fuerza, sera de la incumbencia de las
Asambleas Espirituales Locales responsabilizarse por un creciente numero de
lineas de accion.

A lo largo de este esfuerzo, y de modo periodico, debera haber reuniones
de consulta en el area que reflexionen sobre cuestiones que surjan, consideren
reajustes por hacer, y mantengan el entusiasmo y la unidad de pensamiento. El
mejor enfoque es formular planes que duren unos cuantos meses a la vez,
empezando primero con una o dos lineas de accion que luego crezcan
paulatinamente en su complejidad. A aquellos que participan activamente en la
ejecucion de planes, sean miembros de las instituciones o no, se les debera
alentar a que participen plenamente en las consultas. Tambien sera necesario
celebrar otras reuniones a nivel de area, y algunas de estas ofreceran la
oportunidad para el intercambio de experiencias amen de capacitacion adicional.
Otras enfocoran sobre el uso de las artes y el









pagina 6



enriquecimiento cultural. En conjunto, dichas reuniones apoyaran un proceso
intenso de accion, consulta y aprendizaje.

Los amigos que participan en estos programas intensivos de crecimiento
deberan tener en cuenta que su objetivo es asegurar que la Revelacion de
Baha'u'llah llegue a las masas de la humanidad y les permita lograr el progreso
espiritual y material mediante la aplicacion de las Ensenanzas. Vastos numeros
de personas alrededor del mundo estan listos, de hecho, ansian recibir las
dadivas que solo Baha'u'llah les puede otorgar una vez que se comprometan a
crear la nueva sociedad que El ha previsto. Al aprender como sistematizar su
labor en cuanto a la ensenanza a gran escala, las comunidades baha'is estaran
preparandose cada vez mas para atender este anhelo. No pueden negar ningun
esfuerzo, ningun sacrificio que se les pida.

Una empresa espiritual

Desde luego, el programa de accion aqui descrito, aunque sea idoneo para
muchas comunidades nacionales, no se puede aplicar en todas las situaciones.
Contamos con la habilidad de las instituciones baha'is para crear planes que,
si bien no reflejan en su totalidad el antedicho programa de accion,
incorporaran elementos de su vision, ateniendose a las circunstancias de cada
comunidad nacional. Las comunidades baha'is estan, naturalmente, ocupadas en
una gama de esfuerzos indispensables tales como las actividades de informacion
publica, la proclamacion, la labor de asuntos externos, la produccion de
literatura, y proyectos complejos de desarrollo social y economico.
Seguramente, los planes, conforme se vayan elaborando, tambien atenderan estos
desafios.

El caracter del proceso de planificacion con el que ayudaran a los
amigos es unico en muchos aspectos. En su esencia, es un proceso espiritual en
el cual las comunidades e instituciones se afanan por alinear sus intereses con
la Voluntad de Dios. El Plan Mayor de Dios esta en movimiento y las fuerzas
que genera impulsan a la humanidad hacia su destino. En sus planes de accion
particulares, las instituciones de la Fe deben adentrarse en la operacion de
estas grandes fuerzas, explorar el potencial de las gentes a quienes sirven,
evaluar los recursos y fuerzas de las que sus comunidades disponen y tomar
medidas practicas para conseguir de los creyentes una participacion
incondicional. La encomienda sagrada ante ustedes es alimentar este proceso.
Confiamos plenamente en su capacidad para lograrlo. Que Baha'u'llah les
bendiga y sostenga a traves de Su gracia indefectible y Sus poderosas
confirmaciones.

[FIRMADO: La Casa Universal de Justicia]






Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN