Read: Crisis y Victoria




CRISIS Y VICTORIA


Octubre 1987


Recopilado por el Departamento de Investigación de la Casa Universal de Justicia


TÍTULO ORIGINAL EN INGLÉS:
"Crisis and Victory"


ÍNDICE



Carta de la C.U.J.

I "Las huestes del mundo... lanzan de todos lados su asalto"

II "La marcha irresistible de la Fe de Bahá'u'lláh"

III "La seguridad de nuestra amada Fe"

IV Índice Analítico

V Referencias

I


"LAS HUESTES DEL MUNDO... LANZAN DE TODOS LADOS SU ASALTO..." (a)



EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE BAHÁ'U'LLÁH

1.- Al comienzo de cada revelación han prevalecido las adversidades, que más tarde se han convertido en gran prosperidad(1).


2.- Considera las generaciones anteriores. Atestigua cómo cada vez que el Sol de divina munificencia ha derramado la luz de su revelación sobre el mundo, el pueblo de su día se ha levantando contra Él y ha repudiado su verdad. Aquellos quienes eran considerados como líderes de los hombres, invariablemente han luchado, para impedir a sus seguidores volverse hacia quien es el océano de la ilimitada munificencia de Dios...
Tú has sabido cuán penosamente han sido afligidos los profetas de Dios, sus mensajeros y escogidos. Medita un momento sobre el motivo y las razones causantes de tal preocupación. En ningún momento, en ninguna dispensación, los profetas de Dios han escapado a la blasfemia de sus enemigos, a la crueldad de sus opresores, a la acusación de los doctos de su época, quienes aparecieron bajo el disfraz de rectitud y piedad. Día y noche ellos pasaban tales agonías que nadie podrá jamás medir, salvo el conocimiento de Dios, el único y verdadero, exaltada sea su gloria(2).


3.- Sabed que, desde tiempo inmemorial, las pruebas y tribulaciones han sido el destino de los escogidos de Dios y de sus amados, y de aquellos de sus siervos que se han separado de todo menos de Él, aquellos a quienes ni el comercio ni los negocios han apartado del recuerdo del Todopoderoso, aquellos que no hablan hasta que Él haya hablado y actúan de acuerdo con sus mandatos. Tal es el método empleado por Dios en el pasado y tal será en el futuro...(3).


4.- ¡Por mi vida! Mi corazón gime y mis ojos lloran penosamente por la Causa de Dios y por aquellos que no entienden lo que dicen e imaginan lo que no pueden comprender...(4).


5.- Y si un ruiseñor (b) se remontase desde la arcilla del yo y habitara el rosal del corazón y relatara con melodías árabes y dulces cánticos iraníes los misterios de Dios -una sola palabra de los cuales resucita a una vida nueva y lozana los cuerpos de los muertos y confiere el Espíritu Santo a los huesos corruptibles de esta existencia- vería a mil garras de envidia y miríadas de picos de rencor dándole caza y con toda su fuerza empeñados en darle muerte...
¡Oh amigo mío! Muchos son los sabuesos que persiguen esta gacela del desierto de la unicidad y muchas las zarpas que desgarran este zarzal del jardín eterno. Cuervos despiadados acechan a esta ave del firmamento de Dios, y el jinete de la envidia acosa a este ciervo del prado del amor(5).


6.- Es claro y evidente que siempre que se han revelado las Manifestaciones de Santidad, los sacerdotes de su época han impedido al pueblo llegar al camino de la verdad. Dan testimonio de esto, los registros de todas las escrituras y libros sagrados. ¡Ningún profeta de Dios se ha manifestado sin que haya sido víctima del odio implacable, de la denuncia, rechazo y execración de los clérigos de su día!...
Prevemos que en cada ciudad se levantará la gente contra la Bendita Belleza, y que los compañeros de ese Señor de la Existencia y deseo último de todos los hombres, huirán de las manos del opresor buscando refugio en el desierto, en tanto que otros se resignarán y, con absoluto desprendimiento, sacrificarán sus vidas en su sendero...(6).


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS Y EXPRESIONES DE 'ABDU'L-BAHÁ

7.- ...El prestigio de la Fe de Dios ha aumentado inmensamente. Su grandeza se hace manifiesta. Se acerca el día en el que se producirá en los corazones de los hombres un tremendo tumulto. ¡Regocijaos, entonces, oh habitantes de América, regocijaos con la más grande alegría...!(7).


8.- ...En estos días la Causa de Dios, en todo el mundo, está creciendo rápidamente en poder y, día a día, se está extendiendo cada vez más a los confines más apartados de la tierra. Sus enemigos, por ello, provenientes de todos los linajes y pueblos de la tierra, se están volviendo agresivos, malevolentes, envidiosos y enconadamente hostiles. Es de incumbencia de los amados de Dios ejercer el mayor cuidado y prudencia en todas las cosas, ya sean grandes o pequeñas, consultar entre sí, y resistir unidos el ataque de los agitadores y de los que promueven la discordia...(8).


9.- ¡Oh tú, exaltada rama del divino Árbol del Loto! ...Cuando seas desdeñado y rechazado por los obradores de iniquidad, no te sientas abatido; y ante el poder y la altivez de los presuntuosos, no te desazones ni te acongojes, pues tal es la manera de ser de las almas desatentas, desde tiempo inmemorial. "¡Oh, la miseria de los hombres! Ningún Mensajero llega a ellos sin que se mofen de Él" (c).
De hecho, los ataques y obstáculos de los ignorantes sólo hacen que sea exaltada la palabra de Dios, y esparcen sus signos y señales por doquier. Si no fuera por esta oposición de los desdeñosos, esta obstinación de los calumniadores, esta vociferación desde los púlpitos, este clamor y lamento de grandes y pequeños por igual, estas acusaciones de descreimiento levantadas por los ignorantes, este alboroto de los necios, ¿cómo podría alguna vez haber llegado a Oriente y a Occidente la noticia del advenimiento del Punto Primordial y del luminoso amanecer del Sol de Bahá? ¿De qué otro modo podría haber sido sacudido el planeta de polo a polo? ¿De qué otro modo podría haber llegado a ser Persia el punto focal de los difundidos esplendores, y el Asia Menor el corazón que irradia la belleza del Señor? ¿De qué otra manera podría haberse extendido hasta el sur la llama de la Manifestación? ¿Por qué medios podrían haberse oído los clamores de Dios en el extremo norte? ¿De qué otro modo podría haber sido escuchado su llamamiento en los continentes de América y del África negra? ¿De qué otro modo podría haber penetrado en esos oídos el canto del gallo del Cielo? ¿De qué otro modo podrían haber encontrado este azúcar las dulces avecillas de la India, o los ruiseñores haber elevado sus gorjeos desde la región de Iraq? ¿Qué otra cosa podría haber hecho danzar a Oriente y Occidente? ¿De qué otro modo podría este Punto Consagrado haber llegado a ser el trono de la Belleza de Dios? ¿De qué otro modo podría el Sinaí contemplar este ardiente resplandor? ¿Cómo podría la llama del advenimiento engalanar esta montaña? ¿De qué otro modo podría la Tierra Santa convertirse en el escabel de la belleza de Dios, y el santo valle de Towa (d) llegar a ser el sitio de excelencia y de gracia, el sagrado punto donde Moisés se quitó sus sandalias? ¿Cómo podrían ser percibidas alguna vez las perfumadas corrientes de aire que soplan desde los jardines de Abhá, por aquellos que habitan en la Verde Isla? ¿De qué otro modo podrían haberse cumplido jamás los votos de los profetas, las gozosas nuevas de los santos videntes de antaño, las conmovedoras promesas dedicadas a este Sagrado Lugar por las Manifestaciones de Dios?
Todas estas bendiciones y estas dádivas, los instrumentos mismos de las proclamación de la Fe, han ocurrido por el escarnio del ignorante, la oposición del necio, la obstinación del insensible, la violencia del agresor. Si no hubiese sido por estas cosas, hasta el día de hoy, las nuevas del advenimiento de el Báb no habrían llegado tan siquiera a los países cercanos. Por consiguiente, nunca deberíamos afligirnos por la ceguera de los inconscientes, por los ataques de los necios, por la hostilidad de los viles y los abyectos, por la negligencia de los sacerdotes, por los cargos de infidelidad levantados contra nosotros por los faltos de entendimiento. Tal ha sido su modo de obrar en épocas pasadas, y no sería así si fueran de aquellos que conocen, pero están sumidos en la ignorancia y no alcanzan a comprender lo que se les dice (e)(9).


10.- ...Los amigos de Occidente sin duda tendrán su parte de las calamidades que les sobrevienen a los amigos de Oriente. Es inevitable que, hollando el sendero de Bahá'u'lláh, ellos también se conviertan en el blanco de la persecución de los opresores.
Ahora vosotros también debéis llegar ciertamente a ser mis socios en alguna pequeña medida, y aceptar vuestra cuota de pruebas y aflicciones. Pero estos episodios habrán de pasar, mientras que aquella gloria perdurable y esa vida eterna permanecerán por siempre inalterables. Además, estas aflicciones serán la causa de un gran progreso(10).


11.- ...En este gran día, los poderes de todos los dirigentes religiosos se encauzan hacia la dispersión de la congregación del Todomisericordioso, y hacia la completa demolición del edificio divino. Las multitudes del mundo, ya sean materiales, culturales o políticas, están lanzando su ataque de todos lados, puesto que la Causa es grande, muy grande. Su grandeza es, hoy en día, clara y evidente a los ojos del hombre.
Es, pues, deber de todos aquellos que se hallan bajo la sombra protectora de la magnánima providencia de Dios demostrar por su divina y misericordiosa asistencia, una constancia y una afirmeza tan visibles como para atraer y fijar la mirada y asombrar las mentes de todos.
En el tiempo de la ascensión del Espíritu (Jesucristo), el número de aquellos que aceptaban la nueva revelación no pasaba de unas pocas almas. Tan intensas eran la alarma y la perturbación a las que dio lugar ese hecho que, por un tiempo, estas almas fueron sobrecogidas por la aflicción y la confusión. Luego, unos días más tarde, una mujer llamada María Magdalena se levantó y, con su ejemplo, inspiró en ellos tal constancia y firmeza que hizo posible que se alzaran a propagar la Palabra de Dios. Aunque en apariencia no fueran más que pescadores y teñidores, sin embargo, a través de las sagradas confirmaciones de la Causa de Dios, llevaron las divinas fragancias por todas partes, endulzando el aliento de todos los que inhalaban su fragancia y trayendo nueva vida a todo corazón comprensivo.
Tomad coraje, entonces, oh amigos en quien Dios confía, de la aparición de este poder potente y preponderante, que fue como un espíritu que impregna el cuerpo del mundo, tornándolo vibrante en su pulso y haciendo temblar y estremecer a los pilares de la idolatría(11).


12.- ...Una gran multitud de gente se levantará contra vosotros, ejerciendo opresión, expresando injurias y escarnios, despreciando vuestra compañía y colmándoos de burlas. Sin embargo, el Padre Celestial os iluminará en tal medida que, como los rayos del sol, vosotros dispersaréis las nubes oscuras de la superstición, brillaréis gloriosamente en medio del firmamento e iluminaréis la faz de la tierra. Debéis hacer firmes vuestros pasos cuando estas pruebas acontezcan y demostrar grandeza y constancia de ánimo en las adversidades y paciencia. Debéis soportarlos con sumo amor y bondad; considerad la opresión y persecución como un capricho de niños, y no déis importancia alguna a lo que hagan. Pues al final, la iluminación del Reino inundará la oscuridad del mundo y la exaltación y la grandeza de vuestra condición se harán aparentes y manifiestas... Estad seguros(12).


13.- ...Dentro de poco los malhechores de esa tierra se levantarán a acumular denuncias contra los verdaderos creyentes, y a descargar el rencor sobre la compañía de los fieles. Cada día causarán una herida mortificante, cada hora un golpe demoledor, increpando a los amigos por el amor que sienten por Bahá'u'lláh y 'Abdu'l-Bahá, considerarán justificadas sus denuncias, su desprecio y malicia y no escatimarán esfuerzo alguno en hacer a los amigos todo el daño que sean capaces de infligir. Tal conducta puede equipararse con las de las mentes y prácticas de antaño; en siglos pasados, en los días de la aparición de las Sagradas Manifestaciones, la gente actuaba justamente de ésta manera; y ahora, en estos días, es inevitable que repitan tales acciones, es más, con mayor perversidad que antes... De allí que es seguro que vosotros padeceréis adversidades, pruebas e injurias, por causa del amor a la Bendita Belleza; sin embargo, estas aflicciones constituirán las más puras mercedes y dones, y una señal de vuestra aceptación en el Umbral Divino(13).


14.- Pero después de mi partida algunas personas pueden alzarse en oposición, y por su rencor, colmarles de persecuciones, y podrían publicarse artículos en contra de la Causa. Permaneced dentro de la certeza de la firmeza. Estad tranquilos y serenos, recordad que es tan solo el gorjeo inofensivo de los gorriones y que pronto pasará...
Entonces, mi propósito es advertiros y fortaleceros para soportar las acusaciones, críticas, denigraciones y escarnios en artículos de diarios u otras publicaciones. No os alteréis por ello. Son la propia confirmación de la Causa, la fuente misma del progreso del movimiento. Que Dios confirme el día cuando una veintena de ministros de iglesia se levanten y con la cabeza descubierta proclamen en voz alta que los bahá'ís son descarriados. Me gustaría ver ese día, porque en ese momento la Causa de Dios será difundida. Bahá'u'lláh ha declarado que tales personas son los portadores de la Causa. Ellos proclamarán desde los púlpitos que los bahá'ís son necios, que son gente malintencionada y perversa, pero los amigos son firmes e inamovibles en la Causa de Dios. Ellos difundirán el mensaje de Bahá'u'lláh(14)


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE SHOGHI EFFENDI

15.- Me siento, sin embargo, seguro y sostenido por la convicción, nunca empañada en mi mente, que todo cuanto acontezca en la Causa de Dios no importa cuán inquietante sea en sus efectos inmediatos, está lleno de infinita sabiduría y tiende, en última instancia, a promover sus intereses en el mundo. En verdad, nuestras experiencias tanto del pasado distante como de hechos recientes, son demasiado numerosas y variadas como para permitir el menor recelo o duda sobre la veracidad de este principio básico, principio que a través de las vicisitudes de nuestra sagrada misión en este mundo jamás debemos pasar por alto u olvidar...
Cierto que la Causa, así como cualquier otro movimiento, tiene sus propios obstáculos, complicaciones y dificultades imprevistas, pero a diferencia de cualquier otra organización humana inspira un espíritu de fe y devoción que jamás puede dejar de inducirnos a realizar sinceros y renovados esfuerzos para afrontar estas dificultades y allanar las diferencias que pueden y deben surgir(15).


16.- Por un lado, las notables revelaciones de la voluntad y testamento del Bienamado, tan asombrosas en todos sus aspectos, tan enfáticas en sus preceptos, que han desafiado y dejado perplejas a las mentes más sagaces, por el otro la reciente confusión del mundo amenazado como jamás lo ha estado por fuerzas destructoras, feroces rivalidades, nuevas conmociones y grave desorden, casi han abrumado el corazón y desalentado el celo del creyente más entusiasta en el destino de la humanidad.
Y, sin embargo, cuán frecuentemente parece que olvidamos las advertencias claras y repetidas de nuestro bienamado Maestro, quien particularmente durante los últimos años de su misión en la tierra, puso énfasis sobre "las severas pruebas mentales" que inevitablemente sobrevendrían a sus amados en Occidente, pruebas que los purgarían, purificarían y los prepararían para su noble misión en la vida(16).


17.- Que en los días venideros la Causa de Dios sea testigo de más de una hora de desafío y pase por etapas críticas de preparación para las glorias de su prometido predominio en el mundo nuevo, ha sido innegablemente afirmado por el Maestro, una y otra vez, y nos ha sido abundantemente demostrado por su pasado heroico y su historia turbulenta(17).


18.- No podemos creer que a medida que el movimiento crece en fuerza, en autoridad e influencia, las perplejidades y los sufrimientos con los cuales ha debido enfrentarse en el pasado, consecuentemente disminuirán o desaparecerán. Al contrario, a medida que crece de fuerza en fuerza, los defensores fanáticos de los bastiones de la ortodoxia, cualquiera que sea su denominación, al darse cuenta de la influencia penetrante de esta Fe creciente, se alzarán y esforzarán al máximo para extinguir su luz y desacreditar su nombre(18).


19.- Que todo defensor activo de la Causa de Bahá'u'lláh comprenda que las tormentas a las que esta esforzada Causa de Dios debe indefectiblemente enfrentarse, a medida que avanzan los procesos de desintegración de la sociedad, serán más feroces que cualquiera de las que ya ha experimentado. Que tome conciencia de que tan pronto como sea reconocida en su justa medida la grandeza de la Fe de Bahá'u'lláh por los bastiones tradicionales y poderosos de la ortodoxia, cuya meta deliberada es la de mantener su dominio absoluto sobre los pensamientos y conciencias de los hombres, esta Fe incipiente deberá enfrentarse con enemigos más poderosos e insidiosos que los más crueles torturadores y los más fanáticos clérigos que la han atacado en el pasado. ¡Qué adversarios no serán llamados a la existencia en el transcurso de las convulsiones que embargarán a una civilización moribunda, quienes reforzarán las indignidades que ya han sido acumuladas en su contra!
No tenemos más que remitirnos a las advertencias pronunciadas por 'Abdu'l-Bahá para darnos cuenta de la medida y naturaleza de las fuerzas destinadas a desafiar a la sagrada Fe de Dios. En los momentos más tristes de su vida, durante el régimen de 'Abdu'l-Hamid, cuando estuvo listo para ser deportado a las regiones más inhóspitas de África del Norte y en momentos en que la luz auspiciosa de la revelación bahá'í recién comenzaba a despuntar en Occidente, Él en su mensaje de despedida al primo de el Báb, pronunció estas proféticas y ominosas palabras: "¡Cuán grande, cuán verdaderamente grande es la Causa! Cuán feroz la embestida de todos los pueblos y razas de la tierra. Dentro de poco oirán de lejos y de cerca el clamor de la multitud a través de Africa y de América, el grito de los europeos y de los turcos y el gemido de la India y la China. Todos y cada uno se alzarán con todas sus fuerzas para resistir la Causa. Entonces los caballeros del Señor, asistidos desde lo alto por la gracia, fortalecidos por la Fe, auxiliados por el poder del entendimiento y robustecidos por las legiones del Convenio, se levantarán y harán manifiesta la verdad de este versículo: '¡Contemplad la confusión que ha sobrevenido a la tribu de los derrotados!'".
Asombrosa como es la lucha que sus palabras presagian, también dan testimonio de la victoria total que finalmente están destinados a lograr los defensores del Más Grande Nombre. Pueblos, naciones, seguidores de diversas religiones, se alzarán conjunta y sucesivamente para destrozar su unidad, para socavar su fuerza y degradar su sagrado nombre. Asaltarán no solamente el espíritu que inculca, sino la administración que es el canal, el instrumento, la personificación de ese espíritu. Pues a medida que la autoridad con que Bahá'u'lláh ha investido a la futura Mancomunidad Bahá'í, se torne más y más evidente, más feroz será el desafío lanzado, desde todas las direcciones, en contra de las verdades que encierra(19).


20.- La brecha que se ha abierto entre las instituciones de la Fe Bahá'í y las organizaciones eclesiásticas islámicas que se le oponen -un movimiento que tuvo su origen en Egipto y que se está extendiendo constantemente por el Medio Oriente y luego comunicará su influencia a Occidente- impone a todo defensor leal de la Causa, la obligación de refrenar cualquier palabra o acción que pueda perjudicar la posición que nuestros enemigos han proclamado y establecido en años recientes y por su propia voluntad. Este cambio histórico, cuyos comienzos no podían ser reconocidos ni siquiera previstos, en los años inmediatamente anteriores a la muerte de 'Abdu'l-Bahá, puede decirse que han marcado el período formativo de nuestra Fe y allanado el camino para la consolidación del orden administrativo. A medida que este movimiento cobra impulso, y recibe ímpetu de la actitud y acción futuras de las autoridades civiles de Persia, inevitablemente tendrá su repercusión en Occidente e incitará a los jefes de la Iglesia y finalmente a las autoridades civiles a desafiar las reclamaciones y a reconocer la posición independiente de la religión de Bahá'u'lláh... Nuestros adversarios en el Este ya han iniciado la lucha. Nuestos futuros oponentes de Occidente, a su turno, se alzarán y la llevarán a una nueva etapa. Anticipándonos a esta inevitable contienda, es nuestro deber defender inequívocamente y en completa lealtad la integridad de nuestra Fe y demostrar los rasgos distintivos de sus instituciones divinamente establecidas(20).


21.- Ningún observador puede dejar de reconocer que se han desatado las fuerzas de la irreligión, de una filosofía puramente materialista y de incalculable paganismo, que se extienden y que, al consolidarse, están comenzando a invadir algunas de las instituciones cristianas más poderosas del mundo occidental. Pocos, si acaso alguno de los que observan atentamente el progreso de su fe, se sentirán inclinados a cuestionar que estas instituciones se están tornando cada vez más ingobernables, que unas pocas entre ellas ya perciben oscuramente la influencia penetrante de la Causa de Bahá'u'lláh, que a medida que su fuerza inherente se deteriora y su disciplina se relaja, mirarán con creciente consternación el surgimiento de su Nuevo Orden Mundial, que gradualmente se resolverán a atacarlo y que tal oposición acelerará a su decadencia.
Esta amenaza del secularismo que ha atacado al islam y que está socavando a las restantes instituciones, que ha invadido a Persia, ha penetrado a la India y ha alzado su cabeza triunfante en Turquía, ya se ha manifestado tanto en Europa como en América, y está, en grados diferentes y bajo formas y nombres varios, desafiando la base de toda religión establecida...(21).


22.- Los años que se avecinan son significativos de verdad para todos. El doble proceso de desintegración interna y caos extremo se ve acelerado cada día y se dirige inexorablemente hacia su culminación...
La Comunidad del Más Grande Nombre, la levadura que debe fermentar la masa, el puñado elegido que debe sobrevivir al retroceso del viejo Orden desacreditado y tambaleante y ayudar a desplegar uno nuevo en su lugar, está de pie, listo, alerta, clarividente y resuelto... Feroces y múltiples serán los asaltos con que gobiernos, razas y religiones, celosos de sus creencias y prestigio, temerosas de su fuerza unificadora, buscarán silenciar su ira y socavar sus cimientos. No puedo sino confiar en que esta comunidad buscará afanosamente su destino, impasible ante la relativa oscuridad que la rodea en el presente e interpérrita ante las fuerzas que se desplegarán en su contra en el futuro, sin importar cuán penosas sean las agonías de esta época dolorosa, sin desviarse de su curso, sin perder el brillo de su serenidad, inconmovible en su propósito y firme en sus convicciones(22).


23.- ...¿Cómo pueden los comienzos de un cataclismo mundial, desatando fuerzas que están deteriorando tan gravemente el equilibrio social, religioso, político y económico de una sociedad organizada, arrojando al caos y a la confusión sistemas políticos, doctrinas raciales, conceptos sociales, normas culturales, asociaciones religiosas y relaciones mercantiles, cómo pueden tales conmociones en escala tan vasta y sin precedente, dejar de producir alguna repercusión en las instituciones de una Fe de tan tierna edad, cuyas enseñanzas tienen relación directa y vital con cada uno de estos aspectos de la vida y la conducta humanas?
No es sorprendente, por lo tanto, que ellos, los que sostienen el estandarte de una Fe tan profunda y una Causa tan desafiante, se encuentren afectados por el impacto de esas fuerzas que sacuden al mundo. No es sorprendente que ellos descubran en medio de este remolino de pasiones contrarias, que su libertad ha sido limitada, sus principios menospreciados, sus instituciones asaltadas, sus propósitos difamados, su autoridad puesta en peligro, sus reclamaciones rechazadas... Ni debe permitirse que pase desapercibida ninguna de las múltiples oportunidades de una clase completamente diferente, oportunidades que la evolución de la Fe misma debe crear o en su centro mundial o en el continente norteamericano o aun en las regiones más remotas de la tierra, exhortando una vez más a los creyentes americanos para que desempeñen un papel no menos visible que aquel que ellos previamente desempeñaron por medio de sus contribuciones colectivas para la propagación de la Causa de Bahá'u'lláh. Por el momento, yo sólo puedo citar a la ventura algunas de estas oportunidades que se destacan preeminentemente, en cualquier intento que yo haga por estudiar las posibilidades del futuro...
...La liberación de las comunidades bahá'ís de la ortodoxia religiosa en países islámicos como Persia, Iraq y Egipto y el reconocimiento consiguiente de las autoridades civiles en aquellos países del estado legal independiente y del carácter religioso de las asambleas bahá'ís nacionales y locales; las medidas defensivas y preventivas que serán creadas, coordinadas y llevadas a cabo con el buen fin de contrarrestar toda la fuerza de los inevitables ataques que los esfuerzos organizados de instituciones eclesiásticas de varias denominaciones iniciarán progresivamente; y contarán en forma implacable y por último en orden, pero no en importancia, los numerosos temas que deberán ser afrontados, los obstáculos que tendrán que ser superados y las responsabilidades que tendrán que ser asumidas, con el fin de permitir que una Fe puesta a penosas pruebas, pueda traspasar las sucesivas etapas de la oscuridad, de la represión activa y de la emancipación completa, las que, a su turno, la guiarán a que sea reconocida como una fe independiente con un status legal de completa igualdad con sus religiones hermanas; seguidamente, será establecida y reconocida como la religión oficial del estado, lo cual, a su vez, dará curso a que asuma los derechos y prerrogativas asociados con el estado bahá'í, el que funcionará en plenitud de sus poderes una etapa que debe culminar, finalmente, con el surgimiento de la mancomunidad mundial bahá'í, totalmente animada por el espíritu y operando únicamente en directa conformidad con las leyes y principios de Bahá'u'lláh...
En el manejo de esta cruzada doble, los valientes guerreros que luchan en el nombre y por la Causa de Bahá'u'lláh deben forzosamente tropezar con una fuerte resistencia y sufrir muchas contrariedades. Sus propios instintos no menos que la furia de las fuerzas conservadoras, la oposición de los intereses creados y las objeciones de una generación corrupta y amante de los placeres deberán ser tomadas en cuenta, resistidas con determinación y completamente subyugadas. Mientras que las medidas defensivas para la inminente lucha son organizadas y extendidas, tormentas de abuso y de mofa y campañas condenatorias y de noticias falsas, pueden ser desatadas contra ellos. Su Fe, ellos pronto podrán descubrirlo, ha sido atacada, sus motivos han sido interpretados erróneamente, sus propósitos han sido difamados, sus aspiraciones ridiculizadas, sus instituciones despreciadas, su influencia rebajada, su autoridad socavada y su Causa, a veces, abandonada por unos pocos que son incapaces de apreciar la naturaleza de sus ideales o permanecen remisos en aceptar el embate de las crecientes críticas que dichas contiendas involucrarán de seguro. "Por causa de Bahá'u'lláh", ha profetizado el amado Maestro: "muchas pruebas os visitarán. Las dificultades os acontecerán y el sufrimiento os afligirá".
Que el invencible ejército de Bahá'u'lláh que, en su nombre y por su causa, ha de pelear en Occidente y en uno de sus centros potenciales de borrasca una de las batallas más fieras y gloriosas, no tenga miedo, sin embargo, de cualquier crítica que sea dirigida en su contra. Que no sea disuadido por condenación alguna con la que la lengua del calumniador trate de degradar sus motivos. Que no retroceda ante el avance amenazador de las fuerzas del fanatismo, de la ortodoxia, de la corrupción o del prejuicio que pueden aliarse en contra suyo. La voz de la crítica es una voz que indirectamente refuerza la proclamación de su Causa. La impopularidad sólo sirve para poner en mayor relieve el contraste entre ésta y sus adversarios; mientras que el ostracismo es en sí un poder magnético que eventualmente atraerá hacia su campo a los más vociferantes e inveterados de sus enemigos(23).


24.- Una reseña de un ministerio tan bendecido y fructífero, no debe omitir mención de las profecías, registradas por la infalible pluma del designado Centro del Convenio de Bahá'u'lláh. Estas anuncian la ferocidad de la arremetida que debe desencadenar la marcha irresistible de la Fe en Occidente, en la India y en el Lejano Oriente, cuando se encuentre con las venerables órdenes sacerdotales de las religiones cristiana, budista e hindú. Prevén su emancipación de los grillos de la ortodoxia religiosa(24).


25.- No importa cuán largo es el período que nos separa de la victoria final; lo arduo de la tarea; lo formidable de los esfuerzos exigidos; lo oscuro de los días que deba atravesar, en estos momentos infelices, una humanidad perpleja y afligida; lo severo de las pruebas a las que se enfrentarán aquellos que han de redimir su suerte; lo doloroso de los dardos que puedan arrojar sobre ellos sus enemigos actuales así como aquellos a quienes la providencia, a través de sus misteriosas dispensaciones haga surgir desde dentro o desde fuera; lo penoso de la experiencia de la separación temporaria del corazón y centro nervioso de su Fe que puedan imponerles futuros e impredecibles disturbios; yo les ordeno, suplico, imploro por la sangre preciosa que fluyó con tanta profusión, por las vidas de incontables santos y héroes que fueron inmolados, por el supremo y glorioso sacrificio del Profeta-Heraldo de nuestra Fe, por las tribulaciones que soportó voluntariamente su mismo Fundador, para que su Causa pudiera vivir, Su Orden pudiera redimir a un mundo despedazado y su gloria pudiera difundirse por todo el planeta, les imploro, en tanto se acerca esta hora solemne, a decidirse a nunca titubear, ni vacilar, ni aflojar, hasta que todos y cada uno de los objetivos del Plan que será proclamado, en una fecha futura, hayan sido consumados(25).


26.- ...Impertérritos ante el clamor que seguramente han de elevar los exponentes de la ortodoxia religiosa, o ante las medidas restrictivas que los líderes políticos puedan imponer; sin desanimarse por la pequeñez de su número y la multitud de sus adversarios potenciales; armados con las eficaces armas que sus propias manos han forjado lenta y laboriosamente, anticipándose a este glorioso e inevitable encuentro con las fuerzas de la superstición, de la corrupción y del descreimiento; depositando toda su confianza irresistible de su poder en la infalibilidad de sus gloriosas y repetidas promesas, que marchen adelante...(26)


27.- Los problemas administrativos a los que os enfrentáis son diversos y complejos. La oposición que una Fe naciente debe necesariamente encontrar, particularmente de parte de una ortodoxia religiosa de los países islámicos del norte, se harán cada vez más evidentes y aumentará su severidad a medida que se multipliquen las instituciones de la Fe(27).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS EN NOMBRE DE SHOGHI EFFENDI

28.- ...Pues la historia de la Causa, particularmente en Persia, es una clara ilustración de la veracidad de que tales persecuciones invariablemente sirven para fortalecer la Fe de sus creyentes, estimulando los poderes espirituales latentes en sus corazones y despertando en ellos una nueva y honda conciencia de sus deberes y responsabilidades hacia la Fe. En verdad, el mayor progreso de la Causa, al provocar el odio y los celos de los pueblos y naciones, crea para sí misma dificultades y obstáculos tales, que solamente su espíritu divino puede vencer. 'Abdu'l-Bahá ha declarado enfáticamente que la enemistad y la oposición del mundo crecerán en proporción directa a la extensión y progreso de la Fe. Cuanto más grande sea el celo de los creyentes, más impresionante será el efecto de sus logros, más feroz será la oposición del enemigo(28).


29.- Él está, completamente atento a las dificultades que los amigos encuentran cotidianamente, no solamente en vuestro centro, sino en todos los del mundo, al intentar establecer y perfeccionar los mecanismos administrativos de la Fe. Sin embargo, él considera que estas dificultades y obstáculos son inevitables, inherentes como son al proceso mismo a través del cual la Causa de Bahá'u'lláh está destinada a desarrollarse y eventualmente establecer su primacía en el mundo. No sólo esas dificultades son inevitables, sino que se las debe considerar, en verdad, como una prueba divina por la cual los amigos pueden y seguramente lo harán, enriquecerse y perfeccionar sus energías espirituales y morales latentes y de esta manera ayudar a establecer la civilización divina que Dios les prometiera.
Bahá'u'lláh nos ha advertido repetidamente en sus Tablas, que las pruebas y sufrimientos son como el aceite que alimenta la lámpara. La Causa no puede revelar su máximo esplendor hasta que se enfrente y venza a esos mismos obstáculos que de vez en cuando encuentra en su camino y que por algún tiempo parecen amenazar su base misma. Tales obstáculos, pruebas y dificultades son realmente bendiciones ocultas y como tales no harán más que ayudar a promover la Fe(29).


30.- ...Aunque se ha sentido verdaderamente apenado al saber de la oposición continua y maligna que los enemigos de la Causa han dirigido contra los creyentes de este centro, particularmente por el elemento clerical, desea, sin embargo, que instéis a vuestros amigos a no sentirse descorazonados en lo más mínimo, sino a proseguir la sagrada tarea de extender y establecer la Fe con renovada determinación, unidad, vigor y confiados en el glorioso futuro que les aguarda. Cuanto más grande es el número de persecuciones y cuando más intensa es su naturaleza, más profunda deberá ser su Fe en la misión única que les fuera confiada por Bahá'u'lláh y más grande su celo en ayudar a apresurar su cumplimiento.
Esta Causa, como toda Causa Divina, no pueder ser efectivamente establecida a menos que enfrente y triunfe valientemente sobre las fuerzas de la opresión que la asalten. La historia de la Fe es, en sí misma, prueba suficiente de ello. Las dificultades y persecuciones siempre han sido y serán la parte que les toca a los elegidos de Dios. Pero debieran considerarlas como bendiciones ocultas a través de las cuales se avivará su Fe, se purificará y fortalecerá. Bahá'u'lláh compara estos sufrimientos con el aceite que alimenta la lámpara de la Causa de Dios.
Los amigos no debieran, entonces, asumir una actitud de mera resignación ante las persecuciones. Debieran recibirlas con agrado y utilizarlas como medio para su propia elevación espiritual y para la promoción de la Causa. A medida que la Fe se hace más fuerte y atrae la atención y consideración real del mundo exterior, los amigos deben esperar que un aumento similar, sino mayor, de las fuerzas de oposición de todas las direcciones, tanto seculares como religiosas, será lanzado para socavar las bases mismas de su existencia. Está claro para todo creyente que el resultado final de semejante lucha será seguramente gigantesco. Una Fe nacida de Dios y guiada por su espíritu divino que todo lo penetra, no puede sino triunfar y establecerse firmemente, no importa cuán persistentes e insidiosas sean las fuerzas con las cuales ha de medirse. Los amigos, deben tener confianza y actuar con la máxima sabiduría y moderación y particularmente, deben abstenerse de cualquier acción provocativa. El futuro les pertenece(30).


31.- ...Sus temores son, más bien, para aquellos amigos que, debido a su comprensión insuficiente del poder divino que obra misteriosamente en la Fe, son proclives a considerar que tales acontecimientos constituyen el golpe de gracia de la Causa. En sus comunicaciones con los amigos de ... durante las últimas semanas siempre ha recalcado el hecho de que -y desea que vosotros lo hagáis en vuestras conversaciones y correspondencia con ellos- la Causa tarde o temprano, deberá sufrir toda clase de ataques y persecuciones que, de hecho, constituyen la sangre vital de sus instituciones, y como tales son partes inseparables e intrínsecas de su desarrollo y crecimiento. Las pruebas y tribulaciones, como dice Bahá'u'lláh, son el aceite que alimenta la lámpara de la Causa y son, en verdad, bendiciones ocultas. En consecuencia, los amigos deben estar seguros de que todos los ataques a los cuales está ahora sometida la Causa en ... son parte necesaria de su desarrollo y que su resultado sería beneficioso para sus más altos intereses(31).


32.- ...Más tarde cuando, por un lado, el mismo progreso de la Causa y, por el otro, la correspondiente declinación de las organizaciones eclesiásticas inevitablemente incite a los líderes eclesiásticos cristianos a oponerse vehementemente y a socavar la Fe, los creyentes tendrán la oportunidad cabal de defender y reivindicar la Causa(32).


33.- ¡Parece a la vez extraño y lamentable, que la iglesia y el clero sean siempre, en todas las épocas, los más encarnizados oponentes de la misma Verdad que continuamente exhortan a sus seguidores deben estar preparados para recibir! ¡Tan violentamente se han asido a la forma que la substancia misma se les escapa!
Sin embargo denuncias tales como las que vuestro pastor ha hecho públicas en contra vuestra y de la Fe Bahá'í no pueden hacer daño a la Causa, al contrario, solamente servirán para extender su nombre y distinguirla como una religión independiente(33).


34.- Es lamentable que algunos amigos hayan dejado la Fe debido a la presión de los líderes de la iglesia. Por supuesto, era inevitable que los líderes de la iglesia se opusieran. El Maestro ya había predicho que esto ocurriría; también que, a medida que la Fe creciera y se desarrollara, haría que los miembros de la iglesia se alejaran de ella, lo cual produciría una reacción de la misma en contra nuestra. Debemos recordar que, en el pasado, todo ataque de los líderes religiosos ha sido un medio para el desarrollo de la Fe misma, porque aquellos que escuchan los ataques no pueden sino conmoverse por la pureza y sinceridad de la Fe(34).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS POR LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA

35.- Las maravillosas victorias ganadas en nombre de Bahá'u'lláh... y los crecientes triunfos logrados por sus dedicados y ardientes amantes de todos los países, sirvieron, sin duda, para instar a los enemigos internos y externos de la Fe a intentar nuevos ataques y a apagar el entusiasmo de sus seguidores...
...El desarrollo progresivo y el avance de la fe de Dios habrán de crear adversarios, presagiando indudablemente la oposición mundial que vendrá y asegurando inequívocamente la victoria final.
Sentimos intensamente que ... ha llegado el tiempo de que ellos (los amigos) comprendan claramente la inevitabilidad de las luchas críticas que se avecinan, que os den su más completo apoyo para repeler con confianza y determinación "los dardos", que serán lanzados contra ellos por "sus enemigos actuales, así como los de aquellos a quienes la Providencia, a través de sus misteriosas dispensaciones cree desde adentro o desde afuera", y ayudar y hacer posible para que la fe de Dios alcance alturas más elevadas y obtenga triunfos contundentes y atraviese etapas más vitales en su curso predestinado hacia la victoria completa y el predominio mundial(35).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS EN NOMBRE DE LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA

36.- ...La Casa Universal de Justicia nos ha dado la instrucción de decir que ha de esperarse que se escriban libros contra la Fe intentando distorsionar sus enseñanzas, denigrar sus logros, vilipendiar a sus fundadores y líderes y destruir sus mismas bases. Los amigos no deberán inquietarse excesivamente cuando estos libros aparezcan y ciertamente no deberán hacer de ellos un problema(36).


37.- A medida que vuestro trabajo de enseñanza y proclamación progrese, habrá más y más confrontación con las instituciones religiosas más antiguas de ... y ese tipo de firmeza demostrada por ... es lo que producirá respeto por la Causa y atraerá las confirmaciones de Bahá'u'lláh(37).


38.- En éstos días a los bahá'ís les cabe esperar que la llama del fanatismo entre los enemigos de la Fe en los países musulmanes, sea encendida. Al afrontar ataques los amigos deben aprender a combinar un espíritu de firmeza y coraje con amor y sabiduría, deberán evitar la discusión y el conflicto y conducirse de tal manera que no provoque represalias. Esto incluye discreción en las actividades de enseñanza(38).


39.- Dada la creciente intolerancia religiosa y el fundamentalismo que reina en la mayor parte del mundo, sería oportuno que vuestra asamblea nacional tratara de preparar a los bahá'ís contra ataques tales como los que aparecen en este libro, que es tan típico del enfoque de las iglesias cristianas. Tarde o temprano, como bien sabéis, estas iglesias se levantarán contra la Causa.
En consecuencia, se os solicita consideréis pedirle a una persona o grupo de personas cualificadas la preparación de materiales apropiados, quizás un folleto, que los amigos pudieran utilizar cuando aborden las tergiversaciones de las enseñanzas bahá'ís hechas por cristianos(39).




II


"LA MARCHA IRRESISTIBLE DE LA FE DE BAHÁ'U'LLÁH (f)


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE BAHÁ'U'LLÁH

40.- Di: La tribulación es un horizonte para mi revelación. El sol de la gracia brilla sobre ella y derrama una luz, que ni las nubes de las inútiles fantasías de los hombres, ni las vanas imaginaciones del agresor pueden oscurecer.
Sigue los pasos de tu Señor y recuerda a sus siervos, así como Él te recuerda a ti sin ser impedido por el clamor de los negligentes ni por la espada del enemigo... Esparce por todas partes los dulces sabores de tu Señor, y no vaciles ni un instante en el servicio de su Causa. Se aproxima el día en que será proclamada la victoria de tu Señor, el que siempre perdona, el Más Generoso(40).


41.- Mirad cómo en esta dispensación los inútiles y tontos han imaginado vanamente que con tales instrumentos como la masacre, el saqueo y el destierro pueden extinguir la lámpara que la mano del poder divino ha encendido, o eclipsar el sol de eterno esplendor. ¡Hasta qué punto parecen haber ignorado la verdad que tal adversidad es el aceite que alimenta la llama de esta lámpara! ¡Tal es la fuerza transformadora de Dios! Él cambia lo que Él desea; Él ciertamente tiene poder sobre todas las cosas...(41)


42.- ...Di: Los fieros ventarrones y torbellinos del mundo y sus pueblos no podrán nunca sacudir el fundamento sobre el cual está basada la rosácea estabilidad de mis escogidos. ¡Magnánimo Dios! ¿Qué pudo haber impulsado a esta gente a esclavizar y aprisionar a los amados de Aquél que es la Verdad Eterna?... Se aproxima, sin embargo, el día en que los fieles contemplarán al sol de la justicia que brillará en su pleno esplendor desde la aurora de gloria. Así se informa el Señor de todo ser en ésta, su dolorosa prisión(42).


43.- ...Con cada nueva tribulación Él manifestó en mayor medida tu Causa, y elevó a mayor altura tu palabra(43).


44.- De intentar ellos ocultar su luz en el continente, Él seguramente alzaría su cabeza en el corazón mismo del océano y levantando su voz proclamaría: "¡Yo soy el que da vida al mundo!" ...Y si lo arrojasen a un pozo oscuro, lo hallarían en las alturas más encumbradas de la tierra gritándole a toda la humanidad: "Mirad, he aquí el deseo del mundo, ha llegado en su majestad, su sabiduría, y su trascendente dominio" y si fuera enterrado bajo las profundidades de la tierra, elevándose su espíritu a la cúspide del cielo, clamaría con estruendo: "Contemplad la venida de la gloria, sed testigos del Reino de Dios, el más Santo, el Misericordioso, el Todopoderoso"(44).


45.- En este momento recordamos a nuestos amados y les traemos las gozosas nuevas de la gracia infalible de Dios y de las cosas que han sido dispuestas para ellos en mi lúcido libro. Vosotros habéis tolerado la reprobación de los enemigos por amor a mi Causa y habéis sobrellevado resueltamente con firmeza las atroces crueldades que os han infligido los malvados. De esto Yo Mismo soy testigo. Yo soy el Sapientísimo.
¡Cuán vasto el número de lugares que han sido ennoblecidos con vuestra sangre, por causa de Dios! ¡Cuán numerosas las ciudades en las cuales la voz de vuestro lamento se ha alzado y elevado el gemido de vuestra angustia. Cuántas las prisiones a las que habéis sido enviados por las huestes de la tiranía. Sabed con certeza que Él os hará victoriosos, os distinguirá entre los pueblos del mundo y demostrará vuestra elevada posición ante la vista de las naciones. De seguro Él no permitirá que se pierda la recompensa de sus favorecidos(45).


46.- Verdaderamente Dios hace victoriosa a su Causa en un tiempo con la ayuda de sus enemigos y en otro por virtud de la asistencia de sus elegidos. Sobre esas almas puras y benditas, nuestra pluma de gloria ha revelado aquello que supera al mundo entero, a sus tesoros y a todo lo que entraña. Dentro de poco, los negligentes incautos y los malhechores recibirán el pago por aquello que sus manos han forjado(46).


47.- Todo aquello que ocurra en el mundo del ser es luz para sus amados y fuego para los sediciosos y los contenciosos. Si todas las pérdidas del mundo fueran soportadas por uno de los amigos de Dios, aun así se beneficiaría, porque la pérdida verdadera la sufrirían los descarriados, ignorantes y desdeñosos. Aunque era otra la intención del autor, sin embargo, lo encontramos pertinente a la operación de la inmutable voluntad de Dios: "Par o impar, ganarás la apuesta". Los amigos de Dios ganarán y obtendrán provecho bajo todas las condiciones y alcanzarán la verdadera riqueza. En el fuego se mantienen fríos y del agua emergen secos. Sus asuntos difieren de los asuntos de los hombres. Su suerte es ganar, cualquiera sea el trato. Esto lo atestigua todo ser sensato de ojo avizor y todo aquel justo que sabe escuchar(47).


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS Y EXPRESIONES DE 'ABDU'L-BAHÁ

48.- Los amigos de Dios son sostenidos por el Reino en lo alto y obtienen sus victorias mediante los masivos ejércitos de la Guía Más Grande. De este modo, guiados por ellos, toda dificultad será allanada, todo problema será muy fácilmente resuelto(48).


49.- Pronto las regiones de Occidente se tornarán tan radiantes como los horizontes de Oriente y el sol de la verdad brillará con tal refulgencia que hará que la oscuridad del error se desvanezca y desaparezca. Grande es la multitud que se alzará para oponerse a vosotros, que os oprimirá, que os culpará, que se regocijará con vuestros infortunios, será la causa por la que seréis rehuidos y os impondrá injurias; más vuestro Padre celestial os conferirá tal iluminación espiritual que seréis como los rayos del sol que a la par de ahuyentar a las nubes lúgubres, irrumpen inundando de luz la superficie de la tierra. Es preciso mantenerse firmes, pacientes y constantes cuando quiera que estas nubes os alcancen. En lugar de pagar con la misma moneda debierais corresponder a la oposición con benevolencia y amorosa bondad y de ninguna manera darle importancia a las crueldades e injurias, sino más bien considerarlas caprichos de niños. Pues en última instancia la refulgencia del Reino inundará la oscuridad del mundo del ser y la naturaleza sagrada y elevada de nuestras metas se hará inequívocamente clara. Nada permanecerá oculto: el aceite de oliva, aunque sea guardado en la bodega más profunda, algún día brillará en lo alto del faro, lo pequeño se hará grande, y a aquellos que no tienen poder les será dada fuerza; aquellos de tierna edad serán hijos del Reino, y aquellos que se han desviado serán guiados a su morada celestial(49).


50.- ...Habéis escrito sobre el enaltecimiento de la Causa en vuestro país. No hay ninguna duda que la Causa de Dios progresará día a día en esa tierra, ya que será asistida por el poder fortalecedor del Espíritu Santo y la confirmación de la palabra de Dios. Tampoco hay duda que los miembros del clero cristiano se alzarán con implacable hostilidad, deseando heriros y oprimiros y tratando de que seáis asaltados por dudas; ya que la expansión de la Causa de Dios llevará a la declinación de su suerte -como declinó la suerte de los fariseos antes- y significará la pérdida del rango y posición que ahora gozan entre los hombres.
Reflexionad sobre los tiempos de Jesús y los hechos perpetrados por los sacerdotes judíos y los fariseos. Tales hechos, serán repetidos en este día por las manos de estos clérigos cristianos. No os perturbará sin embargo; sed firmes y constantes pues de seguro una multitud de almas se alzarán con amor infinito para entrar en el Reino de Dios. Estas almas os recompensarán por las vejaciones, humillaciones y el desdén a que fuerais sometidos por el clero: a las injurias infligidas por estos últimos, responderán con actos de bondad hasta que al final, como lo demuestran las experiencias del pasado, los hijos del Reino ganarán predominio y la victoria será suya. Confiad en esto(50).


51.- Todos aquellos que se levanten a servir a la Causa de Dios serán perseguidos y malinterpretados. Siempre ha sido así y siempre lo será. No dejéis ni que el enemigo ni el amigo perturben vuestra serenidad, destruyan vuestra felicidad ni os desvíen de vuestras realizaciones. Confiad enteramente en Dios. Entonces la persecución y la calumnia os harán aún más radiantes. Los designios del enemigo se volverán en su contra. Ellos sufrirán, no vosotros. La opresión es el viento que aviva el fuego del amor a Dios. Recibid satisfechos a la persecución y la amargura. Un soldado podrá portar armas, pero hasta que no se haya enfrentado al enemigo en la batalla no se ha ganado un lugar en el ejército del rey. Que nada os derrote. Dios os asiste. Dios es invencible. Sed firmes en el Convenio Celestial. Orad pidiendo fuerza. Os será dada, sin importar cuán difíciles sean las condiciones(51).


52.- Y ahora, si actuáis de acuerdo con las enseñanzas de Bahá'u'lláh, podéis estar seguros que seréis ayudados y confirmados. Resultaréis victoriosos en todo lo que emprendáis, y todos los habitantes de la tierra serán incapaces de resistiros. Por encima y más allá de las fuerzas físicas y fenomenales, el Espíritu Santo os asistirá(52).


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE SHOGHI EFFENDI

53.- ...Si en los días venideros, ese país fuese alcanzado por diversas aflicciones y calamidades; si a los rigores de los tiempos actuales se le sumase el brote de tumultos cívicos generalizados; si los ya oscuros horizontes del país se tornan aún más tenebrosos y ominosos, esto no debe llenarles de ansiedad ni desesperanza, ni deben permitirse desviarse aunque fuese por el ancho de un cabello, de ese camino firme y bien pensado que han estado siguiendo hasta ahora; de continuar, en otras palabras, los esfuerzos persistentes, incansables e ininterrumpidos para incrementar el número de instituciones administrativas bahá'ís, fortalecer sus cimientos, mejorar el buen nombre del cual disfrutan y consolidar el respeto y posición con que son consideradas. La liberación de esta comunidad inocente y agraviada de las cadenas del cautiverio, y su salvación de las garras del enemigo y opresor, debe asimismo, necesariamente ser acompañada por conmociones y disturbios; del mismo modo, el logro de una posición por parte del pueblo de Bahá, en la cual disfrutarán de verdadero honor, comodidad y tranquilidad, debe inevitablemente encontrar la hostilidad y resistencia, la oposición clamorosa y la protesta tumultuosa de todos aquellos que sienten enemistad y rencor hacia ellos. Entonces, si las agitadas aguas del mar de la adversidad se encrespasen aún más, si la tempestad de la tribulación aumentase con vehemencia y asaltase a esa afligida comunidad desde todos lados con nuevos desastres, entonces sepan sin vacilar y con inconmovible convicción que la hora de la liberación, el tiempo señalado será cuando las promesas de antaño alcanzarán su gloriosa consumación, está cerca y que están listos y preparados los medios para lograr la suprema e irresistible victoria por parte de los acosados seguidores del Nombre Más Grande en ese país. La firmeza de voluntad y la resolución inquebrantable son las cualidades que deben ser manifestadas por el pueblo de Bahá, si es que han de atravesar exitosamente estas últimas etapas, y atestiguarán, en los más altos niveles, y de una manera que los colmará de asombro, la realización de sus esperanzas más profundas y sus anhelos más acariciados. Tal es el modo de obrar de Dios "y ningún cambio podréis encontrar en el modo de obrar de Dios"(53).


54.- ...Mientras observamos en la distancia y con expectación la escena conmovedora de la esforzada Fe de Bahá'u'lláh, nos concierne buscar solaz y fortaleza duradera en la reflexión de que todo cuanto acontece a esta Causa, por muy penosos y humillantes que sean los castigos que de tiempo en tiempo parecen afligir nuestra vida orgánica o interferir en el funcionamiento de la maquinaria administrativa de la Fe Bahá'í, tales calamidades no pueden sino finalmente evidenciar bendiciones ocultas, diseñadas por una sabiduría inescrutable a todos nosotros, para establecer y consolidar la soberanía de Bahá'u'lláh sobre este planeta(54).

55.- ...Múltiples y poderosas han sido las fuerzas que, tanto desde dentro como desde fuera, en tierras lejanas y cercanas, han planteado extinguir su luz y abolir su santo nombre. Algunos han renegado de sus principios, y han traicionado ignominiosamente a su Causa. Otros han lanzado contra ella los anatemas más feroces que los amargados líderes de cualquier institución eclesiástica han sido capaces de articular. Y otros aún la han colmado de las aflicciones y humillaciones que sólo una autoridad soberana, en la plenitud de su potestad, puede infligir.
Lo máximo que sus enemigos declarados y secretos podían tener la esperanza de alcanzar, era retardar su crecimiento y confundir momentáneamente su propósito. Lo que en realidad lograron fue limpiar y purificar su vida, animarla a alcanzar una mayor profundidad, a galvanizar su alma, a depurar sus instituciones y a consolidar su unidad. Un cisma, una división permanente en el vasto cuerpo de sus adherentes, nunca pudieron crearlo.
Quienes traicionaron su Causa, sus tibios y débiles sostenedores, se marchitaron y se desprendieron cual hojas muertas, imposibilitados de obnubilar su brillo o de poner en peligro su estructura. Sus adversarios más implacables, quienes la atacaron desde afuera, fueron desalojados del poder, y de la manera más extraordinaria, encontraron su ruina. Persia había sido la primera en reprimirla y oponérsele. Sus monarcas han caído miserablemente, su dinastía se ha desplomado, su nombre, execrado, y la jerarquía que había sido su aliada y que había apuntalado su estado en declinación, había quedado completamente desacreditada. Turquía, que en tres oportunidades ha desterrado a su Fundador e infligido sobre Él un cruel encarcelamiento a perpetuidad, a través de las más severas ordalías y las más grandes revoluciones que recuerda su historia, habiendo sido uno de los imperios más poderosos, ha quedado reducida, hasta transformarse en una minúscula república asiática, su sultanato extinguido, su dinastía derrocada, su califato, la más poderosa institución del islam, abolido.
Entretanto, la Fe que fuera el objeto de traiciones tan monstruosas y el blanco de tan funestos ataques, se hacía más y más fuerte, avanzando impávida e indivisa por las injurias que había recibido. En medio de las tribulaciones que había inspirado a sus leales seguidores con una resolución que ningún obstáculo, por formidable que fuera, podía socavar. Había encendido en sus corazones una fe que ningún infortunio, por tétrico que fuera, podía extinguir. Había infundido en sus corazones una esperanza que ninguna fuerza, por resuelta que fuera, podía quebrantar(55).


56.- ...Cada prueba aparente que la infinita sabiduría del Todopoderoso juzga necesario infligir a la comunidad por Él escogida sirve sólo para demostrar nuevamente la solidaridad básica y consolidar su fuerza interna...
Las personas que se han identificado con la comunidad del Nombre Más Grande deben sentirse eternamente agradecidas por tales demostraciones de las interposiciones de una Providencia siempre alerta y vigilante. De cada nueva prueba de su inagotable bendición, por una parte, y de su castigo, por otra, ellos no pueden sino derivar inmensa esperanza y valor...
A pesar de lo reducido de su número y aunque se encuentra circunscripta a sus experiencias, poderes y recursos, la Fuerza que da energía a su misión tiene un alcance sin límite y su potencia es incalculable. Aunque los enemigos sean feroces, numerosos e implacables -enemigos que surgirán necesariamente después de toda aceleración en el progreso de vuestra misión-, las huestes invisibles, como se ha prometido, se apresurarán en su ayuda, si ustedes perseveran, y les permitirán finalmente vencer sus aspiraciones y aniquilar sus fuerzas. Aunque no se duda de las bendiciones últimas que deben coronar la finalización de su misión y las promesas divinas concedidas a ustedes son firmes e irrevocables, la medida del precio generoso que cada uno de ustedes cosechará, dependerá del grado hasta el que sus esfuerzos diarios hayan contribuido a la expansión de esa misión y a la aceleración de su triunfo(56).


57.- ¡Queridos amigos! Múltiples, diversas y a veces extremadamente peligrosas han sido las crisis trágicas que el odio ciego, la prepotencia sin límites, el increíble desatino, la perfidia abyecta, la ambición jactanciosa del enemigo han engendrado intermitentemente en el seno de la Fe. De alguno de sus más poderosos y afamados adeptos, a manos de sus otrora más fiables y capaces propagadores, paladines y administradores, de las filas de sus más reverenciados y encumbrados fiduciarios ya sean compañeros, amanuenses o lugartenientes nombrados por el Heraldo de la Fe, por su Autor, y por el Centro de su Convenio, más aún, hasta los que se contaban entre los familiares de la Manifestación, sin excluir al hermano, los hijos y las hijas de Bahá'u'lláh, y el nómino de el Báb mismo; una Fe, tan joven y que guarda una promesa tan inapreciable, ha sufrido golpes tan severos y astutos como cualquiera de los registrados en la historia religiosa del mundo.
De los anales de su historia tumultuosa, de la cual casi cada página retrata una nueva crisis, abrumada con la descripción de una nueva calamidad, relata un episodio de vil traición, y está manchada con la narración de atrocidades inmencionables, emerge, clara e incontrovertiblemente, la suprema verdad de que con cada renovado estallido de hostilidad hacia la Fe, ya sea desde dentro o desde fuera, se ha librado en forma providencial una medida correspondiente de fluyente gracia que sostiene a sus defensores y confunde a sus adversarios, que comunica un nuevo impulso a la marcha progresiva de la Fe, en tanto este impulso, a su vez, provocaría con sus manifestaciones la renovada hostilidad desde sectores hasta entonces inconscientes de su desafío implícito. Esta hostilidad incrementada sería acompañada por una revelación aún más llamativa del Poder Divino y una efusión más abundante de gracia celestial, las cuales capacitarían a los defensores de esa Fe a registrar victorias todavía más brillantes, que a su vez generaría cuestiones de mayor peso vital y levantaría aún más formidables enemigos en contra de una Causa que no puede sino finalmente resolver esas cuestiones y aplastar la resistencia de aquellos enemigos, mediante el despliegue todavía más glorioso de su poder inherente.
La marcha irresistible de la Fe de Bahá'u'lláh, observada bajo este aspecto, y propulsada por las estimulantes influencias engendradas tanto por la necedad de sus enemigos como por la fuerza latente dentro de ella, se compone de una serie de pulsaciones rítmicas, precipitada por un lado por los arranques explosivos de sus opositores, y por el otro, por las vibraciones del poder divino que la acelera con ímpetu siempre creciente por el camino predestinado que la mano del Omnipotente le ha trazado.
Puesto que la oposición a la Fe, provenga de donde provenga, sin importar la forma que asuma ni la violencia de su estallido, es reconocida como el poder motivante que, por un lado, galvaniza las almas de sus valientes defensores y por el otro, los conecta con nuevas fuentes de esa energía divina e inagotable; nosotros quienes somos llamados a representar, defender y promover sus intereses debemos, lejos de considerar cualquier manifestación de hostilidad como evidencia del debilitamiento de los pilares de la Fe, aclamarla como un regalo enviado por Dios y una oportunidad dada por Él, la cual, si permanecemos intrépidos, podemos utilizar para el progreso de su Fe y para derrotar y eliminar completamente a sus enemigos.
La edad heroica de la Fe, nacida en la angustia, criada en la adversidad y finalizada bajo pruebas tan funestas como las que señalaron su nacimiento, ha dado paso a la edad formativa que atestiguará la cristalización gradual de aquellas energías creativas que la Fe ha liberado, y la emergencia consecuente de ese orden mundial para cuya operación aquellas fuerzas fueron creadas.
Feroz e implacable será la oposición que debe provocar esta cristalización y surgimiento. La alarma que necesariamente despertará, la envidia que seguramente suscitará, las falsedades que despiadadamente le serán imputadas, los reveses que soportará tarde o temprano, las conmociones que a la larga debe causar, los frutos que finalmente debe cosechar, las bendiciones que inevitablemente debe otorgar y la gloriosa edad dorada que debe inaugurar irresistiblemente, empiezan a percibirse tenuemente, y se harán más aparentes y llamativos conforme el viejo orden se derrumba bajo el peso de una revelación tan estupenda(57).


58.- ...Podemos descubrir una gradación no menos distinta en el carácter de la oposición que ha debido enfrentar... una oposición que ahora, debido al surgimiento de un Orden divinamente señalado en el Occidente cristiano y a su impacto inicial sobre las instituciones civiles y eclesiásticas tiene buena posibilidad de incluir, entre quienes la apoyan, a los gobiernos y sistemas establecidos asociados con las jerarquías sacerdotales más profundamente atrincheradas de la Cristiandad. Al mismo tiempo, podemos reconocer, a través de la bruma de una hostilidad cada vez más amplia, el progreso doloroso pero aún persistente de ciertas comunidades dentro de su órbita, a través de las etapas de desconocimiento, de proscripción, de emancipación y de reconocimiento; etapas que necesariamente deben culminar, en el transcurso de sucesivas centurias, con el establecimiento de la Fe, y de la fundación, en plenitud de su poder y autoridad, de la Mancomunidad Bahá'í que abarca el mundo.
No obstante los golpes asestados contra su naciente fuerza, ya fuese por los que exteriormente detentaban la autoridad temporal o espiritual, o por perversos enemigos internos, lejos de quebrarse o declinar, la Fe de Bahá'u'lláh había avanzado de éxito en éxito, de victoria en victoria. En verdad, su historia, si la interpretamos correctamente, se puede decir que se resuelve en una serie de pulsaciones, en alteraciones de crisis y triunfos, que la aproximan cada vez más a su destino divinamente señalado.
Las tribulaciones que acompañaron el desarrollo progresivo de la Fe de Bahá'u'lláh han sido, en verdad, tales, que han excedido en severidad a las que han padecido las religiones del pasado. A diferencia de esas religiones, sin embargo, estas tribulaciones han fracasado completamente en el intento de dañar su unicidad o en crear, incluso en forma transitoria, una división en la filas de sus adherentes. No sólo ha sobrevivido a estas ordalías, sino que ha emergido, purificada e incólume, dotada con mayor capacidad para enfrentar y vencer cualquier crisis que su marcha irresistible pueda engendrar en el futuro.
Cualquier cosa que pueda sobrevenir a esta infalible Fe de Dios, en décadas futuras o en siglos venideros, cualesquiera que sean los pesares, peligros y tribulaciones que pueda engendrar la siguiente etapa de su desarrollo mundial, cualquiera que sea el sector desde el cual puedan ser liberados en su contra los ataques que serán lanzados por sus adversarios actuales o futuros, no importa cuán grandes los reveses y contratiempos que pueda padecer, nosotros, que hemos tenido el privilegio de captar, en la medida de que son capaces nuestras mentes finitas, el significado de estos maravillosos fenómenos relacionados con su desarrollo y establecimiento, no podemos tener duda alguna de que lo que ya ha logrado, en los primeros cien años de su vida, suministra suficiente garantía de que seguirá avanzando resueltamente, alcanzando alturas más elevadas, derribando todos los obstáculos, abriendo nuevos horizontes y ganando victorias aún mayores, hasta que su gloriosa misión, que se extiende hacia los ténues límites del tiempo futuro, se cumpla plenamente(58).


59.- Tales reflexiones, lejos de engendrar en nuestras mentes y corazones el menor rastro de perplejidad, desánimo o duda, debe reforzar la base de nuestras convicciones, demostrarnos la incorruptibilidad, el proceder misterioso y la invencibilidad de una Fe, que no obstante los asaltos acometidos reiteradamente por enemigos malignos y temibles de entre las filas de los reyes, príncipes y eclesiásticos, y las violentas pruebas internas que la han estremecido durante más de un siglo, y la relativa obscuridad de sus defensores, los tiempos impropicios y la perversidad de las generaciones contemporáneas a su surgimiento y crecimiento, ha progresado constantemente en fuerza, ha preservado su unidad e integridad, ha difundido su luz sobre cinco continentes, levantado las instituciones de su orden administrativo y extendido sus ramificaciones a los cuatro puntos cardinales y emprendido campañas sistemáticas en los hemisferios occidental y oriental.
Por tales beneficios, por una vindicación tan llamativa y majestuosa de los invencibles poderes inherentes en nuestra preciosa Fe, no podemos sino inclinar nuestras cabezas en humildad, asombro y agradecimiento, renovar nuestra promesa de lealtad a ella y, cada cual pactando en su propio corazón, resolver mostrarse fiel a esa promesa y perseverar hasta el final, hasta que nuestra porción terrenal de servicio a una Causa tan transcendente e inapreciable se haya cumplido plena y totalmente(59).


60.- Ciertamente, esta nueva prueba que ha afligido a la Fe en esta hora inesperada, conforme a las misteriosas dispensaciones de la providencia, lejos de asestarle un golpe fatal a sus instituciones o a su existencia, debe considerarse una bendición oculta, no una "calamidad" sino una "providencia" de Dios, no un torrente devastador sino "una suave lluvia" sobre una "pradera verde", un "pabilo" y "aceite" para la "lámpara" de su Fe, un "fomento" para su Causa, "agua para lo que fue plantado en los corazones de los hombres" y una "corona puesta sobre la cabeza" de su Mensajero para este Día.
Sea cual fuere su desenlace, esta conmoción repentina que se ha apoderado del mundo bahá'í, que ha revivificado las esperanzas y envalentonado la hueste de los adversarios resueltos a extinguir su luz y borrarla de la faz del mundo, por los gritos de sus enemigos vociferantes, y por las protestas públicas de hombres de buena voluntad y aquellos con autoridad, está proclamando por doquier su existencia, difundiendo su historia, defendiendo sus principios, desvelando sus verdades, demostrando el carácter de sus instituciones y propagando sus miras y propósitos...
Aunque la Cruzada Espiritual Mundial recientemente inaugurada -constituyendo a lo sumo sólo un plan menor en la ejecución del designio del Todopoderoso para la redención de la humanidad- ha sufrido un severo revés, como resultado de ese tumulto que paraliza temporalmente la vasta mayoría de los seguidores organizados de Bahá'u'lláh en su tierra natal, sin embargo el plan de Dios en general, moviéndose misteriosamente y en contraste con los ordenados y conocidos procesos de un plan claramente delineado, ha recibido un ímpetu cuya fuerza sólo la posteridad puede sopesar adecuadamente(60).


61.- Por muy severas que puedan parecerles sus pruebas y desalentadora la situación actual, ellos deben recordar que la Fe a la cual deben su lealtad ha resistido, no hace mucho, tempestades de mucha mayor severidad que parecían, a veces, capaces de sumergirla y arrasar sus instituciones nacientes. El recién plantado árbol del divinamente concebido orden administrativo, después de echar profundamente sus raíces en el suelo alemán, se ha doblado momentáneamente bajo el huracán que lo ha barrido tan violentamente, pero en cuanto esa tempestad agotó su fuerza se enderezó y, creciendo con renovado vigor, extendió ramas y retoños hacia todo el país, y que se despliegan hasta el corazón de Austria.
Experimentar una recuperación tan milagrosa de una prueba tan devastadora, debe, por sí sola, ser suficiente para infundir un espíritu vigorizante en aquellos que la han padecido, como así también en la nueva generación lo bastante próxima a esos eventos para apreciar su extrema violencia, de manera que los capacitará no sólo para resistir los ataques de severidad aún mayor, sino que impulsará a jóvenes y viejos, hombres y mujeres a luchar con vigor redoblado y consagración más profunda, para cumplir con las exigencias apremiantes y múltiples de la hora actual(61).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS EN NOMBRE DE SHOGHI EFFENDI

62.- Siempre hay una diferencia importante entre los amigos y los amigos probados. No importa cuán preciosos sean los de la primera clase, el futuro de la causa depende de los segundos. Hasta ahora los amigos alemanes eran considerados bahá'ís llenos de amor, pero de ahora en adelante pueden ser caracterizados como probados.
En todo país donde se presentan tales dificultades, generalmente se termina con energía adicional y servicio más intenso a la Causa(62).


63.- Los amigos no deben sentirse desconcertados, porque tienen la garantía de Bahá'u'lláh que cualquiera que sea la naturaleza y carácter de las fuerzas de oposición que enfrenten a su Causa, su triunfo final es indudablemente seguro(63).


64.- ...Que tengan la seguridad, no obstante, que los ataques del incrédulo y del opresor serán el medio de promulgar esta Causa Divina, de proclamar la palabra de Dios y de consolidar los cimientos de su Sagrada Fe, que sus enemigos serán al final rebasados completamente, que la Causa de Dios emergerá victoriosa y que su Palabra reinará suprema(64).

65.- Él aprecia muy profundamente la declaración de su asamblea de su perdurable lealtad a él y a la voluntad y testamento del Maestro. Como bien pueden imaginar, esta separación desleal de la familia del Maestro le ha sido muy triste y un golpe pesado, pero a pesar de ampararlos por muchos años con su silencio, al final se vió obligado a hablar claro para proteger a la Fe. Durante cien años nuestra amada Causa ha sufrido estas aflicciones internas, y la manera que los creyentes, una generación tras otra, han afrontado esta prueba con firme fe, lealtad y devoción; es uno de los signos que esta es la Causa de Dios, protegida divinamente mediante los Convenios de Bahá'u'lláh y del Maestro(65).


66.- ...Les urge no desanimarse y que no se depriman, sino que tengan la seguridad de que Bahá'u'lláh les asistirá. Cada revés que sufre esta Causa es invariablemente el medio de asegurar una victoria futura, porque jamás permitirá Dios que su Fe sea extinguida ni extirpada(66).


67.- Aunque esto resulte temporalmente un estorbo a su trabajo, y un contratiempo, no cabe duda que señala un paso positivo en el progreso de la Fe; porque sabemos que nuestra amada Fe finalmente debe chocar con las ortodoxias atrincheradas del pasado; y que este conflicto no puede sino conducir a victorias mayores, y al final hacia la emancipación, reconocimiento y ascenso(67).


68.- La Fe actualmente se mueve con una fuerza y velocidad extraordinaria. Ciertamente, si se reprime en un lugar, es tal el poder de la Causa que debe surgir con fuerza mayor en otro; y así las persecuciones de los bahá'ís persas han hecho que la Fe progrese en África. Seguramente esto debe ser un consuelo para los sufridos bahá'ís de Persia(68).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS POR LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA

69.- ...No debe suponerse que los acontecimientos producidos en todos los rincones del globo, incluyendo la tierra sagrada de Irán, han ocurrido aisladamente, sin fin ni propósito. De acuerdo con las palabras del amado Guardián: "La mano invisible trabaja y las convulsiones ocurridas en la tierra son un preludio a la proclamación de la Causa de Dios". Esto es sólo una de las fuerzas misteriosas de esta suprema revelación que está haciendo temblar a los miembros de la humanidad y dejando atónitos y desconcertados a aquellos que estaban ebrios de orgullo y negligencia...
En una hora tan afligida, cuando la humanidad está desorientada y los hombres más sagaces están perplejos en cuanto al remedio, el pueblo de Bahá, que tiene confianza en la constante gracia y guía divina, está seguro que cada una de estas pruebas dolorosas tiene una causa, un propósito, un resultado cierto, y que son todos instrumentos esenciales para el establecimiento sobre la tierra de la voluntad inmutable de Dios. En otras palabras, por un lado, la humanidad está azotada por el flagelo de su castigo que inevitablemente reunirá las tribus dispersas y derrotadas de la tierra; y por el otro, están unos cuantos débiles que, nutridos bajo la protección de su guía amorosa, continúan, en esta edad formativa y período de transición, edificando entre las olas tumultuosas un baluarte inexpugnable que será el único refugio restante para aquellas multitudes perdidas. Entonces, los queridos amigos de Dios, los cuales quienes tienen ante sí una visión tan amplia y clara, no se perturban por tales sucesos, ni están presos de pánico por los ruidos ensordecedores, no afrontan tales convulsiones con miedo o trepidación; tampoco serán disuadidos, ni por un instante, de cumplir sus sagradas responsabilidades(69).


70.- Se imaginan los enemigos empedernidos de la Fe que sus persecuciones romperán los cimientos de la Fe y mancillarán su gloria. ¡Ay de su ignorancia y necedad! Estos actos de opresión, lejos de debilitar la determinación de los amigos, siempre han servido para inflamar su celo y galvanizar sus almas. En las palabras de 'Abdu'l-Bahá, "pensaron que la violencia y la interferencia provocarían la extinción y el silencio y conducirían a la supresión y extinción en tanto que la interferencia en asuntos de consciencia causa estabilidad y firmeza y atrae la atención de la visión y las almas de los hombres, un hecho que se ha comprobado experimentalmente muchas veces y a menudo.
Cada gota de sangre vertida por los valientes mártires, cada suspiro emitido por las silenciosas víctimas de la opresión, cada súplica por la asistencia divina que los fieles han ofrecido, liberó y continuará liberando en forma misteriosa, fuerzas sobre las cuales ningún antagonista de la Fe tiene control alguno, y que bajo el mando de la providencia, toda vigilante, ha servido para esparcir el nombre y la fama de la Fe a las masas de la humanidad en todos los continentes, entre ellas millones que previamente ignoraban totalmente la existencia de la Fe o que conocían sólo superficialmente y, en muchos casos erróneamente sus enseñanzas e historia.
La persecución actual dio como resultado llamar la atención del mundo sobre el nombre y carácter de nuestra amada Fe como nunca antes en su historia. Como resultado directo de las protestas enviadas por la comunidad mundial del Nombre Más Grande a los gobernantes de Irán, de las declaraciones hechas a los medios de comunicación cuando estas protestas fueron ignoradas, y el acercamiento directo por parte de las instituciones bahá'ís de nivel nacional e internacional a gobiernos, comunidades de naciones, instituciones internacionales y a las mismas Naciones Unidas, la Fe de Bahá'u'lláh no sólo ha recibido atención comprensiva en los consejos del mundo, sino que también se discutieron sus méritos y sus derechos violados, y se enviaron resoluciones de protesta de gobiernos soberanos en forma individual y conjunta a las autoridades iraníes. Los principales diarios del mundo, imitados por la prensa local, han presentado relatos favorables a la Fe a millones de lectores, en que tanto emisoras televisivas y radiofónicas han hecho de la persecución en Irán tema de sus programas en creciente medida. Editoriales comerciales están empezando a encargar libros sobre la Fe...
Ciertamente, esta nueva ola de persecución barriendo a la cuna de la Fe bien puede verse como una bendición oculta, una "providencia" cuya "calamidad" la bienamada comunidad persa soporta, como siempre, heroicamente. Puede considerarse como el más reciente paso en el plan mayor de Dios, un nuevo toque de clarín para despertar a los negligentes de su sueño, y una oportunidad dorada ofrecida a los bahá'ís para demostrar una vez más su unidad y camaradería ante los ojos de un mundo declinante y escéptico, para proclamar con pleno vigor el mensaje de Bahá'u'lláh a encumbrados y humildes por igual, para dejar establecida la reverencia que nuestra Fe tiene para con el islam y su Profeta, para afirmar los principios de no-interferencia en actividades políticas y obediencia al gobierno, que están en el corazón mismo de nuestra Fe y para dar consuelo y solaz a los pechos de los serenos sufrientes e inamovibles héroes en la vanguardia de una comunidad perseguida(70).


71.- Shoghi Effendi percibía en la vida orgánica de la Causa una dialéctica de victoria y crisis. Los triunfos sin precedente generados por la firmeza inquebrantable de los amigos iraníes inevitablemente provocarán oposición para poner a prueba nuestra fuerza y aumentarla. Que cada bahá'í del mundo tenga la certeza que todo lo que sobrevenga a la creciente Fe de Dios no es sino evidencia incontrastable del cuidado amoroso con que el Rey de Gloria y su Heraldo mártir, mediante el incomparable Centro de su Convenio y nuestro amado Guardián, prepara a sus humildes seguidores para el triunfo magnífico y final(71).


72.- El inicio del plan coincidió con el recrudecimiento de la persecución salvaje de la comunidad bahá'í en Irán, un esfuerzo premeditado para eliminar a la Causa de Dios de la tierra de su nacimiento. La constancia heroica de los amigos persas ha sido el motivo principal de la enorme atención internacional enfocada a la Causa, llevándola al final de la agenda de la asamblea general de las Naciones Unidas, y junto con la publicidad en todo el mundo y en todos los medios, ha logrado su emergencia de la obscuridad que caracterizó el primer período de su vida y la amparó. Este dramático proceso impulsó a la Casa Universal de Justicia a dirigir una Declaración sobre la Paz a los Pueblos del Mundo y tomar las medidas necesarias para entregarla a los jefes de estado y a los gobernantes en general(72).


III


"LA SEGURIDAD DE NUESTRA PRECIOSA FE..." (g)


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE BAHÁ'U'LLÁH

73.- ..."Di: ¡Oh pueblo de Dios! Cuidaos, no sea que las fuerzas de la tierra os alarmen, o que el poder de las naciones os debilite, o que el tumulto de la gente de discordia os desanime, o que los exponentes de la gloria terrenal os entristezcan. Sed como una montaña en la Causa de vuestro Señor, el Todopoderoso, el Todoglorioso, el Irrestringido". "Di: Cuidado, oh pueblo de Bahá, no sea que los fuertes de la tierra os despojen de vuestra fortaleza, o aquellos que gobiernan el mundo os llenen de miedo. Depositad vuestra confianza en Dios, y poned vuestros asuntos a su custodia. Él, verdaderamente, es potente para hacer lo que Él quiere y en su puño están las riendas de omnipotente fuerza"(73).


74.- Incumbe a todos los hombres, cada cual de acuerdo con su habilidad, refutar los argumentos de aquellos que han atacado la Fe de Dios. Así ha sido decretado por Aquél que es el Omnipotente, el Todopoderoso. Aquél que desee promover la Causa del Dios único y verdadero, que la promueva mediante su pluma y lengua, y no recurriendo a la espada ni la violencia.
Si algún hombre se levantare para defender, en sus escritos, la Causa de Dios contra sus acometedores, tal hombre, por muy insignificante que fuere su aporte, será tan honrado en el mundo venidero que el Concurso en lo alto envidiaría su gloria. Ninguna pluma puede retratar la sublimidad de su posición, ni puede lengua alguna describir su esplendor. Porque a quienquiera que se mantenga firme y constante en esta santa, esta gloriosa y exaltada revelación, le será dado tal poder, que lo habilitará para arrastrar y resistir todo lo que hay en el cielo y en la tierra. De esto Dios es mi testigo(74).


75.- Exhortamos a los hombres de la Casa de Justicia y les ordenamos asegurar la protección y salvaguardia de los hombres, mujeres y niños. Les atañe poner el mayor cuidado en los intereses del pueblo en todo tiempo y bajo toda circunstancia. Bendito sea el gobernante que socorre al cautivo, y el que cuida al pobre, y el justo que resguarda del perverso los derechos del oprimido, y feliz el fideicomisario que cumple lo que el Ordenador, el Antiguo de los Días le ha prescrito(75).


76.- Y asimismo Él dice: "Di a quienes son de corazón temeroso: Sed fuertes, no temáis, mirad a vuestro Dios" (i). Este bendito versículo es una prueba de la grandeza de la Revelación, y de la grandeza de la Causa, puesto que el clamor de la trompeta debe necesariamente esparcir confusión por todo el mundo, y temor y estremecimiento entre todos los hombres. Bienaventurado es aquel quien ha sido iluminado con la luz de la confianza y el desprendimiento. Las tribulaciones de ese Día no le estorbarán ni alarmarán. De este modo, la Lengua de la Prolación ha hablado, como ha sido ordenado, por Aquél que es el Todomisericordioso. Él, verdaderamente, es el Fuerte, el Todopoderoso, el Todosubyugador, el Omnipotente(76).


77.- "Debéis exhortar a todos los amigos a la paciencia, a la aquiescencia, y a la tranquilidad, diciendo: ¡Oh vosotros amados de Dios en aquel país! Glorificados seáis en todos los mundos de Dios por vuestra relación con Aquél que es la verdad eterna, pero la humillación os aflige en vuestras vidas sobre este plano terrenal, que pasa cual momento fugaz. Por el amor del único Dios verdadero, habéis sido vituperados y perseguidos, habéis sido apresados y habéis entregado vuestra vida en su sendero. No debéis, sin embargo, a causa de los actos tiránicos de algunas almas negligentes, transgredir los límites de los mandatos de Dios por disputar con alguien.
Todo lo que os sobrevenga, ha sido por amor a Dios. Esto es la verdad, y de ello no cabe duda alguna. Entonces, debéis dejar todos vuestros asuntos en sus Manos, depositar vuestra confianza en Él, y de Él depender. Ciertamente, Él no os abandonará. De esto, tampoco cabe duda alguna. Ningún padre entregará sus hijos a bestias devoradoras, ningún pastor dejará su rebaño a lobos voraces. En verdad, hará todo cuanto pueda para proteger a los suyos.
No obstante, si por unos pocos días, de conformidad con la sabiduría de Dios que todo lo abarca, los asuntos externos transcurriesen en contra de vuestro caro deseo, esto no tiene importancia ni debe afectaros. Nuestra intención es que todos los amigos fijen su vista en el Horizonte Supremo, y se aferren a lo que se reveló en las Tablas. Deben rigurosamente evitar la sedición, y abstenerse de hallar el camino de la discordia y contienda. Deben defender a su Dios único y verdadero, exaltado sea, con la huestes de la paciencia, de la sumisión, del carácter honrado, de buenas acciones y de las palabras más selectas y refinadas(77).


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE 'ABDU'l-BAHÁ

78.- ¡Oh ejército de Dios! Cuando irrumpa la calamidad, sed pacientes y estad en calma. Por muy aflictivos que puedan ser vuestros sufrimientos, permaneced impasibles y, con perfecta confianza en la abundante gracia de Dios, afrontad la tempestad de las tribulaciones y las feroces pruebas(78).


79.- Por consiguiente, los amados de Dios deben, diligentemente con las aguas de su empeño, vigilar, nutrir y cuidar a este árbol de la esperanza. Que en cualquier país donde residan, de todo corazón acojan y acompañen a aquellos que están, o bien cerca de ellos, o muy lejos. Que con aquellas cualidades, como si fueran del cielo, promuevan las instituciones y la religión de Dios. Que nunca se descorazonen, que nunca se desalienten, que nunca se aflijan. Que mientras más antagonismos encuentren, más muestren su propia buena fe; mientras más tormentos y calamidades tengan que afrontar, más generosamente hagan pasar de mano en mano la munífica copa. Tal es el espíritu que llegará a ser la vida del mundo, tal es, en su esencia, la luz que se está difundiendo, y aquél que sea y haga otra cosa que no sea ésta, no es digno de servir ante el sagrado umbral del Señor(79).


80.- ¡Oh vosotros, bienamados del Señor! Lo más grande entre todas las cosas es la protección de su Ley, la salvaguardia de Su Causa y la servidumbre a su Palabra...
...Mi suprema obligación, sin embargo, necesariamente me impulsa a proteger y preservar la Causa de Dios. Es así como, con el más profundo pesar, os aconsejo diciendo: "Guardad la Causa de Dios, proteged su Ley y temed al máximo la discordia".(80).


EXTRACTOS DE LOS ESCRITOS DE SHOFHI EFFENDI

81.- Les incumbe (a las asambleas) ser vigilantes y cautelosas, discretas y alertas y proteger en todo momento el Templo de la Causa del dardo del promotor de discordia y el ataque del enemigo(81).


82.- ...Conforme el movimiento aumenta en prestigio, fama e influencia, y las ambiciones, malicia y rencor de extraños y enemigos crece en proporción, se hace cada vez más importante que cada individuo y asamblea espiritual esté alerta para no ser víctimas inocentes de los perversos designios del malévolo, del egoísta y del codicioso.
Respecto a la publicación de artículos y folletos sobre asuntos de controversia y política actuales, deseo recordar a mis queridos colaboradores que en este momento, cuando la Causa aún está en su infancia, cualquier análisis minucioso y detallado que los amigos hagan de temas que estén en primer plano en discusiones generales podrían prestarse a tergiversaciones en algunos sectores y dar lugar a suspicacias e interpretaciones erróneas que tendrían una reacción desfavorable para la Causa. Contribuirán a un concepto errado del objetivo real, la verdadera misión y el carácter fundamental de la Fe Bahá'í. Mientras tratamos de defender con lealtad y exponer en forma concienzuda nuestros principios morales y sociales en su esencia y pureza, en todas sus relaciones con los diversos aspectos de la sociedad humana, deberíamos cuidar que ninguna referencia directa o crítica particular que hagamos al exponer los fundamentos de la Fe, ataque a cualquier institución existente o contribuya a identificar a un movimiento de carácter puramente espiritual con las bajas pretensiones y luchas de sectas, partidos y naciones en pugna. Deberíamos tratar, en todas nuestras declaraciones, de combinar la discreción y noble reticencia del sabio con la franqueza y lealtad apasionada del defensor ardiente de una Fe inspiradora. Así como rehusamos pronunciar la palabra que aleja innecesariamente o aparta a algún individuo, gobierno o pueblo, debemos defender sin temor ni vacilaciones y afirmar en su totalidad aquellas verdades cuyo conocimiento consideramos una necesidad vital y urgente para el bienestar y mejoramiento de la humanidad(82).


83.- Podemos mostrarnos dignos de nuestra Causa sólo si en nuestra conducta individual y vida colectiva imitamos diligentemente el ejemplo del Maestro, a Quien ni los terrores de la tiranía, ni las tempestades de constantes abusos, ni la opresión de la humillación, jamás le hicieron apartarse ni por un ápice de la ley revelada por Bahá'u'lláh(83).


84.- ...Tengan además la seguridad más allá de toda duda que no importa cuánto se esfuercen los enemigos de la Fe de Dios para extinguir su fuego, no harán sino que arda su llama con más fuerza, que su luz brille con mayor esplendor y que aumente la intensidad de su calor. Personas de sabiduría y discernimiento, que estudian el progreso de la Fe, atenta pero discretamente, y que están resueltas a someterla al examen e investigación más cuidadosos, no serán agitados ni influenciados por estas imputaciones absurdas e infundadas, estas publicaciones injuriosas y proclamas contradictorias. Lejos de cegarse ante las verdades de la Fe por tal propaganda, serán impulsados a proseguir sus investigaciones y averiguaciones con mayor cuidado y entusiasmo que antes; a familiarizarse completamente con las enseñanzas, principios y aspiraciones de los seguidores de Bahá'u'lláh; más aún, mediante la gracia y guía del Señor Todopoderoso y Omnisciente, levantarse en momentos de necesidad en defensa y protección de la Causa, poner en fuga a las huestes de suspicacia, duda y equivocación, arrasar hasta los cimientos el edificio de la calumnia y falsedad y demostrar y establecer, ante los ojos de todo el mundo, la realidad sagrada, exaltada e indómita de la irresistible Fe de Dios. Estos diversos acontecimientos angustiosos, ideados e instigados por los enemigos y malquerientes de la Causa, sus rumores insidiosos, sus informes difamatorios, sus ataques flagrantes e inescrupulosos, deben verse como las disposiciones e instrumentos de la providencia, diseñados para apresurar el advenimiento de ese día prometido, su victoria poderosa y compelente, ese triunfo transparente, predichos tan claramente en las escrituras y expuestas tan explícita y enfáticamente por la Pluma del Más Alto(84).


85.- ...La permanencia y estabilidad que cualquier asociación, grupo o nación logre es un resultado que depende de la solidez y valía de los principios sobre los cuales se basa la conducción de sus asuntos y la dirección de sus actividades. Los principios rectores de los bahá'ís son: honradez, amor, caridad y fiabilidad; anteponen el bien común al interés particular; y la práctica de la devoción, la virtud y la moderación. Entonces, se aseguran su preservación y felicidad final. Cualquier infortunio que pudiesen encontrar, forjado por la astucia del intrigante y malqueriente, pasará como una ola y la dificultad dará lugar a la dicha. Los amigos están bajo la protección del poder irresistible de Dios y su inescrutable providencia. No hay duda que cada alma bendita que pone su vida en armonía con este poder omnímodo dará lustre a sus obras y ganará amplia recompensa. Las acciones de aquellos que eligen contraponerse a Él no deben provocarnos antipatía, sino oraciones para su guía. Tal era el modo de obrar de los bahá'ís en el pasado, y tal debe ser ahora y siempre(85).


86.- Que se abstengan de asociarse, sea de palabra o de hecho, con las prácticas políticas de sus respectivas naciones, con las políticas de sus gobiernos, y con los planes y programas de los partidos y grupos. En tales controversias no deben asignar culpas, ni tomar partido, ni promover ningún designio, ni identificarse con cualquier sistema perjudicial a los mejores intereses de aquella confraternidad mundial que es su propósito proteger y fomentar. Que estén alerta de no convertirse en instrumento de políticos inescrupulosos, ni que los atrapen los viles ardiles de los conspiradores y pérfidos de entre sus compatriotas. Que organicen sus vidas y regulen su conducta de manera que ningún cargo de secreto, de fraude, de soborno ni de intimidación pueda imputárseles, aunque no tuviera fundamento.
Que se eleven por encima de todo particularismo o partidismo, encima de las vanas disputas, cálculos mezquinos y pasiones pasajeras que agitan la faz y captan la atención de un mundo cambiante. Es su deber esforzarse por distinguir, tan claramente como puedan hacerlo, y si es necesario con la ayuda de sus representantes electos, entre aquellos puestos y funciones que son diplomáticos o políticos y los que son de carácter puramente administrativo, y que no son afectados por los cambios y azares que las actividades políticas y el gobierno partidario necesariamente ocasionan en todos los países. Que declaren su inquebrantable determinación de defender, firmemente y sin reservas, el modo de obrar de Bahá'u'lláh, evitar todos los enredos y riñas inherentes a las ocupaciones de los políticos y convertirse en dignos instrumentos de ese sistema divino que encarna el propósito inmutable de Dios para todos los hombres...
En tanto el número de comunidades bahá'ís en diversas partes del mundo se multiplica y su poder como fuerza social se hace cada vez más aparente, sin duda se encontrarán sometidos en forma creciente a la presión que ejercerán los hombres con autoridad e influencia en el dominio político, con la esperanza de obtener el apoyo que necesitan para fomentar sus propósitos. Además, estas comunidades sentirán la creciente necesidad de la buena voluntad y asistencia de sus respectivos gobiernos para con sus esfuerzos ensanchar el alcance y consolidar la base de las instituciones encomendadas a su cuidado. Que estén en alerta, no sea que por su anhelo de promover los propósitos de su amada Causa, puedan ser inducidos a negociar su Fe, transigir con sus principios esenciales o sacrificar, a cambio de cualquier ventaja material que sus instituciones pudieran obtener, la integridad de sus ideales espirituales. Que proclamen que en cualquier país que habitasen, no importa cuán desarrolladas sean sus instituciones, ni profundo su deseo de hacer cumplir las leyes enunciadas por Bahá'u'lláh ni aplicar sus principios, ellos, sin vacilación subordinarán la operación de estas leyes y la aplicación de estos principios a los requisitos y leyes promulgados de sus respectivos gobiernos. No es su propósito, en tanto se esfuercen en conducir los asuntos administrativos de su Fe y perfeccionarlos, violar bajo ninguna circunstancia, las provisiones de la constitución de su país, cuanto menos permitir que la maquinaria administrativa suplante al gobierno de sus países respectivos.
También debe tenerse en cuenta que, a pesar de la extensión de las actividades que nos ocupan, y la diversidad de las comunidades que trabajan bajo distintas formas de gobierno, tan diferentes en lo esencial en sus normas políticas y métodos, aquellas hacen absolutamente vital que todos sus miembros declarados eviten toda acción que pudiera provocar la suspicacia o excitar el antagonismo de algún gobierno, involucrar a sus hermanos en renovadas persecuciones o complicar la naturaleza de su tarea. ¿De qué otro modo, me pregunto, podría una Fe tan esparcida, que transciende las fronteras políticas y sociales, que incluye en su seno una variedad tan grande de razas y naciones, y que tendrá que contar en forma creciente, mientras progresa, con la buena voluntad y apoyo de los diversos y contendientes gobiernos de la tierra, de que otro modo, podría tal Fe lograr la preservación de su unidad, el resguardo de sus intereses, y asegurar el constante y pacífico desarrollo de sus instituciones?
Esta actitud, no obstante, no se inspira en consideraciones de oportunismo egoísta, sino que es impulsada, antes que nada, por el principio general de que los seguidores de Bahá'u'lláh nunca se permitirán, bajo ninguna cirscunstancia, involucrarse ya sea como individuos o en sus funciones colectivas, en asuntos que implican la menor desviación de las verdades e ideales fundamentales de su Fe.
Ni las acusaciones que los ignorantes y maliciosos sean inducidos a imputarles, ni la tentación de los honores y recompensas, jamás les inclinarán a entregar su fideicomiso ni apartarse de su sendero. Que sus palabras proclamen, y su conducta atestigüe, que aquellos que siguen a Bahá'u'lláh, en cualquier país en donde residan, no actúan por ambición egoísta, que ni anhelan el poder, ni les importa cualquier ola de impopularidad, desconfianza o crítica que pudiese provocar el estricto cumplimiento de sus normas(86).


87.- Tal rectitud de conducta debe hacerse manifiesta, con influjo siempre creciente, en cada decisión que los representantes elegidos de la comunidad bahá'í tomen, en cualquier situación en que se encuentren, y sean llamados a dictar. Ésta debe reflejarse, constantemente, en las relaciones comerciales de todos sus miembros, en sus vidas domésticas, en toda suerte de empleos y en el desempeño de cualquier servicio que ellos, en el futuro, puedan proporcionar a su gobierno o a su pueblo. Ésta debe ser ejemplificada en la conducta de todo elector bahá'í, durante el ejercicio de sus derechos y funciones sagradas. Debe ser ésta la característica de la actitud de cada creyente leal hacia la no-aceptación de puestos políticos, la no-identificación con partidos políticos, la no-participación en controversias políticas y la no-afiliación en organizaciones políticas e instituciones eclesiásticas.
Esta debe ser demostrada en la imparcialidad de cada defensor de la Fe ante sus enemigos, en su justicia al reconocer el mérito que puede poseer ese enemigo y en su honestidad en el desempeño de cualquier obligación que tenga para con éste...
Ninguna demostración más grande puede ser brindada a las gentes de ambos continentes, de la vitalidad juvenil y la fuerza vibrante que anima la vida y las instituciones de la naciente Fe de Bahá'u'lláh que la participación inteligente, persistente y efectiva de la juventud bahá'í de todas las razas, nacionalidades y clases tanto en la esfera de la enseñanza como en la administrativa de las actividades bahá'ís. Por medio de tal participación, los críticos y enemigos de la Fe, contemplando con diversos grados de escepticismo y resentimiento los procesos revolucionarios de la Causa de Dios y sus instituciones, pueden convencerse mejor de la indudable verdad de que dicha Causa se encuentra intensamente viva, es cabal hasta su mismo núcleo y que sus destinos están bien custodiados(87).


88.- Diversos y numerosos obstáculos sin duda se presentarán para impedir la marcha progresiva de esta comunidad (Australia). Los reveses pueden atenuar transitoriamente el esplendor de su misión. Las fuerzas de la ortodoxia religiosa pueden en el futuro, aliarse en su contra. Los exponentes de teorías y doctrinas fundamentalmente opuestas a sus creencias religiosas y principios sociales pueden desafiar su fuerza naciente con persistencia y severidad. El orden administrativo -el arca destinado a preservar su integridad y llevarla a la seguridad- debe, sin demora y sin excepción ocupar la atención de los miembros de esta comunidad, y sus ideales deben ser atesorados en sus corazones continuamente, deben estudiar sus propósitos y mantenerlos constantemente ante sus ojos, sus requerimientos deben satisfacerse de todo corazón, deben cumplir escrupulosamente sus leyes, apoyar sin reservas a sus instituciones, propagar su gloriosa misión y hacer que su espíritu sea el único propósito motivador de sus vidas(88).


89.- ...La contienda y derramamiento de sangre, y la concomitante miseria, dolor y confusión, que ha afligido a todo el subcontinente de la India en meses recientes me han causado la mayor preocupación. Los desórdenes producidos por esta gran crisis en la vida de su pueblo, constituyen un desafío, que debe afrontar resueltamente la comunidad de los seguidores inquebrantables de Bahá'u'lláh en aquel país, y demostrar al hacerlo, la calidad de su fe, la profundidad de su devoción, la fuerza de su unidad, la solidez de sus instituciones y el carácter heroico de su determinación. No deben sentirse alarmados, ni titubear o vacilar en la ejecución de su plan. Amparados por las instituciones que sus manos han construido, permaneciendo seguros en la fortaleza de su amor por Bahá'u'lláh y su devoción a su Fe, persiguiendo con persistente vigilancia y unidad de propósito el curso fijado del plan que ellos mismos inauguraron, animados por el éxito inicial ya logrado desde que ese Plan fuera puesto en marcha, ellos deben, por muy golpeados que sean por las circunstancias actuales y sin importarles cuán peligroso el camino que ahora transitan, seguir adelante sin miedo de la persecución, desprecio o calumnia, hacia los resplandecientes objetivos que se han propuesto lograr(89).


90.- ...ACONTECIMIENTOS RECIENTES (como la) CONSUMACIÓN TRIUNFANTE (de una) SERIE (de) EMPRESAS HISTÓRICAS TALES COMO (la) CONSTRUCCIÓN (de la) SUPERESTRUCTURA (del) SEPULCRO (de) EL BÁB, (la) DEDICACIÓN (del) TEMPLO MADRE (de) OCCIDENTE, (las) CELEBRACIONES MUNDIALES (del) AÑO SANTO, (la) CONVOCATORIA (de) CUATRO CONFERENCIAS INTERCONTINENTALES (de) ENSEÑANZA, (el) LANZAMIENTO (de la) CRUZADA (de) DIEZ AÑOS, (la) DISPERSIÓN SIN PRECEDENTES (de) SUS PROMOTORES VALIENTES (sobre la) FAZ (del) GLOBO, (el) PROGRESO EXTRAORDINARIO (de las) CAMPAÑAS AFRICANA (y del) PACÍFICO, (el) SURGIMIENTO (del) ORDEN ADMINISTRATIVO (en la) PENÍNSULA ARÁBICA, (en el) CORAZÓN (del) MUNDO ISLÁMICO, MOLESTA (a los)ANTAGONISTAS PODEROSOS (de la) CUNA (de la) FE, (la) CONSTRUCCIÓN (de los) ARCHIVOS INTERNACIONALES PREANUNCIANDO (el) ESTABLECIMIENTO (de la) SEDE (del) ORDEN ADMINISTRATIVO MUNDIAL (en) TIERRA SANTA SERVIRÁN (para) INFLAMAR (la) ANIMOSIDAD INSACIABLE (de los) OPONENTES MUSULMANES (que) HIZO LEVANTAR (de) NUEVO (al) CONJUNTO (de) ADVERSARIOS (que la) GREY CRISTIANA REAVIVÓ (en los) ENEMIGOS INTERNOS (y en los) VIOLADORES (del) CONVENIO, (los) VIEJOS (pero) NUEVOS (y) RENOVADOS INTENTOS (por) DETENER (el) PROGRESO (de la) CAUSA (de) DIOS (y) DESFIGURAR SU PROPÓSITO (en) TRASTORNAR (a) SUS INSTITUCIONES ADMINISTRATIVAS (para) DISMINUIR (el) ENTUSIASMO (y) SOCAVAR (la) LEALTAD (de) SUS PROMOTORES. (las) EVIDENCIAS (de) HOSTILIDAD CRECIENTE EXTERNA, (las) PERSISTENTES MAQUINACIONES INTERNAS (que) PREFIGURAN (la) GRAVE PUGNA DESTINADA (a) ENFRENTAR (al) EJÉRCITO (de la) LUZ (contra las) FUERZAS (de la) OSCURIDAD, TANTO SECULARES (como) RELIGIOSAS, PREDICHAS (por el) LENGUAJE INEQUÍVOCO (de) ABDU'L-BAHÁ, REQUIERE, (en) ESTA HORA CRUCIAL, (una) MÁS ESTRECHA ASOCIACIÒN (de las) MANOS (de los) CINCO CONTINENTES, (de los) CUERPOS ELECTOS REPRESENTANTES (de las) COMUNIDADES NACIONALES BAHÁ'ÍS (de) TODO (el) MUNDO (para la) INVESTIGACIÒN (en) CONJUNTO (de las) ACTIVIDADES INÓCUAS (de los) ENEMIGOS INTERNOS (para la) ADOPCIÒN (de) MEDIDAS SABIAS (y) EFICACES (para) CONTRARRESTAR SUS INTRIGAS PÉRFIDAS (y) PROTEGER (a la) MASA (de) CREYENTES (y) DETENER (la) DIFUSIÒN (de su) INFLUENCIA MALIGNA. LLAMO (a las) MANOS (i) (y a las) ASAMBLEAS NACIONALES (de) CADA CONTINENTE (a) ESTABLECER POR SEPARADO (un) CONTACTO DIRECTO (para) DELIBERAR SIEMPRE (que sea) FACTIBLE (y) TAN FRECUENTEMENTE (como sea) POSIBLE (para) INTERCAMBIAR INFORMES (y) PARA PRESENTAR (a sus) RESPECTIVOS CUERPOS AUXILIARES (y) COMITÉS NACIONALES (para) EJERCER (una) VIGILANCIA CONSTANTE (y) CUMPLIR IMPÁVIDOS (sus) DEBERES SAGRADOS (e) INELUDIBLES. (La) SEGURIDAD (de esta) FE PRECIOSA, (la) PRESERVACIÒN (de la) SALUD ESPIRITUAL (de las) COMUNIDADES BAHÁ'ÍS, (la) VITALIDAD (de) FE (de) SUS MIEMBROS INDIVIDUALES, (el) FUNCIONAMIENTO CORRECTO (de) SUS INSTITUCIONES TRABAJOSAMENTE CONSTRUIDAS (con) FRUICIÒN (y) SUS EMPRESAS MUNDIALES (y el) CUMPLIMIENTO (de) SU DESTINO FINAL, TODOS DEPENDEN DIRECTAMENTE DEBIDO (a) SU EMPEÑO (en las) PESADAS RESPONSABILIDADES AHORA SOBRE (los) MIEMBROS (de) ESTAS DOS INSTITUCIONES OCUPANDO CON (la) CASA UNIVERSAL (de) JUSTICIA JUNTO (la) INSTITUCIÒN (de la) GUARDIANÍA, (la) PRINCIPAL POSICIÒN (de la) JERARQUÍA ADMINISTRATIVA ORDENADA DIVINAMENTE (por el) ORDEN MUNDIAL (de) BAHÁ'U'LLÁH(90).


EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS EN NOMBRE DE SHOGHI EFFENDI

91.- ...Sin duda, en tanto la influencia de la Fe de Dios se hace más penetrante, el número de aquellos que desean obstaculizar su progreso también crecerá; nuevos y cada vez más formidables y maliciosos adversarios se presentarán, apareciendo bajo diversos pretextos extraordinarios, buscarán ocultamente incitar a la acción a todos los que abrigan resentimiento o guardan rencor hacia esta Causa, e izarán los estandartes de la sedición. En esta circunstancia es esencial, por un lado, que los amigos estén alerta y atentos, y por el otro, despertar la vigilancia de sus correligionarios y fortalecer su lealtad, resguardar la integridad de la palabra de Dios, y mantener la armonía y unidad entre sus amados. Aquí está el supremo deber de los amigos de Dios y el medio más elevado por el cual pueden rendirle servicio a su Causa(91).


92.- Frente a condiciones tan angustiosas debe darse cuenta, con mayor intensidad que nunca, de su suprema obligación de proteger el cuerpo de la Causa de cualquier daño o ataque adicional, y de cumplir escrupulosa e inteligentemente con el espíritu y los principios de la administración(92).

93.- La cuestión de refutar los ataques y críticas dirigidas en contra de la Causa en la prensa es, siente él, un asunto que corresponde a la consideración de la AEN. Este cuerpo, ya sea directamente o mediante la acción de sus comités, debe decidir sobre la conveniencia de contestar tales ataques, y también debe examinar cuidadosamente y decidir sobre cualquier declaración que los amigos deseen enviar a la prensa para ello. Solamente por medio de esta supervisión y control de toda actividad periodística bahá'í pueden los amigos esperar evitar la confusión y los malentendidos en sus propias mentes y en la mente del público en general que puede alcanzarse mediante la prensa(93).


94.- ...Les incumbe a los amigos afrontar estas dificultades con constancia y firmeza, agradecimiento y paciencia, unidad y solidaridad; soportar con entereza estos desastres sucesivos; atravesar venturosos estas últimas etapas restantes de su curso destinado; y evitar inquietarse o desanimarse a causa de las dificultades y esfuerzos, las injusticias y opresión que están obligados a sufrir. Que recuerden en todo momento la siguiente advertencia clara y solemne registrada por la pluma del Centro del Convenio, y con corazón sereno, espíritu radiante, propósito firme y elevada resolución, esperen atentos el desenvolvimiento y cumplimiento de las palabras del Maestro:

"Cuidaos del llanto de los hijos agraviados y huérfanos y los suspiros de las víctimas de la opresión, no sea que sus lágrimas se vuelvan torrentes y su aliento se convierta en fuego".
Los violentos disturbios, las pruebas dolorosas y los peligros abrumadores que acosan a la banda obstinada de malquerientes, díscolos y opresores de cada estrato de la sociedad, ya sea en su propio país o en los vecinos, y que han asaltado por igual a sus pueblos, reyes y súbditos, gobiernos y ciudadanos desde toda dirección, son el resultado de las graves transgresiones y violaciones consumadas en ese país por la mano del tirano y agresor. Ahora, después del transcurso de un siglo, las consecuencias funestas de esas acciones se hacen aparentes, y sus secuelas malignas se revelan a la vista de todos. Se acerca pronto el día cuando las huestes del odio y la iniquidad serán llamados para responder por sus actos: dentro de poco serán apresados por los agentes de la ira retributiva del Dios Todopoderoso y Todocompelente.
Cuando aconseja a los amigos y envía consuelo a las víctimas de este último ultraje, su asamblea debe instarles a aferrarse ahora más que nunca al firme cordón de las sagradas ordenanzas y enseñanzas de Dios, jamás desviarse ni por un ápice del recto sendero; y aguardar el advenimiento de aquel día cuando le placerá lograr su decreto preordenado. Verdaderamente, Él es el protector de los agraviados y Él, en verdad, es el auxiliador de todos los que permanecen firmes y constantes(94).


95.- Debe protegerse a la Causa de Dios de los enemigos de la Fe y de aquellos que siembren la semilla de la duda en los corazones de los creyentes; y la mayor protección de todas es el conocimiento...(95).


96.- Los creyentes necesitan profundizar en su conocimiento y aprecio de los sendos Convenios de Bahá'u'lláh y 'Abdu'l-Bahá. Esta es la fortaleza de la Fe de cada bahá'í, y lo que le permite resistir cada prueba y los ataques de los enemigos externos a la Fe y de las personas, mucho más peligrosas, insidiosa y ambigua promueven el aspecto intelectual de las enseñanzas en tanto que socavan la base espiritual sobre la cual se apoya toda la Causa de Dios, pues carecen de vínculo real con el Convenio(96).

97.- ...De los ataques de misioneros y otros, como este..., ciertamente deben defenderse vigorosamente en público tanto su Asamblea, como las asambleas locales(97).


EXTRACTO DE UNA CARTA ESCRITA POR LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA

98.- No se comprende generalmente la necesidad de proteger a la Fe de los ataques de sus enemigos porque tales ataques, en particular en Occidente, hasta ahora han sido intermitentes. No obstante, sabemos que estos ataques aumentarán, y se volverán coordinados y universales. Los escritos de nuestra Fe presagian claramente no sólo una intensificación de las maquinaciones de los enemigos internos, sino un incremento en la hostilidad y oposición de sus enemigos externos, tanto religiosos como seculares, mientras nuestra amada Fe prosigue su marcha progresiva hacia la victoria final. Entonces, a la luz de las advertencias de Shoghi Effendi, los Cuerpos Auxiliares para la Protección deben mantener "constantemente" un "ojo vigilante" sobre los enemigos conocidos o los que fueron expulsados de la Fe, "investigar" discretamente sus actividades, advertir inteligentemente a los amigos de la oposición que vendrá inevitablemente, explicar como cada crisis de la Fe de Dios siempre ha resultado ser una bendición oculta, prepararlos para las "graves pugnas" que están "destinadas a enfrentar al ejército de luz en contra de las fuerzas de la oscuridad", y cuando se difunda la influencia de los enemigos y alcance su seno, los miembros de estos Cuerpos Auxiliares deben estar alertas a sus intrigas para "disminuir el entusiasmo y socavar la lealtad" de los creyentes, y mediante la adopción de "medidas sabias y eficaces", contrarrestar estas intrigas y detener la extensión de su influencia. Sobre todo, los miembros de los Cuerpos de Protección deben concentrarse en profundizar el conocimiento de los amigos en el Convenio y aumentar su amor y lealtad hacia él, en contestar clara y francamente, de conformidad con las enseñanzas, toda pregunta que pudiese preocupar a cualquier creyente, en fomentar la profundidad y fortaleza espirituales de su fe y certidumbre, y promover todo lo que incremente el espíritu de unidad amorosa en las comunidades bahá'ís.
Son las tareas primordiales de los Cuerpos de Propagación, sin embargo, el de dirigir la atención de los creyentes a los objetivos de cualquier plan presentado a ellos, estimular y ayudarles a promover el trabajo de enseñanza en los campos de proclamación, expansión, consolidación y pioneraje, estimularlos a contribuir a los fondos, y servir de portaestandartes de los que enseñan la Fe de Dios, conduciéndolos a nuevos logros en la difusión del Mensaje de Dios a sus congéneres...
Deben además, recordarles que estas mismas funciones son realizadas por las asambleas, nacionales y locales, y sus comités, las cuales tienen en esta hora la gran responsabilidad de ejecutar en la práctica los planes de enseñanza, administrar, consolidar y proteger a las comunidades bahá'ís. Los miembros del Cuerpo Auxiliar deben entonces, vigilar con cuidado que su labor refuerce y complete la de las instituciones administrativas(98).



EXTRACTOS DE CARTAS ESCRITAS EN NOMBRE DE LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA

99.- ...Una de las funciones vitales de los Cuerpos de Protección es la de profundizar el conocimiento de los amigos en el Convenio y aumentar su amor y lealtad hacia él, y fomentar el espíritu de amor y unidad en la comunidad bahá'í.
Es el deber de las Asambleas Locales y Nacionales, remitirse a los miembros del Cuerpo Auxiliar en asuntos de protección que pueden implicar no sólo una posible violación del Convenio, sino también problemas de desunión en la comunidad, la privación de los derechos de votación o cualquier otro asunto que sientan que la guía y consejo de los Cuerpos de Protección puedan ayudar a las instituciones de la Fe. Por supuesto, los miembros del Cuerpo Auxiliar mantienen informados al Cuerpo Continental de Consejeros y los Consejeros toman cualquier medida que sientan apropiada.
Están libres para remitirse en cualquier momento al Cuerpo Continental de Consejeros y a los miembros del Cuerpo Auxiliar para la Protección en relación a cualquier asunto que no les sea claro y que ataña a la seguridad de la Fe en su área y siempre los encontrarán dispuestos a ayudarles en el tratamiento de tales problemas(99).


100.- La hostilidad hacia la Fe es algo que todo bahá'í puede esperar; nuestra manera de reaccionar es de gran importancia. Les urge evitar la confrontación y discordia, éstas tenderían a incrementar el antagonismo. Mantener una actitud digna y amistosa, y para poder exponer razonamientos bien fundamentados, hacer un esfuerzo de informarse mejor de las cuestiones que afectan al cristianismo y la Fe Bahá'í(100).


101.- ...Conforme se hace conocida la Fe, podemos esperar oposición y persecución. No obstante, en nuestras presentaciones y relaciones debemos siempre tratar de construir puentes para que nuestras hermosas enseñanzas puedan entenderse y ser aceptadas, y ejemplificar el poder que poseen para establecer la unidad entre los hombres(101).




IV


ÍNDICE ANALÍTICO


A continuación hay una lista parcial de algunos de los temas principales abordados en la compilación. Los números hacen referencia al extracto en la compilación.


ACTITUD HACIA AQUELLOS QUE SE OPONEN A LA FE:
9, 12, 23, 30, 36, 49, 50, 77, 79, 83, 87, 100

ASISTENCIA DIVINA:
47, 51, 52, 56, 57, 65, 69, 73, 76, 85

CRISIS:
actitud hacia: 13, 15, 29, 31, 40, 47, 54, 57, 60, 63, 60, 71, 84
futuras: 6, 12, 17, 19, 22, 23, 24, 49, 57, 58, 86, 98
inevitabilidad de ellas: 1, 3, 6, 10, 13, 19, 29, 30, 34, 50, 88, 101
motivos: 5, 7, 8, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 27, 28, 35, 57, 71, 90, 91
pasadas: 2, 9, 11, 13, 50, 57, 58
propósito: 30, 31, 69
pulsaciones rítmicas: 57, 58, 71
(en) Occidente: 10, 16, 20, 23, 49, 58

NATURALEZA DE LOS ATAQUES:
acusaciones, críticas: 23, 49
artículos y publicaciones en contra de la Fe: 14, 36, 84
ataque a instituciones de la Fe: 19, 23, 60
pruebas mentales: 16
falsedades: 23, 84
físicos; 19, 49, 72
ridiculización: 13, 36

OPOSICIÒN, SU EFECTO:
Sobre la Fe
asegura victoria completa: 19, 22, 30, 47, 49, 56, 57, 57, 84
atrae asistencia divina: 35, 37, 43, 57
consolida y purifica a la comunidad: 55, 56, 57, 64, 84
constituye un revés transitorio: 57, 60, 66, 67, 68
demuestra invencibilidad de la comunidad: 59
establece Orden Mundial:
Sobre los que atacan la Fe: 23, 41, 56, 57, 60, 64, 84, 94

OPOSITORES A LA FE:
clérigos, teólogos, movimientos y líderes religiosos: 6, 11, 18, 19, 20, 22, 23, 26, 27, 28, 50, 55, 58, 59, 97, 98
gobiernos y líderes políticos: 11, 20, 22, 29, 55, 58, 59, 98
internos de la Fe: 25, 55, 57, 58, 59, 65, 90, 98
naciones y pueblos:13, 19, 22

PAPEL DE LAS INSTITUCIONES BAHÁ'ÍS EN LA PROTECCIÒN DE LA FE:
39, 75, 81, 82, 90, 93, 94, 95, 98, 99

PROTECCIÒN DE LA FE:
80, 81, 82, 85, 86, 91, 92, 95, 96, 98

RESPUESTA DE LOS CREYENTES A LA OPOSICIÒN:
constancia: 11, 23, 25, 26, 49, 56, 70, 79, 89
consulta: 8
establecer administración: 53, 79, 89
evitar argumentación: 38, 79, 86
evitar claudicación: 77, 86
paciencia: 49, 77, 78, 79
precaución y prudencia: 8, 38, 91
profundización: 95, 96
preparación de materiales: 39
refutar argumentos de los opositores: 74, 97, 100
sostener la integridad de la Fe: 20, 23, 53, 77, 82, 85, 86, 87, 88, 92
unidad: 8, 91

VICTORIA DE LA FE:
40, 42, 45, 46, 49, 50, 56, 59, 63, 71





V

REFERENCIAS


1.- Citada en "El Advenimiento de la Justicia Divina" (Buenos Aires: EBILA, 1974) pág. 120.
2.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", 4ª edición revisada (Buenos Aires: EBILA, 1988), XXIII.
3.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", LXVI.
4.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", C.
5.- "Los Siete Valles y los Cuatro Valles", (Buenos Aires: EBILA, 1988).
6.- "Kitáb-i-Iqán", Libro de la Certeza, (Buenos Aires: EBILA, 1971), pág. 104-105, 152.
7.- "The World Order of Bahá'u'lláh: Selected Letters", 2ª ed. rev. (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), pág. 79.
8.- "Selección de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá" (Buenos Aires: EBILA, 1987), Selección 194, pág. 235.
9.- "Selección de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá", 195, pág. 236-238.
10.- "Selección de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá", 196, pág. 241.
11.- Las tres primeras oraciones pertenecen a la traducción de Shoghi Effendi: citada en "El Advenimiento de la Justicia Divina", pág. 13. El resto fue recientemente traducido.
12.- "Bahá'í News" (Star of the West), Vol. 1, Nº.10, 8 de septiembre 1910, pp. 1-2.
13.- De una tabla recientemente traducida.
14.- "The Promulgation of Universal Peace: Talks Delivered by 'Abdu'l-Bahá during His visit to the United States and Canada in 1912", segunda edición (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1982), pág. 428-430.
15.- 23 de diciembre de 1922, en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922-1932", edición revisada (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), pág. 27; pág. 28.
16.- 14 de noviembre de 1923, en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922-1932", pág. 50.
17.- 23 de febrero de 1924, en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922- 1932", pp. 60-61.
18.- 12 de febrero de 1927, en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922-1932", pág. 123.
19.- 21 de marzo de 1930 en "The World Order of Bahá'u'lláh: Selected Letters", segunda edición revisada (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), pág. 17-18.
20.- 15 de junio de 1935, en "Messages to America: Selected Letters and Cablegrams Addressed to the Bahá'ís of North America 1932-1946" (Wilmette: Bahá'í Publishing Committe, 1947), pág. 4-5.
21.- 11 de marzo de 1936, en "The World Order of Bahá'u'lláh: Selected Letters", pág. 180-181.
22.- 5 de julio de 1938, en "Messages to America: Selected Letters and Cablegrams Addressed to the Bahá'ís of North America 1932-1946"
23.- 25 de diciembre 1938, "El Advenimiento de la Justicia Divina" (Buenos Aires: EBILA, 1974), pág. 9-10, 24, 25, 63-64.
24.- 1944, "Dios Pasa" (Buenos Aires: EBILA, 1974), pág. 299.
25.- 30 de junio, en "Messages to the Bahá'í World 1950-1957" (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1971), pág. 38-39.
26.- 25 de junio de 1953, en "Citadel of Faith, Messages to America 1947-1957" (Wilmette. Bahá'í Publishing Trust, 1980), pág. 120.
27.- De puño y letra de Shoghi Effendi, como apéndice de una carta fechada el 2 de junio de 1956, escrita en su nombre a una asamblea espiritual nacional de África.
28.- 20 de enero de 1935, a una asamblea espiritual nacional.
29.- 31 de julio de 1935 a un creyente.
30.- 24 de junio de 1936 a un creyente.
31.- 31 de agosto de 1937 a un creyente.
32.- 25 de mayo de 1938 a una asamblea espiritual nacional.
33.- 17 de febrero de 1945 a un creyente.
34.- 19 de junio de 1957 a un creyente.
35.- 26 de septiembre de 1974 a todas las asambleas espirituales nacionales.
36.- 30 de marzo de 1976 a una asamblea espiritual nacional.
37.- 7 de junio de 1981 a una asamblea espiritual nacional.
38.- 22 de agosto de 1983 a una asamblea espiritual nacional.
39.- 18 de octubre de 1984 a una asamblea nacional.
40.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", (Buenos Aires: EBILA, 1988), XVII.
41.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", XXIX.
42.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", CLXII.
43.- Oraciones y Meditaciones de Bahá'u'lláh", (Buenos Aires: EBILA, 1984), pág. 28, selección XXXI.
44.- Citado en "The World Order of Bahá'u'lláh: Selected Letters", segunda edición revisada (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), pág. 108.
45.- "Tablas de Bahá'u'lláh reveladas después del 'Kitáb-i-Aqdas'", ed. rev. (Buenos Aires: EBILA, 1982) pp.246-247.
46.- De una tabla recientemente traducida.
47.- De una tabla recientemente traducida.
48.- "Selecciones de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá", (Buenos Aires: EBILA, 1987), pág. 283, selección Nº 221.
49.- De una tabla recientemente traducida.
50.- De una tabla recientemente traducida.
51.- "Star of the West", Vol. 4 Nº8 (5 junio 1917), pág. 88. Traducción, al inglés, revisada.
52.- "Star of the West", Vol. 8 Nº 8(1 agosto 1917), pág. 103. Traducción, al inglés, revisada.
53.- 11 de enero 1928 a los miembros de la Asamblea Espiritual Nacional de Persia. Traducido del persa al inglés.
54.- 1 enero 1929 en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922-1932", Rev. Ed. (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), p. 164 (Administración Bahá'í: Selección de Mensajes 1922-1934).
55.- 11 de marzo 1936, en "The World Order of Bahá'u'lláh", pp. 195-196.
56.- 25 de diciembre 1938, "El Advenimiento de la Justicia Divina", (Buenos Aires: EBILA, 1971), pág. 8, 8-9, 27.
57.- 12 agosto 1941, en "Messages to America: Selected Letters and Cablegrams Addressed to the Bahá'ís of North America 1932-1946", p. 50-52.
58.- 1944, "Dios Pasa" (Buenos Aires: EBILA, 1974), prólogo pág. XXII-XXIII, pág. 389, pág, 391, pág, 392.
59.- 15 de junio 1946, en "Messages to America: Selected Letters and Cablegrams Addressed to the Bahá'ís of North America 1932-1946", p. 104.
60.- 20 agosto 1954, "Citadel of Faith, Messages to America 1947-1957" (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1980), p. 139; p. 140. (Ciudadela de Fe, Mensajes a Norteamérica 1947-1957).
61.- Postdata de puño y letra de Shoghi Effendi en una carta del 14 de agosto de 1957, escrita en su nombre a una asamblea espiritual nacional, en "The Light of Divine Guidance" vol. 1 (Hofheim-Langenhein: Bahá'í Verlag Gmbhm 1982) pp. 303-304 (La luz de Guía Divina).
62.- 4 abril 1930, a un creyente, en "The Light of Divine Guidance", vol. 1 pp 34-35.
63.- 30 agosto 1937 a un creyente.
64.- 21 octubre 1946 a un creyente, de una carta traducida recientemente.
65.- 30 de junio 1949 a una asamblea espiritual nacional, "The Light of Divine Guidance", vol. 1, p. 149.
66.- 26 enero 1950 dirigida a una asamblea espiritual local.
67.- 8 abril 1951 dirigida a un creyente.
68.- 26 septiembre 1955 dirigida a un creyente.
69.- 10 febrero 1980 dirigida a los creyentes iraníes residentes en otros países del mundo.
70.- 26 enero 1982 dirigida a los bahá'ís del mundo.
71.- 2 enero 1981 dirigida a los bahá'ís del mundo.
72.- Ridván 1986 dirigida a los bahá'ís del mundo.
73.- Citado en "El Advenimiento de la Justicia Divina" (Buenos Aires: EBILA, 1984), pág. 120.
74.- "Pasajes de los Escritos de Bahá'u'lláh", CLIV.
75.- "Tablas de Bahá'u'lláh reveladas después del 'Kitáb-i-Aqdas'", pág. 79.
76.- "Epístola al Hijo del Lobo", segunda edición revisada (Buenos Aires: EBILA, 1985), pág. 137.
77.- "The Bahá'í World", vol. XVIII (Haifa: Centro Mundial Bahá'í, 1986) pp 10-11.
78.- "Selección de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá", pág. 74, sección 35.
79.- "Selección de los Escritos de 'Abdu'l-Bahá", pág. 260, sección 206.
80.- "Voluntad y Testamento de 'Abdu'l-Bahá", (Buenos Aires: EBILA, 1973), pág. 2, 24.
81.- 12 marzo 1923, en "Principios de Administración Bahá'í: Una Recopilación", pág. 44.
82.- 10 enero 1926, en "Principios de Administración Bahá'í: Una Recopilación", pág. 36.
83.- 12 abril 1927, en "Bahá'í Administration: Selected Messages 1922-1932", p. 132.
84.- Agosto 1927, dirigida a los miembros de la Asamblea Espiritual Nacional de Persia. Traducido del persa.
85.- 18 diciembre 1928, dirigida a una asamblea espiritual nacional.
86.- 21 marzo 1932, en "The World Order of Bahá'u'lláh: Selected Letters", 2ª. ed. rev. (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1974), pág. 64-67.
87.- 25 diciembre 1938, en "El Advenimiento de la Justicia Divina" (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1984), pág. 42, 43, 102-103.
88.- Postdata en puño y letra de Shoghi Effendi a una carta de fecha 22 agosto 1942, en "Letters from the Guardian to Australia and New Zealand, 1923-1957" (Sydney: National Spiritual Assembly of Australia, 1970), pág. 80-81.
89.- Postdata de puño y letra de Shoghi Effendi a una carta fechada el 24 de octubre de 1947 escrito en su nombre a la Asamblea Espiritual Nacional de la India, en "Dawn of a New Day" (New Delhi: Bahá'í Publishing Trust, 1970) pág. 127.
90.- Cable (palabras intercaladas fueron eliminadas para conformar al cable original) fecha 4 junio 1957, en "Messages to the Bahá'í World 1950-1957" (Wilmette: Bahá'í Publishing Trust, 1971) pág. 122-123.
91.- 24 mayo 1927, dirigida a un creyente, de una carta no traducida anteriormente.
92.- 12 julio 1937 dirigida a un creyente.
93.- 28 septiembre 1938, dirigida a un creyente.
94.- 2 julio 1942 a la Asamblea Espiritual Nacional de Persia. Traducida del persa al inglés.
95.- 11 marzo 1948 a una asamblea espiritual nacional, en "The Light of Divine Guidance", vol. 1 (Hofheim-Langenhain: Bahá'í-Verlag Gmbh, 1982), pág. 134.
96.- 14 abril 1949, dirigida a un creyente, en "The Light of Divine Guidance", vol. 2 (Hofheim-Langenhian: Bahá'í-Verlag Gmbh, 1985), pág. 84.
97.- 18 agosto 1949, dirigida a una asamblea espiritual nacional.
98.- 10 Octubre 1976, dirigida al Centro Internacional de Enseñanza.
99.- 1 octubre 1979, dirigida a una asamblea espiritual nacional.
100.- 12 septiembre 1987, dirigida a una asamblea espiritual nacional.
101.- 18 diciembre 1985, dirigida a una asamblea espiritual nacional.

(a) 'Abdu'l-Bahá, citado en "El Advenimiento de la Justicia Divina", pág. 24.
(b) Esto se refiere a la Manifestación de Bahá'u'lláh
(c) Corán 36:29
(d) Corán 4:80-81. Mencionado también como "Valle Sagrado"
(e) Véase Corán 4:80-81.
(f) Shoghi Effendi, "Messages to America: Selected Letters and Cablegrams Addressed to the Bahá'ís of North America", p. 51.
(g) Shoghi Effendi, "Messages to the Bahá'í World 1950-1957", p. 123.
(h) Isaías 35:4
(i) A los Cuerpos Continentales de Consejeros... se les han confiado funciones específicas que se relacionan con la protección y propagación de la Fe en las áreas bajo su jurisdicción. Operarán de una manera similar a aquella expuesta por el amado Guardián para las Manos de la Causa en sus comunicaciones que esbozaron las responsabilidades que están llamados a cumplir en colaboración con las asambleas espirituales nacionales. En particular, les llamamos la atención sobre su mensaje del 4 de junio de 1957.

Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN