Read: El Modelo de Vida Baha'i


EL MODELO
DE VIDA BAHÁ’Í

Una recopilación de las Escrituras
Bahá’ís con algunos pasajes de las cartas
Del Guardián de la Fe Bahá’í.
















1948 por bahá’ís Publishing Trust, London.
1976 por la Asamblea Espiritual de los Bahá'ís de Argentina.

Primera edición en español, 1976.
Primera reimpresión, 1977.

























Título original en inglés: The Pattern of Bahá'í Life.
Sin fines comerciales.
Impreso en la Argentina - Printed in Argentina.
Editorial Bahá’í Indo-Latino Americana,











El propósito del Dios único y verdadero al manifestarse
a sí Mismo es emplazar a toda la humanidad a la
veracidad y sinceridad, a la piedad y confiabilidad, a la
resignación y sumisión a la Voluntad de Dios, a la
paciencia y amabilidad, a la rectitud y sabiduría. Su
objetivo es cubrir a cada hombre con el manto de un
carácter santificado y adornarlo con el ornamento de
acciones buenas y santas


Bahá’u’lláh















































INTRODUCCIÓN

"Mi primer consejo es éste. Posee un corazón puro, bondadoso
y radiante para que sea tuya una soberanía antigua,
imperecedera y sempiterna “

Los escritos y las palabras registradas de Bahá'u'lláh y 'Abdu'I-Bahá abundan en pasajes que
convocan a todos los pueblos a una nueva vida de conducta impecable.

Como en tantos otros campos de la revelación, ocurre también que en el campo de la moral,
las enseñanzas de Bahá'u'lláh son una fruición, una culminación, un cumplimiento de las
declaraciones relativamente fragmentarias de las anteriores Manifestaciones de Dios. La relación
es la del fruto al capullo, de la ley de Moisés a la fragante flor del Orador del Monte.

Tan rico en su contenido son estos pasajes que es harto difícil clasificarlos y, por cierto, hay un
encubrimiento inevitable entre ellos. La Palabra Oculta de Bahá'u'lláh arriba citada sugiere el
método a adoptarse: dividir el material en tres órdenes principales que traten, respectivamente,
la relación del individuo consigo mismo, con los demás y con Dios, representada, en esencia, por
la pureza la benevolencia y el resplandor espiritual.

Además, como se aplican tan especialmente al momento actual, han sido seleccionados tres
extractos de El Advenimiento de la Justicia Divina, una carta que Shoghi Effendi, el extinto
Guardián de la Fe Bahá'í, envió a los bahá'ís norteamericanos durante su primer gran proyecto
de expansión. Estos extractos han sido adaptados haciendo las omisiones necesarias.
Exceptuando éstos y uno o dos pasajes más, todos ellos aclarados en el contexto, lo que sigue
tiene su origen en Bahá'u'lláh y 'Abdu'I-Bahá.

De ninguna manera debe suponerse que esta selección abarca en toda su extensión las
enseñanzas morales de la Fe. Por cierto, al hacer las recopilaciones, se hizo evidente que el
material disponible, después de hacer un repaso preliminar de él, era excesivamente copioso y,
dicho material, representa sólo la parte que ha sido traducida al inglés del original persa y árabe,
idiomas en los que el Fundador de la Fe Bahá'í y su Hijo vertieron la Revelación de la Verdad
para este día.

Cada una de las grandes Manifestaciones de Dios, reflejando fielmente aquella fuente de
energía y poder atractivo que los hombres llaman amor, de una manera acorde con las
necesidades cambiantes de una humanidad progresivamente creciente, siempre ha tenido un
triple propósito: la perpetuación de la civilización humana, la purificación de las cualidades
humanas y la promoción de la felicidad del hombre en todos los mundos de Dios. La purificación
de las cualidades humanas, el aspecto y punto de partida central de aquel propósito, del que
dependen las otras dos, es el objeto principal de esta selección.

El hombre mismo, creado para conocer, servir, adorar, alabar, reflejar y amar a Dios, debe
considerarse como un yacimiento de atributos, cada uno latente y potencial. Mediante aquella
interacción con el mundo que llamamos educación, tiene efecto aquello que hace aparecer estos
atributos. Si durante el curso de esta interacción, el hombre es imbuido del deseo de la
autocomplacencia, estos atributos se desviarán, los lazos de amor y deferencia para con los
demás se aflojarán y desaparecerán y aquellas características que en realidad indican extremada
carencia, lo opuesto a todas las virtudes, aumentarán. Por otra parte, si el hombre llega a saber
que su prójimo también ha sido creado para reflejar las perfecciones de Dios, buscará unirse con
él para que, a través de la cooperación mutua, cada uno pueda aumentar su capacidad reflexiva y
así desarrollarse, crecer y expandirse hasta que aquellas perfecciones sean claramente reveladas
y el alma esté facultada para la vida en el otro mundo. Tal asociación, tal amor, tal
confraternidad, es la base de aquella civilización es el motivo de la venida al mundo de todos los
hombres.

Siendo que cada gran Manifestación de Dios es un espejo perfecto de la Esencia Divina, así
también todos los demás seres humanos son espejos que, si se vuelven hacia aquellas
Manifestaciones y en particular hacia Bahá'u'lláh, la Manifestación para este día, pueden reflejar
los gloriosos atributos, los mismísimos atributos necesarios para la existencia inmortal en el
reino celestial.

"Las recompensas de esta vida son las virtudes y perfecciones que adornan la realidad del
hombre."

EL COMPILADOR


En el año 1972 la Casa Universal de Justicia mandó a todas las Asambleas Espirituales
Nacionales del mundo una recopilación con citas de cartas y mensajes del amado Guardián,
escritas entre 1923 y 1957, bajo el título "Living the Life". Se pensó que será de gran utilidad
para los lectores integrar esa recopilación a esta edición en castellano

EDITORIAL BAHÁ’Í INDO-LATINOAMERICANA
















PUREZA



ABNEGACIÓN

"Es la calidad de la devoción y del autosacrificio la que trae las recompensas en el servicio a
esta Fe más bien que los medios, la habilidad o el respaldo financiero”

(De una carta con fecha 11 de mayo de 1948 escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Australia y
Nueva Zelanda)

“Es del creyente individual, quien constituye la unidad fundamental de la estructura del frente
interno, de quien en última instancia debe depender la revitalización, la expansión y el
enriquecimiento de éste. Cuanto más arduos sean los esfuerzos que haga diaria y metódicamente
quien se esfuerce en el frente interno por elevarse a más sublimes alturas de consagración, de
autoabnegación, por ayudar en la multiplicación de centros aislados, grupos y asambleas bahá'ís,
convirtiéndose en pionero dentro del propio país y por aumentar el número de los sostenedores
activos y de todo corazón de la Fe que ha abrazado, a través de esfuerzos diligentes, afanosos y
continuos por convertir a las almas receptivas, más pronto tendrán las vastas y múltiples
empresas, lanzadas más allá de los confines del propio país y que ahora reclaman con tanta
urgencia un suministro mayor de hombres y recursos, el apoyo necesario que asegurará su
desenvolvimiento ininterrumpido y acelerará su fruición final....” ...

(Shoghi Effendi, de una carta con fecha 21 de Setiembre de 1947,
a la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados unidos y
Canadá.)

“Este desafío, tan severo e insistente y, sin embargo, tan glorioso, sin duda lo encara
principalmente el creyente individual de quien depende, en última instancia, el destino de la
comunidad entera. Es él quien constituye la trama y urdimbre de las cuales debe depender la
calidad y diseño de todo el tejido. Es él quien actúa como uno de los incontables eslabones de la
poderosa cadena que ahora circunda el globo. Es él quien sirve como uno de los múltiples
ladrillos que sustentan la estructura y aseguran la estabilidad del edificio administrativo que
ahora se está erigiendo en todas partes del mundo. Sin su apoyo de todo corazón, continuo y
generoso al mismo tiempo, toda medida adoptada y todo plan formulado por el cuerpo que
actúa como representante nacional de la comunidad a la que él pertenece, está destinado al
fracaso. El mismo Centro Mundial de la Fe se paraliza si tal apoyo, de parte de los miembros de
la comunidad, le es negado. El mismo Autor del Plan Divino se hallará impedido en su propósito
si le faltan los instrumentos adecuados para la ejecución de su diseño. La fuerza sostenedora de
Bahá'u'lláh mismo - el Fundador de la Fe- les será negada a todos y a cada individuo que falle a
la larga en levantarse y cumplir su parte."

(Shoghi Effendi de una carta, con fecha 28 de julio de 1954, a la
Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos, citada en
Citadel of Faith, págs. 130-131.)


"El individuo por sí mismo debe estimar el carácter de su misión, consultar su conciencia,
considerar en actitud de oración todos sus aspectos, luchar noblemente contra la natural inercia
que lo agobia en sus esfuerzos por levantarse; debe desprenderse, heroica e irrevocablemente de
los frívolos y superfluos apegos que lo retienen, variarse de todo pensamiento que pudiera poner
obstáculos en su camino, asociarse, en obediencia a los consejos del Autor de su Fe, e imitando
a quien es su verdadero Ejemplo, con hombres y mujeres de todas las vocaciones, tratar de
conmover sus corazones por medio de la distinción que caracterice sus pensamientos, sus
palabras y sus actos y atraerlos mediante el discernimiento, tino, amor, oración y constancia, a la
Fe que él mismo ha abrazado.”

(Shoghi Effendi, de una carta con fecha 19 de julio de 1956, a la
Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos, citada en
Citadel of Faith, pág 148.)

"No es suficiente que los amigos den la excusa de que los mejores maestros y creyentes
ejemplares se han levantado y respondido al llamado para pioneros. El ‘mejor maestro' y el
'creyente ejemplar' es, al fin y al cabo, ni más ni menos que el bahá'í común que se ha consagrado
al trabajo de la Fe, ha aumentado sus conocimientos y comprensión de las Enseñanzas, ha
puesto su confianza en Bahá'u'lláh y se ha levantado para servirle al máximo de su habilidad.
Esta es una puerta, se nos asegura, que se abrirá ante cada seguidor de la Fe que la golpee con
fuerza suficiente, por así decirlo. Cuando la voluntad y el deseo sean suficientemente fuertes, se
encontrarán los medios y se abrirá el camino, ya sea para mayor acción a nivel local, para ir a
una ciudad meta dentro de los Estados Unidos o para entrar en el campo pionero en el exterior...

"No es sólo su institución la que debe proporcionar el incentivo y dirección necesarios y
estimular a los amigos para que se levanten y lleven a cabo sus deberes, sino que las Asambleas
Locales, de igual forma, deben hacer cuanto puedan para ayudar a los amigos a salir y lograr sus
objetivos Asimismo, cada bahá'í, individualmente, debe considerarlo como un deber personal
para con la Causa en este momento -y su mayor privilegio- y debe preguntarse a si mismo qué
puede hacer durante los próximos seis años, a partir de este momento, para apresurar el logro de
las metas de la Cruzada Mundial. Los bahá'ís son la levadura de Dios que debe leudar la masa de
su nación.”

(De una carta, con fecha 21 de setiembre de 1957, escrita de parte
de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de los
Estados Unidos.)


BIENES MATERIALES

Di: No os regocijéis de las cosas que poseéis; esta noche son vuestras, mañana otros las
poseerán.

¡ Oh Hijo del hombre! Tú anhelas el oro y Yo deseo que te liberes de él. Te consideras rico al
poseerlo y Yo reconozco tu riqueza en que te purifiques de él. ¡Por mi vida!, esto es mi
conocimiento y aquello tu fantasía. ¿Cómo puede mi propósito estar de acuerdo con el tuyo ?

¡Por aquél quien brilla sobre la Aurora de santidad! Si toda la tierra fuera convertida en plata y
oro, ningún hombre del que pueda decirse que verdaderamente ha ascendido al cielo de fe y
certidumbre se dignaría mirarlo, ni menos aun tomarlo y guardarlo...

Bahá'u'lláh (Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, LXXI; Palabras
Ocultas Árabes, Nº 56; Advenimiento de la Justicia Divina, pág. 38.)


CASTIDAD

Aquellos que siguen su lujuria e inclinaciones corruptas han equivocado y disipado sus
esfuerzos.

La pureza y la castidad han sido y aún son los mejores ornamentos para las siervas de Dios.
¡Dios es mi Testigo! El resplandor de la luz de la castidad derrama su brillo sobre los mundos
del espíritu y su fragancia se difunde aún hasta su Más Exaltado Paraíso.

Dios, en verdad, ha hecho que la castidad sea una corona para las cabezas de sus siervas.
Grande es la gloria de aquella sierva que ha alcanzado esta alta posición.

Di: Aquél que sigue sus deseos mundanos o fija su corazón en las cosas de la tierra, no será
incluido entre el pueblo de Bahá. Es mi seguidor verdadero aquél que, de llegar a un valle de oro
puro, pasará recto a través de él, indiferente como una nube y ni volverá ni se detendrá. Tal
hombre es, con toda seguridad, de los míos. De su vestidura, el Concurso de lo alto puede
inhalar la fragancia de la santidad...Y si él encontrase la más hermosa y gentil de las mujeres, no
sentiría su corazón seducido por la más leve sombra del deseo por su belleza. Tal hombre es,
ciertamente, la creación de una castidad sin mancha. De esta forma les alecciona la Pluma del
Antiguo de los Días, como lo ordena vuestro Señor, el Todopoderoso, el Todogeneroso.

Bahá'u'lláh (Advenimiento de la Justicia Divina, págs. 51-52.)

En cuanto a una vida casta y santificada, ésta debe ser considerada como un factor no menos
esencial, que debe contribuir su medida apropiada al fortalecimiento y vitalización de la
comunidad bahá'í, de la cual, a su vez, debe depender el buen éxito de cualquier plan o empresa
bahá'í. En estos días, cuando las fuerzas de la irreligión están debilitando la fibra moral y
socavando las bases de la moralidad del individuo, la obligación de castidad y santidad debe
reclamar una porción creciente de la atención de los creyentes americanos tanto en sus
capacidades individuales como en calidad de custodios responsables de los intereses de la Fe de
Bahá'u'lláh. En el desempeño de tal obligación, la que es particularmente significativa por
razones de las circunstancias resultantes de un materialismo excesivo y enervante que prevalece
actualmente en su país, ellos deberán desempeñar un papel conspicuo y predominante. Todos
ellos, ya sean hombres o mujeres, deben en esta hora amenazadora, cuando las luces de la
religión se están apagando y sus restricciones están siendo abolidas una a una, hacer una pausa
para examinarse a sí mismos, escudriñar sus conductas y con resolución característica levantarse
para purificar la vida de su comunidad de todo rastro de laxitud moral que pueda manchar su
nombre o menoscabar la integridad de una Fe tan santa y preciosa.

Una vida casta y santa debe ser el principio que gobierne el proceder y la conducta de todos
los bahá'ís tanto en sus relaciones sociales con los miembros de su propia comunidad como en su
contacto con el mundo entero. Debe adornar y reforzar los trabajos incesantes y los esfuerzos
meritorios de aquellos cuyo puesto envidiable consiste en la propagación del Mensaje y la
administración de los asuntos de la Fe de Bahá'u'lláh. Debe ser apoyada en su totalidad y en
todas sus implicaciones, en cada fase de la vida de aquellos que llenan las filas de esa Fe, ya sea
en sus hogares, sus viajes, sus clubes, sus sociedades, sus entretenimientos, sus escuelas y sus
universidades. Se les debe dar consideración especial en el manejo de las actividades sociales de
cada escuela de verano bahá'í y en cualquier otra ocasión en que la vida de la comunidad bahá'í
sea organizada y fomentada. Debe estar identificada cuidadosa y continuamente con la misión de
la juventud bahá'í, tanto como un componente de la vida de la comunidad bahá'í, así como un
factor del futuro progreso y orientación de la juventud de su propio país.

Tal vida casta y santa, con sus aplicaciones de modestia, pureza, temperancia, decencia y
mentalidad clara, comprende no menos que el ejercicio de la moderación en todo lo que
concierne al vestido, lenguaje, entretenimiento y todos los pasatiempos artísticos y literarios.
Ésta exige la vigilancia diaria en el control de nuestros deseos carnales o inclinaciones corruptas.
Requiere el abandono de una conducta frívola, con su excesivo apego a los placeres triviales y,
con frecuencia, erróneamente dirigidos. Requiere la total abstinencia de toda bebida alcohólica,
del opio y de drogas similares que forman hábito. Condena la prostitución del arte y la literatura,
las prácticas del nudismo y del matrimonio en compañerismo, la infidelidad en las relaciones
matrimoniales y toda forma de promiscuidad, de fácil intimidad y de vicios sexuales. Ésta - no
puede tolerar ninguna avenencia con las teorías, las normas, los hábitos y los excesos de una
época decadente. Por el contrarío, ésta trata de demostrar por medio de la fuerza dinámica de su
ejemplo, el carácter pernicioso de tales teorías, la falsedad de tales normas, la frivolidad de tales
demandas, la perversidad de tales hábitos y el carácter sacrílego de tales excesos, , ,

Debe recordarse, sin embargo, que el mantener tales altas normas de conducta moral, no debe
ser asociado o confundido con ninguna forma de ascetismo o de puritanismo excesivo y
fanático. Las normas inculcadas por Bahá’u’lláh no tratan bajo ninguna circunstancia de negar
cualquier derecho o privilegio legítimo por obtener la mayor ventaja y beneficio de las múltiples
felicidades, bellezas y placeres con las que el mundo ha sido tan abundantemente enriquecido
por un Creador Todo Amoroso. Si un hombre, el mismo Bahá'u'lláh nos asegura, deseare
adornarse con los ornamentos de la tierra, vestir sus prendas o participar de los beneficios que
ésta puede conferirle, ningún daño podría acaecerle con tal que no permita que nada
intervenga entre él y Dios, pues Dios ha ordenado todas las cosas buenas creadas en el cielo o
en la tierra para los siervos suyos que verdaderamente creen en Él. Comed, oh pueblo, de las
cosas buena que Dios os ha permitido y no os privéis de sus maravillosa dádivas. Dad gracias
a Él y alabadle y ser de aquellos que, de verdad, son agradecidos.

Shoghi Effendi (Advenimiento de la Justicia Divina. Págs. 46-48, 52.)


CONCIENCIA ESPIRITUAL

“Hay una necesidad muy grande, en todas partes del mundo, tanto dentro como fuera de la Fe,
de que una conciencia espiritual penetre e impulse la vida de los individuos. Ningún
procedimiento administrativo o adherencia a las reglas puede sustituir esta característica del
alma, esta espiritualidad que es la esencia del hombre. A él le agrada mucho ver que usted está
dando énfasis a este punto y ayudando a los amigos que se den cuenta de su suprema
importancia.

(De una carta, con fecha 25 de abril de 1945 escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual,)


CONFESION

No te rebajes, no suspires ni te lamentes.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Persas, Nº 44)

El pecador, al estar en una condición en que se encuentre libre y desprendido de todo salvo de
Dios, debe implorar la indulgencia y perdón de Dios. No es permitido confesar los pecados y
transgresiones ante ningún hombre, ya que ello no ha conducido ni conduce a la obtención de la
indulgencia y perdón de Dios. Al mismo tiempo, tal confesión ante las criaturas conduce a la
humillación y la degradación y Dios no desea que sus siervos se humillen.

Bahá’u’lláh, (Tablets of Bahá’u’lláh, pág. 87)


CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO

Ha conocido a Dios aquél que se ha conocido a si mismo.

El hombre debería conocerse a sí mismo y conocer aquellas cosas que conducen a la elevación
o la bajeza, a la vergüenza o al honor, a la abundancia o a la pobreza. Después que el hombre ha
realizado su propio ser y llega a ser maduro, entonces se necesita para él riqueza (o
competencia).

Si pudieseis comprender qué maravillas de mi munificencia y generosidad he querido confiar a
vuestras almas, de verdad os libraríais del apego a todas las cosas creadas y ganaríais verdadero
conocimiento de vosotros mismos, conocimiento que es lo mismo que la comprensión de mi
propio Ser. Os encontraríais independientes de todo salvo de mí y percibiríais, con vuestro ojo
interior y exterior y tan manifiestos como la revelación de mi refulgente Nombre, los mares de
mi amorosa bondad y generosidad moviéndose dentro de vosotros.

Bahá’u’lláh (Pasajes XC; Tablets of Bahá’u’lláh, pág. 5. Pasajes
CLIII).

"En última instancia toda la batalla de la vida se libra dentro del individuo. Ningún tipo de
organización puede resolver los problemas internos o producir o prevenir la victoria o el fracaso
- como sea el caso - en el momento decisivo. Especialmente en momentos como éstos, los
individuos se hallan atormentados por las intensas fuerzas desatadas en el mundo y vemos que
algunos débiles se convierten súbita y milagrosamente en fuertes y que los fuertes fracasan; lo
único que podemos hacer, a través del consejo cariñoso, como lo ha hecho su Comité, es tratar
de producir la acción de parte del creyente la que será de sumo provecho para la Causa. Pues,
obviamente, lo que haga mal a la Causa no puede ser de sumo provecho para el bahá'í
individual.”

(De una carta con fecha 17 de diciembre de 1943, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Respecto a las preguntas que usted planteó: el concepto del yo, en efecto, tiene dos
significados, o se usa en dos sentidos en las escrituras bahá'ís; uno es el yo, la identidad del
individuo creado por Dios. Éste es el yo mencionado en pasajes tales como 'Ha conocido a Dios
quien se ha conocido a sí mismo', etc. El otro yo es el ego, la herencia oscura y animal que
tenemos cada uno - esa naturaleza inferior que puede llegar a ser un monstruo de egoísmo,
brutalidad, lujuria, etc. Éste es el yo o la parte de nuestra naturaleza contra la que debemos
luchar a fin de fortalecer y librar el espíritu dentro de nosotros y ayudarlo a alcanzar la
perfección.

"El autosacrificio significa subordinar esa naturaleza inferior y sus deseos a la parte más divina
y noble de nuestro yo. En última instancia y en su sentido más elevado, el autosacrificio quiere
decir entregar a Dios nuestra voluntad y nuestro todo para que Él haga con ellos lo que le
plazca. De esta manera, Él purifica y glorifica nuestro verdadero yo a tal punto que llega a ser
una realidad radiante y maravillosa."

(De una carta con fecha 10 de diciembre de 1947, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


CUERPO

Tu ojo es mi depósito, no permitas que el polvo de los vanos deseos ofusque su lustre. Tu
oído es un signo de mi munificencia, no dejes que el tumulto de motivos indecorosos lo aparte
de mi Palabra que envuelve toda la creación. Tu corazón es mi erario, no consientas que la
traicionera mano del yo te despoje de las perlas que he atesorado dentro de él. Tu mano es un
símbolo de mi amorosa bondad, no le impidas asirse firmemente a mis resguardadas y ocultas
Tablas.

Bahá'u'lláh (Pasajes CLII .)


DECENCIA

Todos los hombres han sido creados para llevar adelante una civilización de progreso
continuo. . Actuar como las bestias del campo no es digno del hombre. Las virtudes que
corresponden a su dignidad son indulgencia, misericordia, compasión y amorosa bondad hacia
todos los pueblos y razas de la tierra.

De ningún modo es permisible transgredir los límites del propio grado o posición de uno. La
integridad de cada grado y posición debe ser preservada necesariamente, esto significa que toda
cosa creada debe ser vista a la luz del grado o posición que se le ha ordenado ocupar.

Bahá'u'lláh (Pasajes CIX, XCII .)



DESPRENDIMIENTO

La posición de absoluto autosometimiento trasciende todas las demás posiciones y siempre
permanecerá exaltada sobre ellas.

Bahá’u’lláh ( Pasajes CLX .)

Sed ligeros e irrestringidos como la brisa, para que seáis admitidos en los aledaños de mi corte,
mi inviolable Santuario.

Bahá'u'lláh (Pasajes CLII .)

Di: Oh pueblo, librad vuestras almas de las cadenas del yo y purificadlas de todo apego a cualquier
cosa fuera de mí. El recuerdo de mí libra todas las cosas de mancha, si pudierais comprenderlo.

Bahá'u’lláh (Pasajes CXXXVI )

El amor propio es una característica extraña y la causa de la destrucción de muchas almas
importantes de el mundo. Si el hombre fuera imbuido con todas las buenas cualidades, siendo
todavía un egoísta, todas demás virtudes desaparecerían y eventualmente él llegaría a ser peor.

'Abdu'I-Bahá (Tablets of ‘Abdu’l-Bahá, pág. 136.)

Te incumbe apartarte de todo deseo salvo de tu Señor, el Supremo, no esperando que nadie en
el universo te ayude ni socorra.

'Abdu’l-Bahá ( Tablets of ‘Abdu’l-Bahá, pág. 97) .

"Respecto a los puntos que usted menciona en su carta: la completa y total eliminación del ego
implicaría la perfección - la cual el hombre jamás puede alcanzar completamente- sin embargo, el
ego puede y debe ser subordinado cada vez más a la iluminada alma del hombre. Esto es lo que
implica progreso espiritual."

(De una carta con fecha 19 de diciembre de 1941, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


EL ASEO

Las alas manchadas con lodo jamás pueden remontarse.

Bahá’u’lláh (Epistle to the Son of the Wolf, pág. 131.)

Cuando el hombre en toda condición sea puro e inmaculado se convertirá en el centro del
reflejo de la luz manifiesta. En todos sus actos y conducta, éstos deben ser primero pureza,
luego belleza e independencia. El canal debe limpiarse antes de ser llenado con dulce agua. El
ojo puro comprende la visión y significado de Dios; la nariz pura inhala los perfumes del rosedal
de la merced; el corazón puro se convierte en espejo de la belleza de la verdad. Es por esto que
en los Libros celestiales se han comparado los consejos y mandatos divinos con el agua.

Aseo y santidad, pureza y delicadeza, exaltan a la humanidad y hacen que los seres
contingentes progresen. Aún en lo físico, la delicadeza es causa de la adquisición de
espiritualidad, tal como es establecida en las Escrituras Sagradas.

El aseo externo, aunque es algo físico, ejerce una gran influencia sobre la espiritualidad.

'Abdu'I-Bahá (Tablets, pág. 581)


FORTALEZA

La fuente del valor y fuerza es la promoción de la Palabra de Dios y la firmeza en su amor.

Para todo hay un signo. El signo del amor es la fortaleza ante mi decreto y la paciencia ante
mis pruebas.

Bahá’u’lláh (Selections from Bahá’í Scriptures,
pág. 323; Palabras Ocultas Árabes, Nº 48)


HUMILDAD

La humildad exalta al hombre al cielo de la gloria y poder mientras que el orgullo lo sumerge
en las profundidades de la vileza de y degradación.

Todo hombre de discernimiento, al caminar sobre la tierra, realmente se siente avergonzado
porque sabe perfectamente que el objeto que es la fuente de su prosperidad, su riqueza, su
poder, su exaltación, su progreso y fuerza, como ha sido ordenado por Dios, es la tierra misma,
la cual hollan los pies de todos los hombres. No cabe duda que quienquiera sea conocedor de
esta verdad, se ha purificado y santificado de todo orgullo, arrogancia y vanagloria.

Bahá’u'lláh (Epistle to the Son of the Wolf, páginas 30,44.)


INTEGRIDAD

La espada de un carácter virtuoso y de una conducta recta es más afilada que las hojas de
acero.

Esta gente no necesita armas destructoras puesto que se han dedicado a reconstruir el mundo.
Sus huestes son las huestes de las buenas acciones y sus armas, las armas de una conducta recta
y su comandante es el temor de Dios.

Quienquiera se levante a ayudar a su Causa en este Día y llame en su ayuda las huestes de un
carácter loable y una conducta recta, la influencia que fluye de tal acción, ciertamente será
difundida por todo el mundo.

Bahá’u'lláh (Epistle, páginas 29, 74; Pasajes CXXXI.)

" Cuán a menudo se oía decir al Amado Maestro: Si cada uno de los amigos tomara como
objetivo cumplir, en toda su integridad e implicaciones, una sola de las enseñanzas de la Fe, con
devoción, desprendimiento, constancia y perseverancia y la ejemplificara en todas las acciones y
ocupaciones de su vida, el mundo sería otro y la faz de la tierra reflejaría los esplendores del
Paraíso de Abhá. Imagínense cuán maravillosos serian los cambios si los amados del
misericordioso se condujeran, ya sea en su carácter individual o colectivo, de acuerdo a los
consejos y exhortaciones que han emanado de la Pluma de gloria”.

(Shoghi Effendi, de una carta, con fecha 12 de enero de 1923, a
los Bahá’ís de Persia, traducida del persa.)

“ Él guarda la esperanza de que ustedes se desarrollen hasta llegar a ser bahá'ís tanto en lo que
se refiere a carácter como en creencia, Todo el propósito de Bahá’u’lláh es que lleguemos a ser
una nueva especie de individuos - Íntegros, benévolos, inteligentes, veraces y honestos, viviendo
de acuerdo a sus grandes leyes mandadas para esta época en la evolución del hombre. Afirmar
que somos Bahá’ís no es suficiente; nuestro ser interior debe llegar a ser noble e iluminado como
resultado de vivir una vida Bahá’í.”

(De una carta, con fecha 25 de agosto de 1944, escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Louhelen Shool Junior Session, U.S.A.)


LIBERTAD

La libertad tiene que llevar, finalmente, a la sedición, cuyas llamas nadie puede apagar...Sabed
que la personificación de la libertad y su símbolo es el animal. Lo que convierte al hombre es
sumisión a las restricciones que le protegerán de su propia ignorancia y le resguardarán del daño
de los hacedores de maldad. La libertad hace que el hombre sobrepase los límites de la decencia
e infrinja la dignidad de su posición. Lo rebaja al nivel de extrema depravación y perversidad...

Di: la Verdadera libertad consiste en la sumisión del hombre a mis mandamientos, Por poco que la
conozcáis, Sí los hombres observaran aquello que les hemos enviado do desde el Cielo de la
Revelación ellos ciertamente, alcanzarían la perfecta libertad.

Di: la libertad que os aprovecha no se halla en ningún lugar salvo en la completa servidumbre hacía
Dios, la Eterna Verdad, Quienquiera haya gustado su dulzura rehusará trocarla por todo el dominio
de la tierra y del cíelo,

Bahá’u’lláh (Pasajes CLIX),


MODERACIÓN

Todo lo que traspase los límites de la moderación cesará de ejercer influencia beneficiosa.

Quienquiera que se aferre a la justicia, no puede en ninguna circunstancia, transgredir los
límites de la moderación...La civilización, tan a menudo preconizada por los doctos
representantes de las artes y ciencias, traerá, si se les permite rebasar los límites de la
moderación, gran daño sobre los hombres... Si es llevada a exceso, la civilización resultará una
fuente de maldad tan prolífica como lo fue de bondad cuando era mantenida dentro de las
restricciones de la moderación... Todo lo demás esta sujeto a este principio de moderación.

Bahá’u’lláh, (Pasajes , CX, CLXIII)


MODESTIA

El temor de Dios siempre ha sido una defensa segura y una inviolable fortaleza para todos los
pueblos del mundo. Es la principal causa de la protección de la humanidad y el supremo
Instrumento para su resguardo. En efecto, existe en el hombre una facultad que lo protege y
disuade de todo lo que sea indigno e indecoroso y es conocida como el sentido de la vergüenza.

Bahá’u’lláh, (Epistle, pág. 27).


MUNDO

¡Oh hijo del ser! No te ocupes de este mundo, pues con fuego probamos al oro y con oro
probamos a nuestros siervos.

Di: Si deseáis esta vida y sus vanidades, deberíais haberlas buscado cuando todavía estabais
encerrados en los vientres de vuestras madres, Porque en aquel tiempo os aproximabais
continuamente a ellas, si sólo lo comprendierais. Por otra parte, desde que nacisteis y alcanzasteis la
madurez os habéis estado alejando del mundo y acercando al polvo. ¿Por qué, entonces, manifestáis
tanta avaricia en acaparar los tesoros de la tierra cuando vuestros días están contados y vuestra
oportunidad está casi perdida? ¿Acaso, entonces, oh negligentes, no despertaréis de vuestro sueño?

El mundo no es más que una apariencia vana y vacía, una mera nada que lleva semejanza de .
realidad. No pongáis vuestros afectos en el. No rompáis el vínculo que os une con vuestro
Creador y no seáis de aquellos que han errado y se han desviado de sus caminos. Ciertamente
digo: el mundo es como el vapor de un desierto, el sediento sueña que es agua y lucha por
alcanzarlo con todas sus fuerzas hasta que, cuando llega a él, encuentra que es sólo una mera
ilusión. Más aún, puede comparársele con la imagen sin vida de la amada a quien el amante ha
buscado y, al fin, después de larga Búsqueda y para su mayor pesar, ha encontrado que es tal
que no puede “cebar ni aquietar su hambre”.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 55; Pasajes LXVI, CLIII),


OBEDIENCIA

"A menudo nos son difíciles las cosas por ser tan diferentes de lo que estamos acostumbrados a
hacer y no porque en sí mismas sean tan difíciles. Sin duda para usted y, ciertamente, para la
mayoría de los bahá'ís quienes ahora, como adultos, están aceptando esta gloriosa Fe, algunas
ordenanzas tales como el ayuno y la oración diaria son difíciles al principio de entender y
obedecer. Pero siempre debemos pensar que estas cosas han sido dadas a todos los hombres por
un lapso de mil años. Para los niños bahá'ís que las vean cumplir en sus casas, serán tan naturales
y necesarias como lo era el ir a la iglesia los domingos para la más piadosa generación de los
cristianos. Bahá’u’lláh no nos hubiera dado estas cosas si no fueran para nuestro mayor
provecho y, como los niños que tienen la sensatez de darse cuenta de que su padre es sensato y
hace lo que le conviene, debemos aceptar obedecer estas ordenanzas aunque al principio no
veamos ninguna necesidad de ellas. Obedeciéndolas, gradualmente veremos en nosotros mismos
los beneficios que confieren.”

(De una carta, con fecha 16 de marzo de 1949. Escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


PACIENCIA

Él, en verdad, aumentara la recompensa de aquellos que soportan con paciencia,

Si alguien te injuria o las tribulaciones te tocan en el sendero de Dios, sé paciente y pon tu
confianza en Él, quien oye, quien ve,

Bahá’u’lláh (Pasajes LXVI; Epistle, pág. 24).

“Son tantos los malentendidos que tienen su origen en la intensa adhesión de los amigos a la Fe
así como también en su propia inmadurez, Por lo tanto, debemos ser sumamente pacientes y
amorosos los unos con los otros y tratar de establecer la unidad en la familia bahá'ís. Las
diferencias, . .que usted describe en su carta son causadas , cree él, por lo que ya fue
mencionado y no por enemistad a la Fe o insinceridad.

"Él urge a usted a que haga lo más que pueda para crear mayor amor y armonía en la
Comunidad y para perseverar en la enseñanza de la Sagrada Fe."

(De una carta, con fecha 17 de octubre de 1944, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


PERFECCIÓN

"Debemos concentrarnos en perfeccionar nuestro carácter como bahá'ís individualmente y en
hacer madurar nuestro Orden Mundial que todavía está en un estado embrionario e
inadecuadamente entendido; en difundir el Mensaje de acuerdo a los requisitos del Plan Divino y
en construir una comunidad mundial bahá'í estrechamente enlazada. Relativamente, somos poco
numerosos y tenemos una tarea tan preciada, única y responsable que llevar a cabo. Debemos
concentrar todas nuestras fuerzas en ella."

(De una carta, con fecha 9 de mayo de 1947, escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados
Unidos y Canadá.)

"Le complace mucho ver que ustedes han puesto en práctica uno de los preceptos más
alentadores de 'Abdu'I-Bahá el cual dice que debemos tratar de hacer de cada obstáculo un
peldaño para el progreso. En el curso de su vida pasada todos ustedes han cometido graves
deslices; pero lejos de sentirse amargados o derrotados por esta experiencia, tienen la
determinación de hacer de ello el medio de purificar su naturaleza, de mejorar su carácter y de
permitirse ser mejores ciudadanos en el futuro. Ello es verdaderamente grato a los ojos de
Dios."

(De una carta, con fecha 26 de marzo de 1957, escrita de parte de
Shoghi Effendi a los Bahá’ís en la prisión "Farm Kitalaya",
Uganda.)

"Los bahá'ís, dadas las condicione, del mundo de hoy, deben destacarse firme y valerosamente
como seguidores de Bahá'u'lláh, obedecer sus Leyes y esforzarse en la construcción de Su Orden
Mundial. Con el arbitrio jamás podremos establecer nuestra Fe o atraer a ella los corazones de
los demás. A menudo esto implica gran sacrificio personal, pero sabemos que cuando obramos
correctamente Dios nos da fuerza para llevarlo a cabo y atraemos sus favores divinos En tales
momentos sabemos, por cierto, que nuestra calamidad es, en realidad, una bendición."

(De una carta, con fecha 7 de mayo de 1957, escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Australia,
citada en Bahá'í News, Nº 335, enero 1959, pág. 2.)


PUREZA

Nosotros de verdad vemos vuestras acciones. Si percibimos de ellas el dulce aroma de la
pureza y santidad, Nosotros, ciertamente, os bendeciremos.

Hemos ordenado a los siervos y siervas de Dios que sean puros y teman a Dios para que
puedan sacudiese la modorra de sus deseos corruptos y se vuelvan hacia Dios.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXLI, Epistle, pág. 23).

El corazón puro es aquél que está enteramente desprendido del yo.

'Abdu'I-Bahá ('Abdu'I-Bahá in London, pág. 110).

“Consideren en qué medida en la Voluntad y Testamento y en las Tablas y Escritos sagrados,
se les ha instado y exhortado a los amigos de Dios a que demuestren rectitud, buena voluntad,
tolerancia, santidad, desprendimiento de todo lo que no sea Dios y de todo cuanto pertenezca a
este mundo y a que ejemplifiquen cualidades y características celestiales. Primero y antes que
nada, uno debería hacer lo que fuera necesario para purificar su corazón e impulsos; de lo
contrario sería inútil empeñarse en cualquier empresa. Es esencial, además, abstenerse de la
hipocresía y la ciega imitación puesto que su fétido olor pronto sería percibido por todo hombre
de entendimiento y sabiduría. Además, los amigos deben observar las horas señaladas para la
recordación de Dios, la meditación, la devoción y la oración, ya que es muy poco probable - no,
más bien imposible que cualquier iniciativa prospere o se desarrolle sin los dones y
confirmaciones divinas. Es difícil imaginarse cuán grande es la influencia que, en las almas
humanas, ejercen el amor, la veracidad y la pureza de motivos genuinos, Pero tales cualidades
no pueden adquiriese a menos que cada creyente se esfuerce diariamente por adquirirlas...

"Es principalmente por medio del poder de los hechos nobles y del carácter, más bien que por
la fuerza de la exposición y las pruebas, que los amigos de Dios deberían demostrar al mundo el
hecho de que lo que ha sido prometido por Dios sucederá inevitablemente, que ya se está
realizando y que las divinas buenas nuevas son precisas, evidentes y completas. Por cierto, a
menos que algunas almas distinguidas pongan pie en la arena del servicio y brillen
resplandecientes en medio del grupo humano, el vindicar la verdad de esta Causa a la vista de los
hombres inteligentes del mundo, sería una tarea formidable. Empero, si los amigos llegaran a
convertirse en la personificación de la bondad y de la excelencia, no serían necesarias las
palabras y argumentos. Sus propias acciones serían un testimonio elocuente y su conducta noble
aseguraría la preservación, la integridad y la gloria de la Causa de Dios.”

(Shoghi Effendi de una carta, con fecha 19 de diciembre de 1923,
a los Bahá’ís de Oriente, traducida del persa.)

" Debemos mirar siempre al frente e intentar llevar a cabo, de hoy en adelante, lo que hayamos
dejado de hacer en el pasado. Los fracasos, pruebas y aflicciones, si los utilizamos
correctamente, pueden llegar a ser el medio por el cual purificamos nuestro espíritu,
fortalecemos nuestro carácter y nos permiten elevarnos a mayores alturas de servicio.”

(De una carta, con fecha 14 de diciembre de 1941, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


RECTITUD

"El Guardián creé que el curso sobre el tema de la formación del carácter dado por ... tiene una
importancia especial, que debe dársele su debido énfasis y que debe ser estudiado con cuidado y
esmero, especialmente por los creyentes jóvenes presentes en la escuela. Aquellas normas de
conducta bahá'í que él mismo ha enunciado en su más reciente epístola general: 'El
Advenimiento de la Justicia Divina', y que cada creyente leal y consiente debe esforzarse por
mantenerlas y promoverlas como un deber primordial, son dignas de estudio y meditación y
deben constituir este año el tema principal central del programa en cada una de las tres Escuelas
de Verano en los Estados Unidos.”

(De una carta, con fecha 20 de mayo de 1939, escrita de parte de
Shoghi Effendi al Comité de la Escuela de Verano de Louhelen.)


SALUD

Cualquier mal que afecte al cuerpo del hombre es un obstáculo que impide la manifestación del
poder y fuerza inherentes al alma.
Bahá’u’lláh (Pasajes LXXX.)

Si la salud y el bienestar del cuerpo fueran empleados en el camino del reino, esto es
completamente aceptable y loable, y si se emplean en provecho del mundo humano en general,
aunque sea en su provecho material (o corporal) y son una forma de hacer el bien, esto también
es aceptable. Pero si la salud y el bienestar humanos se disipan en los deseos sensuales, en una
vida a nivel animal y en ocupaciones satánicas, entonces más vale la enfermedad que tal salud;
no, más bien, la muerte misma es preferible a semejante vida.. Si desea la salud, deséala para
poder servir al reino.

‘Abdu’l-Bahá Tablets, pág. 207.)


SANTIDAD

Él ha elegido de todo el mundo los corazones de sus siervos y los ha hecho sede de la
revelación de su gloria. Por tanto, santificadlos de toda mancha, para que aquello para lo cual
fueron creados sea grabado en ellos.

Di: Tened misericordia de vosotros mismos y de vuestros semejantes y no permitáis que la
Causa de Dios - Causa que es inmensamente exaltada sobre la esencia íntima de la santidad- sea
manchada por la inmundicia de vuestras ociosas fantasías, de vuestras imaginaciones indecorosas
y corruptas.

Levantaos, oh pueblos, y, por la fuerza del poder de Dios, decidíos a ganar la victoria sobre
vosotros mismos, que quizá toda la tierra sea librada y santificada de su servidumbre a los dioses
de sus vanas fantasías, dioses que a sus desdichados adoradores han infligido tanta pérdida y de
cuya miseria son responsables. Estos ídolos constituyen el obstáculo que ha estorbado al hombre
en sus esfuerzos por avanzar en el sendero de perfección.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXXVI,XLIII).


SINCERIDAD

El verdadero buscador no debiera desear a otros lo que no desea para sí mismo, ni prometer lo
que no ha de cumplir.

Bahá’u’lláh (Kitáb-i-Iqán, pág. 121).

No esperes que aquellos que violan las ordenanzas de Dios sean veraces ni sinceros en la fe
que profesan. Evítales y mantén guardia estricta sobre ti, no sea que sus maquinaciones y
maldades te dañen.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXIV).

Tened cuidado, oh pueblo, de ser de aquellos que dan buenos consejos a otros pero olvidan
seguirlos ellos mismos. Las palabras de ellos y, más allá de las palabras, las realidades de todas
las cosas y, más allá de estas realidades, los ángeles que están cerca de Dios, les acusan a ellos
de falsedad.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXVIII).

Te incumbe ser completamente sincero, volverte hacia el sagrado reino y dar generosamente el
espíritu en la Causa del Señor de Poder. Verdaderamente, ésta no es sino una vida eterna y
sempiterna que no tiene fin en el mundo de la existencia.

‘Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 620).


SUEÑO

Si un hombre duerme, no debe hacerlo para disfrutar sino para descansar el cuerpo, para que
éste pueda servir y hablar mejor, explicar de una manera más bella, servir a los siervos de Dios y
demostrar las verdades. Estando despierto, él debe tratar de ser atento, servir a la causa de Dios
y sacrificar su propio rango por el de Dios. Cuando él alcance tal posición, ciertamente llegarán
a él las confirmaciones del Espíritu Santo y el hombre con este poder podrá resistir a cuantos
habitan la tierra.

‘Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 460).


TEMPLANZA

Bebed, oh siervas de Dios, del Vino Místico de la copa de mis palabras. Desechad de vosotras,
entonces, aquello que vuestras mentes aborrecen, puesto que esto os ha sido prohibido en sus
Tablas y Escrituras. Cuidado, no vaya a ser que cambiéis el Río que es ciertamente la vida, por
aquello que las almas de los puros de corazón detestan. ¡Intoxicaos con el vino del amor de Dios
y no con aquél que adormece vuestras mentes, oh vosotras, las que lo adoráis! En verdad, esto
ha sido prohibido a todo creyente, ya sea hombre o mujer.

Bahá’u’lláh (Advenimiento, pág. 51).

Beber vino está prohibido de acuerdo con el texto del Libro Más Sagrado; puesto que es éste
la causa de enfermedades crónicas, debilita los nervios y consume la mente.

‘Abdu’l-Bahá (Advenimiento, pág. 51).

No obstante, no debemos olvidarnos que una característica esencial de este mundo son las
injusticias y las tribulaciones y que, superándolas, logramos nuestro desarrollo moral y espiritual.
Como dice el Maestro, las aflicciones son como surcos: cuanto más profundos son, mas frutos
obtenemos.

(De una carta, con fecha 5 de noviembre de 1921, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)











































BENEVOLENCIA



AMIGABILIDAD

Gustamos de veros en todo momento uniéndoos en amistad y concordia dentro del paraíso de
mi complacencia y de aspirar de vuestros actos la fragancia de la amigabilidad y la unidad, de la
amorosa bondad y la fraternidad... Siempre estaremos con vosotros; si aspiramos el perfume de
vuestra fraternidad, Nuestro corazón de seguro se regocijará, pues nada más nos puede
satisfacer.

Mostrad paciencia, benevolencia y amor los unos por los otros. Si alguno de entre vosotros no
pudiera captar cierta verdad o estuviera haciendo esfuerzos para comprenderla, mostrad en
vuestra conversación con él un espíritu de buena voluntad y suma bondad. Ayudadle a ver y
conocer la verdad, sin considerarse en lo más mínimo superior a él ni poseedor de mayores
dotes.

Bahá'u'lláh (Pasajes CXLVI, V).

"Si nosotros los bahá'ís no podemos lograr una cordial unidad entre nosotros mismos, estamos
fracasando en comprender la razón principal por la que el Báb, Bahá'u'lláh y el Amado Maestro,
vivieron y sufrieron.

“Para poder lograr esta cordial unidad, uno de los primeros requisitos que nos exigen
Bahá’u’lláh y ‘Abdu’l-Bahá es que resistamos la proclividad natural de dejar que nuestra
atención se concentre en las faltas y defectos ajenos y no en los propios. Cada uno de nosotros
es responsable por una sola vida y ésta es la propia, Todos nosotros estamos inmensurablemente
lejos de ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto y la tarea de perfeccionar nuestra
propia vida y carácter es tarea que requiere toda nuestra atención, fuerza de voluntad y energía.
Si permitimos que nuestra atención y energías se malgasten en esfuerzos por enderezar a los
demás y remediar sus faltas, estamos perdiendo un valioso tiempo. Somos como labradores,
cada uno con su yunta para manejar y su arado para guiar y para mantener derecho su curso
debe fijar la vista en la meta y concentrarse en la tarea propia. Si se mira aquí y allá para ver
cómo trabajan 'Fulano y Mengano' y se critica su labranza, entonces, seguramente, el surco
propio saldrá tortuoso.

"En ningún punto son más enfáticas las enseñanzas bahá'ís que en el de la necesidad de
abstenerse de encontrar faltas y murmurar, a la vez que debe ansiarse en todo momento
descubrir en sí mismo los defectos y extirparlos y vencer los deslices propios.

Si profesamos lealtad a Bahá’u’lláh, a nuestro Amado Maestro y a nuestro querido Guardián,
entonces debemos demostrar nuestro amor obedeciendo estas explícitas enseñanzas. Hechos y
no palabras son lo que éstas exigen y que, por muy grande que sea el fervor en el uso de las
expresiones de lealtad y adulación, no podrá compensar el fracaso en vivir en el espíritu de las
enseñanzas.”

(De una carta con fecha 12 de mayo de 1925, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


AMOR PARA El NOMBRE

Cada uno ve en los otros la Belleza de Dios reflejada en el alma y, encontrando este punto de
similitud, se sienten atraídos uno al otro, en amor, Este amor hará de los hombres las olas de un
solo mar; este amor los hará estrellas de un cielo y frutos de un solo árbol. Este amor traerá la
realización de un acuerdo verdadero y de una unidad real.

El amor es ilimitado, sin fronteras, infinito Las cosas materiales son limitadas, circunscriptas,
finitas. Nunca podréis expresar adecuadamente el amor infinito con medios limitados. El amor
perfecto necesita un instrumento desprovisto de egoísmo, libre de toda clase de restricciones. El
amor a la familia es limitado; la hermandad de sangre no es el lazo más fuerte. Frecuentemente
los miembros de una misma familia están en desacuerdo y llegan hasta odiarse unos a otros. El
amor patriótico también es limitado; el amor a su patria causando el odio de otros no puede ser
amor perfecto. Y los compatriotas no están libres de luchas intestinas. El amor a la raza es
también limitado; existe aquí determinada unión pero no es suficiente. ¡El amor debe estar libre
de fronteras! El amor a nuestra raza puede significar muchas veces el odio hacia todas las otras
y muchas veces gentes de la misma raza se odian mutuamente. El amor político está sujeto al
odio de unos partidos para con otros; este amor es limitado e incierto. El amor de interés común
en el servicio es igualmente fructuante; frecuentemente surgen competencias que conducen al
recelo y con el tiempo la envidia reemplaza al amor...Todos estos lazos de amor so imperfectos.
Es claro que estos lazos materiales sean insuficientes para expresar adecuadamente el Amor
Universal. Un gran amor desinteresado por la Humanidad no está limitado por ninguna de estas
imperfecciones semiegoistas, éste es el Amor Perfecto, posible para todo el género humano y
que solo puede alcanzarse con el poder del Espíritu Divino.

'Abdu'l-Bahá (Sabiduría de ‘Abdu’l-Bahá, págs. 32-33.)

“Son nuestros el poder y el privilegio de traducir el amor y la devoción que sentimos por
nuestra amada Causa en hechos y acciones conducentes al máximo provecho de la humanidad.”

(Shoghi Effendi, de una carta con fecha 20 de noviembre de 1924
a un creyente individual.)

"No todos nosotros estamos capacitados para servir de la misma manera pero la única manera
efectiva por la cual cada bahá'í puede difundir la Fe es la del ejemplo. Ello conmueve los
corazones de la gente mucho más intensamente que las palabras.

“El amor que demostremos a los demás, la hospitalidad y la comprensión, el estar dispuestos a
ayudarles, éstos son la mayor publicidad para la Fe. La gente deseará saber de ella cuando vean
estos hechos en nuestra vida. "

(De una carta, con fecha 14 de octubre de 1943, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

“Lo que el mundo precisa hoy día es el espíritu bahá’í. La gente siente una gran necesidad de
amor, de altas normas que puedan respetar y de soluciones a sus numerosos y graves problemas.
Los bahá’ís deben derramar sobre quienes encuentran en su camino el caluroso y vivo Espíritu
de la Causa y esto, combinado con la enseñanza, no puede sino atraer a la Fe a quienes
sinceramente buscan la verdad.”
(De una carta, con fecha 18 de diciembre de .1943, escrita de
parte de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Le causó gran alegría recibir sus noticias y saber que este año Green Acre estuvo
compenetrado de un amor y armonía que fueron conducentes a la confirmación de muchas
nuevas almas en la Fe. Este amor entre los creyentes es el imán que, más que ninguna otra cosa,
atraerá a los corazones y hará que nuevas almas entren en la Causa. Pues es obvio que las
enseñanzas – aunque son maravillosas- no podrán cambiar el mundo a menos que el espíritu del
amor de Bahá'u'lláh se refleje en las Comunidades Bahá'ís."

(De una carta, con fecha 27 de octubre de 1944, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"La mayor necesidad dentro de la Causa en todas partes es la de inculcar en los amigos el amor
entre ellos. Existe una tendencia a mezclar las funciones de la Administración y de tratar de
aplicar ésta a las relaciones individuales, lo cual es abortivo, ya que la Asamblea es una Casa de
Justicia naciente y se supone que ha de administrar los asuntos de la comunidad conforme a las
Enseñanzas. Pero los individuos, en sus relaciones los unos con los otros, se rigen por el amor,
la unidad, el perdón y el ojo que cubre el pecado ajeno. Cuando los amigos lleguen a
comprender esto se llevarán mucho mejor; sin embargo, siguen jugando a la Asamblea Espiritual
entre ellos y pretenden que el Asamblea se porte como un individuo.”

(De una carta del 5 de octubre de 1950, escrita de parte de Shoghi
Effendi a un creyente individual.)


ANIMALES

El verdadero buscador debiera ser bondadoso con los animales, y, mas aun, con su semejante
que está dotado del poder del habla,

Bahá'u'lláh (Kítáb.í-lqan, pág. 121),

El animal y el hombre tienen en común la sensibilidad e instintos físicos...Los pobre animales no
poseen la facultad del habla...por lo tanto, debe mostrarse mucha consideración para con los
animales y mostrar a éstos más bondad que a los hombres. Educad vuestros niños mientras están
en la infancia de tal manera que lleguen a ser cada vez más bondadosos y misericordiosos con
los animales.

'Abdu'l-Bahá (Tablets).


ASOCIACIÓN

No te pongas contento hasta que todo aquél con quien trates sea para ti como un miembro de
tu familia. Considera a cada cual como un padre, como un hermano, una hermana, una madre o
un hijo. Si logras hacer esto, tus dificultades desaparecerán; sabrás qué hacer.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, pág. 92.)

¡Cuando amáis a algún miembro de vuestra familia o a un compatriota, dejad que ello sea un
rayo de Amor Infinito! ¡Dejad que sea en Dios y por Dios! Donde quiera que encontraréis los
Atributos de Dios, amad a esa persona, ya sea una persona de vuestra familia o de otra.
Derramad la Luz de un Amor Infinito sobre todos los seres humanos con quienes tratéis.

'Abdul-Bahá (Sabiduría de 'Abdu’l-Bahá, página 35).


BENEVOLENCIA

Una lengua amable es el imán del corazón de los hombres. Es el plan del espíritu, reviste de
significado las palabras, es fuente de la luz de la sabiduría y el entendimiento

Bahá'u'lláh (Pasajes CXXXII),

No aflijáis o neguéis a nadie diciendo “ él no es un bahá’í”. Por sus hechos será conocido, no
hay secretos entre los bahá’ís; el bahá’í nada oculta.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, pág. 100)

“Los amigos deben tener paciencia los unos con los otros y darse cuenta de que la Causa
todavía se encuentra en su infancia y que sus instituciones aún no funcionan perfectamente.
Cuanto mas grande la paciencia, la cariñosa comprensión y la y la indulgencia que los creyentes
demuestren uno para con otros hacia sus negligencias, mayor será el progreso de toda la
Comunidad bahá’í en general.”

( De una carta, con fecha 27 de febrero de 1943, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

“Debemos darnos cuenta de nuestra imperfección y no dejarnos alterar por las cosas lamentables
que sucedan, a veces, durante las Convenciones, a veces en las Asambleas o en los Comités, etc,
Tales cosas son esencialmente superficiales y con el tiempo serán superadas”.

(De una carta, con fecha 17 de marzo de 1943, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


BUEN CARÁCTER

Los compañeros de Dios son, en este día, la masa que debe leudar a los pueblos del mundo,
Ellos deben manifestar tal sentido de integridad, de veracidad y de perseverancia, tales hechos y
testimonios de conducta que todo el género humano pueda beneficiarse de su ejemplo.

El propósito del Dios único y verdadero al manifestarse a sí mismo es emplazar a toda la
humanidad a la veracidad y sinceridad, a la piedad y confiabilidad, a la resignación y sumisión a
la Voluntad de Dios, a la paciencia y amabilidad, a la rectitud y sabiduría. Su objetivo es cubrir
a cada hombre con el manto de un carácter santificado y adornarlo con el ornamento de acciones
buenas y santas.

El deber fundamental es hoy en día purificar vuestros caracteres, corregir vuestros modales y
mejorar vuestras conductas. Los amados del Todo Misericordioso deben manifestar tal carácter
y conducta y entre sus criaturas que la fragancia de su santidad pueda derramarse sobre el
mundo entero y pueda avivar a los muertos, dado que la finalidad de la Manifestación de Dios de
la alborada de la claridad ilimitada del Invisible es la de educar a las almas de los hombres y el
afinar el carácter de cada persona viviente.

Un buen carácter, verdaderamente, es el mejor manto para el hombre de parte de Dios;
mediante él, Dios adorna los templos de sus amigos, Por mí vida, la luz de un buen carácter
sobrepasa la luz del sol y su efulgencia. Quien alcanza esto es considerado como la esencia del
hombre. En él se basan y de él depende el honor y la gloria del mundo. Un buen carácter es el
propósito de la guía del hombre hacia el sendero recto y el gran mensaje.

Bahá'u’lláh (Advenimiento, págs, 37-38; Pasajes CXXXVII;
Advenimiento, págs. 41-42; Tablets of Bahá’u’lláh pág. 7).

“Los elegidos de Dios... no deberían fiarse en la condición depravada de la sociedad en que
viven, ni en las evidencias de la degradación moral y conducta frívola que demuestra la gente
que los rodea, No deberían conformarse con una mera distinción y excelencia relativas. Por el
contrario, deberían fijar su mirada en subliminales más nobles fijándose como meta suprema los
consejos y exhortaciones de la Pluma de gloria. Entonces sabrán perfectamente cuán numerosas
son las etapas que quedan por atravesar y cuán lejos se halla la meta deseada, la cual no es otra
que la ejemplificación de la ética y virtudes clestiales.”

”(Shoghi Effendi, de una carta con fecha 30 de octubre de 1924 a
la Asamblea Espiritual Local de Tihrán, traducida del persa.)


CARIDAD

La Caridad es amada y aceptable ante Dios y es aceptable ante Dios y es considerada la primera
entre todas las buenas acciones. Realmente, esta palabra bendita es, en esta relación, un sol entre las
palabras. Bendito sea quién prefiere a su hermano antes que así mismo; tal, es uno del pueblo de
Bahá.

Sin embargo, los que poseen riquezas, deben tener la mayor consideración para con los pobres
ya que grande es el honor destinado por Dios para los pobres que son firmes en paciencia... No
ha otro honor fuera del que Dios desee conceder, que pueda compararse con este honor, Grande
es la bienaventuranza que espera a los pobres que soportan pacientemente y encubren sus
padecimientos y venturosos son los ricos que donan riquezas a los necesitados y que los
prefieren a ellos antes que así mismo.

Bahá’u’lláh (Tablets of Bahá’u’lláh, pág., 57; Pasajes C),

Cuando una persona realiza una buena acción pero no está motivada por el amor y
conocimiento de Dios, si bien es digna de elogio, es imperfecta.

‘Abdu’l-Bahá (Contestación a unas preguntas, página 265).


COMPASIÓN

¡Cuidad a los enfermos es uno de los deberes más importantes! A toda alma que se enferme,
los demás amigos, ciertamente, deben ofrecer la vida (de servicio) y la mayor bondad.

Todos debemos visitar a los enfermos. Cuando estos se sienten tristes y sufren es una
verdadera ayuda y beneficio recibir la visita de un amigo. La felicidad es un gran curativo para
quienes están enfermos. En el oriente tienen la costumbre de visitar a menudo al paciente y de
conocerlo individualmente. Los pueblos de oriente demuestran la mayor bondad y compasión
hacia los enfermos y los que sufren. Esto tiene mayor efecto que el remedio en si. Siempre
debéis tener este pensamiento de amor y afecto cuando visitéis a los dolientes y afligidos,

'Abdu'l-Bahá (Tablets, pág. 149; Promulgation of Uníversal
Peace, pág, 199).


CONFIABILIDAD

No actuéis traicioneramente con los vienes de vuestro prójimo, Sed dignos de confianza en la
tierra y no privéis a los pobres de las cosas que Dios, mediante su gracia, os ha dado, Él,
verdaderamente, os otorgará el doble de lo que poseéis.

Sabe con certeza que quienquiera que no crea en Dios no es digno de confianza ni veraz. Esto
es, de hecho, la verdad, la indudable verdad. Quien obra traidoramente hacia Dios obrará
también traidoramente hacia su rey. Nada puede apartar a este hombre del mal, nada puede
impedir traicionar a su prójimo, nada puede inducirle a actuar con rectitud.

Bahá’u’lláh (Epistle, pág. 54; Pasajes CXIV.)

Demostrad tal empeño que todas las naciones y comunidades del mundo, aún los enemigos,
depositen en vosotros su confianza, certidumbre y esperanza; que si algún individuo cometiese
errores cien mil veces, aun así pueda volver su rostro hacia vosotros esperanzado en que
vosotros perdonaréis sus pecados; pues él no debe llegar a la desesperación ni sentirse
apesadumbrado ni desalentado.

‘Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 436.)


CORTESÍA

Nosotros, verdaderamente, hemos dado Preferencia a la cortesía y hecho de ella el verdadero
distintivo de quienes están cerca de Él. La cortesía, en verdad, es una vestimenta apta para
todo hombre, ya sea joven o viejo. Bienaventurado sea el que adorne con ella su sien y ¡ay! de
aquél que se prive de esta gran munificencia.

i Oh pueblo de Dios! Os exhorto a la cortesía. La cortesía es, en primera instancia, el Señor
de todas las virtudes. Bendito aquél que está iluminado con la luz de la cortesía y se haya
adornado con el manto de la rectitud. Quien esté dotado con cortesía está dotado con gran
posición.

Bahá'u'lláh (Epistle, pág. 50; Tablets o£ Bahá’u’lláh, pág. 27.)


DEFENSA DE LA CAUSA

Incumbe a todos los hombres, cada cual de acuerdo con su habilidad, refutar los argumentos
de aquellos que han atacado la Fe de Dios.

Si algún hombre se levantara para defender, en sus escritos, la Causa de Dios contra sus
acometedores, tal hombre, por muy insignificante que fuere su aporte, será tan honrado en el
mundo venidero que el Concurso en lo alto envidiaría su gloria. Ninguna pluma puede retratar
la sublimidad de su posición ni puede lengua alguna describir su esplendor. Porque a
quienquiera que se mantenga firme y constante en esta santa, esta gloriosa y exaltada
Revelación, le será dado tal poder que lo habilitará para arrastrar y resistir todo lo que hay en
el cielo y en la tierra.

Bahá’u’lláh (Pasajes CLIV ).


DIFAMACIÓN

¡Oh Hijo del Hombre! No murmures los pecados de otros mientras seas tú mismo un pecador.
Si desobedecieres este mandamiento, serás afligido.

He destinado la lengua para mi mención, no la manchéis con maledicencia. Si os venciere el
fuego del yo, recordad vuestras propias faltas y no las de mis criaturas; por cuanto cada uno de
vosotros se conoce a sí mismo mejor que a los demás.

¡Oh compañero de mi trono! No escuches nada malo, ni mires nada malo; no te rebajes, no
suspires, ni te lamentes. No digas nada malo para que eso mismo no llegue a tus oídos; no
agrandes las faltas de los demás para que tus propias faltas no sean agrandadas; no desees la
humillación de nadie para que no sea expuesta tu propia humillación.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 27; Palabras Ocultas
Persas Nos. 66, 44 .)


DISCORDIA

El credo de Dios es para el amor y la unión; no lo hagáis causa de discordia y desunión.. . Él ha
prohibido la disputa y la contienda con una prohibición absoluta.

No hay nada en este Día que pueda hacer más daño a mi Causa que la disensión y la contienda,
las disputas, el alejamiento Y la apatía entre los amados de Dios.

Bahá’u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 27; Pasajes V .)

¡Oh vosotros amigos de Dios! ¡Cuidaos! ¡Cuidaos de las diferencias! A causa de las
diferencias el Templo de Dios se destruye en su base misma y a causa del soplo de los vientos
del desacuerdo, el Árbol Bendito no puede dar fruto alguno. A causa del intenso frío de la
diversidad de opiniones, se marchita el rosedal de la unidad se extingue el fuego del amor de
Dios.
'Abdu’l-Bahá (tablets, pág . 431.)

"Respecto al asunto de ... y a la desarmonía que parece existir entre ciertos amigos ... : Cuando
los bahá'ís permiten que las oscuras fuerzas del mundo entren en sus propias relaciones dentro
de la Fe, comprometen gravemente el progreso de ésta; es el supremo deber de los creyentes, las
asambleas locales y, en particular, de la Asamblea Espiritual Nacional, promover la armonía, la
comprensión y el amor entre los amigos. Cada uno debería estar dispuesto y deseoso de poner a
un lado todo sentimiento personal de agravio - sea o no justificado- para bien de la Causa,
porque la gente jamás la abrazará a menos que vea reflejada en su vida de comunidad lo que tan
manifiestamente falta en el mundo: amor y unidad.”

(De una carta, con :fecha 13 de mayo de 1945, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Ya que usted se ha dirigido a él pidiendo su guía, él, muy francamente, le dará su opinión.

"Él cree que la actual desarmonía existente entre ustedes... es muy perjudicial para el avance de
la Causa y sólo puede conducir a quebrantamientos y enfriamiento del interés por parte de los
nuevos creyentes. Ustedes ...debieran olvidarse de los agravios personales y unirse para la
protección de la Fe a la cual, él bien sabe, son ustedes devotamente leales y están dispuestos a
sacrificarse por ella.

"Probablemente las mayores pruebas que pasan los bahá'ís son las que crean los unos para los
otros; pero por amor al Maestro debieran estar dispuestos siempre a no hacer caso de los errores
ajenos, a pedir perdón por palabras hirientes que hayan pronunciado, a perdonar y olvidar. A
usted él le recomienda con ahínco que actúe de esta manera.

"También cree que usted y... no debieran mantenerse alejados de las reuniones y Fiestas en...
Ahora ya tienen un grupo entusiasta de bahá'ís jóvenes y debieran darles un firme ejemplo de
disciplina bahá'í y la unidad que puede y debe prevalecer dentro de la comunidad del Más
Grande Nombre.”

(De una carta, con fecha 18 de diciembre de 1945, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


DISPUTA

Aquellos que disputan impulsados por sus propios deseos, en verdad están envueltos en un
velo palpable.

Bahá’u’lláh (Epistle, pág. 55)

Cuidaos, no sea que contendáis con alguien; más aún, esforzaos por hacerle consciente de la
verdad de manera bondadosa y con muy convincentes exhortaciones. Si vuestro oyente
responde, responderá para su propio bien y, si no, apartaos de él y volved vuestros rostros hacia
la sagrada Corte de Dios, la sede de la resplandeciente santidad.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXVIII).

Todas las discordias y disputas que vemos y oímos en todas partes, solo tienden a aumentar el
materialismo.

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría pág. 128.)

"Respecto de la apelación de - - . : El Guardián cree que el mejor camino a tomar en este
asunto es pedirles a los dos creyentes mencionados que perdonen y se olviden del asunto
totalmente. Él no quiere que los amigos se formen el hábito de entrar en una especie de pleito
bahá'í unos contra otros. Sus deberes para con la humanidad son demasiado sagrados y urgentes
en estos días en que la Causa está luchando por difundirse y hacer valer su independencia, como
para permitir que ellos pierdan de esta manera su valioso tiempo y el de él. Pídanles, por lo
tanto, que se unan, que se olviden del asado y sirvan como nunca antes.”

(De una carta con fecha 26 de diciembre de 1941, escrita de parte
de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Australia y
Nueva Zelanda.) -


Cuando la crítica y palabras ásperas aparezcan dentro de una comunidad bahá'í, el único
remedio es olvidarse del pasado y persuadir a todos de que comiencen con una hoja en blanco y,
por amor a Dios y a su Fe, refrenarse de mencionar aquellos temas que hayan causado
desavenencias y desarmonía. Si los amigos siguen disputando unos con otros, cada "bando"
sosteniendo que su punto de vista es el correcto, peor se pone la situación entera.

"Al contemplar la presente condición del mundo, por cierto debemos olvidarnos de estos
insignificantes trastornos internos y apresurarnos unidos al rescate de la humanidad. Usted debe
animar a sus hermanos bahá'ís a que adopten este punto de vista y ayudarles en un firme
esfuerzo para suprimir todo pensamiento de crítica y toda palabra áspera a fin de que el espíritu
de Bahá'u’lláh fluya a la comunidad entera uniéndola en su amor y servicio.”

(De una carta, con fecha 16 de febrero de 1951, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


ENSEÑANZA

"Le causó mucho pesar saber de la discordia existente entre los amigos en ese lugar y él cree
que la única acción que deben tomar todos los creyentes es: dedicarse a enseñar la Fe y cooperar
con su Cuerpo Nacional.

"A menudo estas dificultades y pruebas que acontecen inevitablemente en toda la comunidad
bahá'í nos parecen terribles en el momento pero, retrospectivamente entendemos que se debieron
a la flaqueza de la naturaleza humana, a equivocaciones y a los dolores de crecimiento que toda
comunidad bahá'í necesariamente debe experimentar.”

(De una carta, con fecha 25 de noviembre de 1956 escrita de arte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


EQUIDAD

Cuidaos, no sea que os prefiráis sobre vuestros semejantes.

Sed justos con vosotros mismos y con los demás para que las señales de justicia sean reveladas
por vuestras acciones entre nuestros fieles siervos.

La equidad es la más fundamental de las virtudes humanas. La evaluación de todas las cosas
depende de ella.

Di: ¡Sed equitativos en vuestro juicio, oh hombres de corazón compasivo! Aquél que es
injusto en su juicio carece de las características que distinguen la posición del hombre.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXLVI; Advenimiento, pág. 40; Pasajes C).


EXPRESIÓN DE LA PERSONALIDAD

¡Oh mi siervo! Eres como una espada de excelente temple, oculta en la oscuridad de la vaina y
cuyo valor es desconocido para el artífice. Por tanto, sal de la vaina del yo y del deseo, para que
tu valor se haga manifiesto y resplandeciente ante todo el mundo

Bahá’u’lláh (Palabras Ocultas Persa, Nº 72).

Ningún alma, ya sea en público o en privado, debe pronunciar palabra alguna contra las
enseñanzas generales o en contradicción con ellas.

‘Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 432).

Sin embargo, el Guardián ha escrito: En la raíz misma de la Causa, descansa el principio del derecho
evidente del individuo a la autoexpresión, de su libertad de declarar su conciencia y de expresar sus
puntos de vista, ya sea como el representante electo de su comunidad o por su propia cuenta en las
fiestas

Shoghi Effendi (Bahá’í Procedure, pág. 32).


FIDELIDAD

El alma que se ha mantenido fiel a la Causa de Dios y ha permanecido invariablemente firme en
su Sendero, poseerá después de su ascensión tal poder que obtendrán provecho de ella todos los
mundos que el Todopoderoso ha creado. Tal alma suministra a petición del Rey Ideal y
Educador Divino, la levadura pura que fermenta el mundo del ser y provee la fuerza por la cual
las artes y maravillas del mundo se hacen manifiestas. Considera que la harina necesita levadura
para fermentar. Aquellas almas que son el símbolo del desprendimiento son la levadura del
mundo.

Bahá’u’lláh (Pasajes, LXXXII).


GENEROSIDAD

Los pobres son mi depósito en medio de vosotros; cuidad mi depósito y no estéis empezados
solamente en vuestro propio bienestar.

Si encontráis a un pobre no lo tratéis desdeñosamente. Reflexionad sobre aquello de lo cual
fuisteis creados. Cada uno de vosotros fue creado de un insignificante germen.

¡Oh hijos del polvo! Habla a los ricos de los suspiros que profieren los pobres a medianoche;
no sea que la negligencia los lleve al camino de la destrucción y los prive del Árbol de la
Riqueza. Dar y ser generoso son atributos míos; dichoso aquél que se adorna con mis virtudes.

Bahá’u’lláh (Palabras Ocultas Persa, Nº 54, Epistle, pág. 55;
Palabras Ocultas Persa, Nº 49).


GUERRA

Os encarezco... que... cuando se os presente un pensamiento de guerra oponedle uno mucho
más fuerte en favor de la paz. Un pensamiento de odio debe ser destruido por uno más grande
de Amor. Los pensamientos de la guerra traen consigo la destrucción de toda armonía, del
bienestar, de la tranquilidad y de la felicidad. Los pensamientos de Amor traen consigo la
construcción de una verdadera Hermandad, Paz, Amistad y Felicidad.

¿ Cómo es posible que los hombres combatan de la mañana a la noche, matándose los unos a
los otros, derramando sangre de sus hermanos? ¿Y con qué objeto? ¡Para ganar la posesión de
un pedazo de tierra! Hasta los animales cuando pelean tienen una razón más inmediata para sus
ataques... ¡El ser más elevado de la creación peleando por obtener la materia más baja, la tierra!.
La tierra no pertenece a un pueblo sino a todos los pueblos. Esta tierra no es su hogar, es su
tumba.

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría, págs. 25, 23-24).


HONESTIDAD

Este Agraviado os prescribe piedad y honestidad. Bendita la ciudad que brilla con su luz.
Mediante ellas el hombre es exaltado y la puerta de la seguridad se abre ante la faz de toda la
creación.

Aquellos que moran dentro del Tabernáculo de Dios y están establecidos en la sede de gloria
sempiterna, rehusarán aunque estén muriendo de hambre, extender sus manos y tomar
ilícitamente la propiedad de su prójimo por muy bajo y despreciable que éste sea.

Bahá’u’lláh (Epistle, pág. 23; Advenimiento, pág. 38).


HOSPITALIDAD

Dad bienvenida a todos con la luz de la unidad.

Cuando el hombre vuelve su rostro hacia Dios, encuentra el sol por doquier.
Todos los hombres son sus hermanos. No permitáis que el convencionalismo os haga aparecer
indiferentes cuando os encontráis con personas de otros países... Sed amables con los extraños...
Ayudadlos a sentirse en casa; averiguad dónde se hospedan, preguntadle si podéis prestarles
algún servicio, y procurad hacer sus vidas un poco más agradables. De esta manera, aunque
algunas veces lo que vosotros sospechabais fuese realidad, procurad ser amables hacia ellos; esta
bondad ayudará a que se tornen mejores. Después de todo, ¿por qué ha de tratarse a los
extranjeros como si fuesen extraños? Dejad que todos los que os conozcan comprendan que sois
bahá'ís sin que vosotros lo proclaméis. Poned en práctica la enseñanza de Bahá'u'lláh, de
amabilidad hacia todas las naciones. No os conforméis en demostrar amistad con palabras
solamente, dejad que vuestro corazón arda con amorosa amabilidad para todos los que se crucen
en vuestro camino.

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría, págs. 9-10).


JUSTICIA

¡Oh hijo del Espíritu! Ante mi vista lo más amado de todo es la Justicia; no te apartes de ella si
me deseas y no la descuides para que confíe en ti. Con su ayuda verás con tus propios ojos y no
por los ojos de otros y conocerás con tu propio conocimiento y no mediante el conocimiento de
tu prójimo.

Él nunca procederá injustamente con nadie, ni tampoco señalará a las almas una tarea superior
a sus capacidades.

La luz del hombre es la Justicia; no la apaguéis con los vientos contrarios de la opresión y de la
tiranía. El propósito de la justicia es el surgimiento de la unión entre los hombres.

i Oh hijo del Espíritu! Has de saber que, en verdad, aquel que ordena a los hombres ser justos
y él mismo comete iniquidad, no proviene de mí, aunque lleve mi nombre.

Estar alertas para que no hagáis injusticia a nadie, aunque sea como un grano de mostaza.
Hollad el sendero de la justicia, porque éste es, ciertamente, el sendero recto.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 2; Pasajes LII;
Advenimiento, pág. 44; Palabras Ocultas Árabe, Nº 28, Pasajes
CXVIII).

El dosel de la existencia descansa sobre el polo de la justicia y no sobre el del perdón; y la vida
de la humanidad depende de la justicia y no del perdón.

Cada hombre ha sido colocado en un lugar de honor que no debe abandonar. El humilde
trabajador que comete una injusticia es tan culpable como un reputado tirano. De este modo
todos podemos escoger entre la justicia y la injusticia.

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría, pág. 170).


LEALTAD

Un rey justo es la sombra de Dios en la tierra. Todos debieran refugiarse a la sombra de su
justicia y descansar al abrigo de su protección.

En todo país o bajo cualquier gobierno donde residieran los de esta comunidad, deben
comportarse para con ese gobierno con fidelidad, confianza y veracidad.

El respeto al rango de los soberanos está divinamente ordenado como ha sido claramente
atestiguado por las palabras de los Profetas de Dios y sus elegidos. Aquél que es el Espíritu
(Jesús) fue preguntado: "¡Oh Espíritu de Dios! ¿Es legal o no dar tributo al César?" Y Él dio su
respuesta: "Sí, dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios ". Él no lo prohibió.
Estos dos apotegmas son considerados por los hombres perspicaces uno y el mismo, pues si lo
que pertenece al César no hubiera venido de Dios, Él lo hubiera prohibido.

Bahá'u’lláh (El Día Prometido Ha Llegado, pág. 109; Tablets of
Bahá’u’lláh, pág. 85; Epistle, pág. 89).

"Usted se ha quejado de las insatisfactorias condiciones que prevalecen en la Comunidad
Bahá'í de... ; el Guardián conoce bien la situación de la Causa en ese lugar pero él está seguro de
que los obstáculos que la Fe encara - sea cual fuere su naturaleza- serán superados finalmente.
Bajo ninguna circunstancia debe usted sentirse desanimado o permitir que tales dificultades -
aunque cuando hayan resultado de la mala conducta o falta de capacidad y visión de ciertos
miembros de la Comunidad - le hagan vacilar en su fe v lealtad básica hacia la Causa. Los
creyentes, por muy dotados que sean o como maestros o como administradores y por muy alto
que sea su mérito intelectual o espiritual, en ningún momento, por cierto, deben ser
considerados como una norma contra la cual la autoridad y misión divinas de la Fe han de ser
valoradas y juzgadas. Es en las enseñanzas mismas y en las vidas de los Fundadores de la
Causa, que los creyentes deben buscar su guía e inspiración, y únicamente el mantener tal actitud
puede permitirles tener la esperanza de establecer su lealtad a Bahá'u'lláh sobre una base
duradera e inexpugnable. Por lo tanto, usted debe alentarse y con vigilancia rigurosa y esfuerzo
sostenido, esforzarse por ejecutar plenamente su parte en el desarrollo gradual de este Orden
Mundial Divino.

(De una carta, con fecha 23 de agosto de 1939, escrita de parte de
Shoghi Effendi, a un creyente individual).


MALICIA

¡Oh mi siervo! Purifica tu corazón de malevolencia y, libre de envidia, entra en la divina corte
de santidad.

La murmuración apaga la luz del corazón Y extingue la vida del alma.

La lengua es fuego latente y el exceso de palabras un veneno mortal, El fuego material
consume el cuerpo mientras que el fuego de la lengua devora tanto corazón alma. La fuerza de
aquél dura solo un tiempo, en tanto que los efectos de éste persisten un siglo.

Bahá’u’lláh (Palabras Ocultas Persas, Nº 42; Kitáb-i-Iqan, págs.
121, 120-121).

“ Él por cierto, lamenta profundamente el hecho de que los representantes de la más alta
institución administrativa de su país haya permitido que tales diferencias y disensión tomaran
semejantes proporciones, particularmente considerando que los principios y leyes de la
Administración - todos y cada uno de ellos- han sido enunciados por él en tantas
comunicaciones desde el fallecimiento del Maestro. Tales dificultades. de no ser subsanadas
inmediata y vigorosamente, pueden causar daños incalculables al cuerpo de la Causa Y detener
no sólo el flujo sino también la eficacia de su espíritu en el mundo. Al examinar profunda e
imparcialmente estas dificultades y disputas, encontramos invariablemente que tiene su origen en
sentimientos de egolatría y amor propio. Y, a menos que estos sentimientos perniciosos sean
totalmente conquistados, es imposible pretender que la maquinaria administrativa de la Causa
funcione o progrese efectivamente..”

(De una carta, con fecha 9 de mayo de 1934, escrita en nombre de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional De India y
Birmania.)


MANSEDUMBRE

Si aparecen diferencias entre vosotros, vedme de pie ante vuestra faz y pasad por alto las faltas
de cada uno por amor a mi nombre y como una muestra de vuestro amor por mi manifiesta y
resplandeciente Causa.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXLVI).

Las confirmaciones del Espíritu son todos aquellos poderes y dones con los cuales algunos
nacen y que los hombres llaman genio, pero para obtenerlos deben luchar afanosamente. Éstos
vienen a aquel hombre o a aquella mujer que acepte su vida con aquiescencia radiante.
‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, pág. 126).


MISERICORDIA

¡Oh hijo del hombre! Si tus ojos se volvieran hacia la merced, deja las cosas que te benefician
y aférrate a las que benefician a la humanidad. Y si tus ojos se volvieran hacia la justicia, elige
para tu vecino aquello que elegirías para ti mismo.

Bahá'u'lláh (Epistle, pág. 29).


MURMURACIÓN

Prefirieros ser decapitados antes que proferir una palabra indigna.

Bahá'u'lláh (Epistle, pág. 74)

De acuerdo con el mandato y divino y sagrado de Dios, se nos prohibe emitir calumnias.

'Abdu'I-Bahá (La Voluntad y Testamento de 'Abdu'I-Bahá, pág. 9).

Recordad toda la enseñanza de Bahá’u’lláh referente a la murmuración y la conversación
inconveniente acerca de otros. Las anécdotas que se repiten de otro rara vez son oportunas. Lo
más seguro es una lengua silenciosa. Aun algo bueno puede ser perjudicial si se menciona en un
momento inoportuno o a una persona inconveniente.

'Abdu'I-Bahá ('Abdu'I-Bahá in London, pág. 131).


NIÑOS

Hombres y mujeres deben poner una parte de lo que ganan mediante su comercio, agricultura u
otros negocios, en manos de una persona fidedigna, para ser empleada en la educación e
instrucción de los niños.

Ha sido decretado que todo padre debe educar a sus hijos e hijas en las letras y también en
aquello que ha sido ordenado en las Tablas... Quien educa a su hijo, o a los hijos de algún otro,
es como si educara a un hijo mío.

Las escuelas deben primero entrenar a los niños en los principios de la religión para que la
Promesa y la Amenaza, registrada en el Libro de Dios, pueda prevenirlos de las cosas prohibidas
y adornarlos con el manto de los mandamientos, pero esto en tal medida que no perjudique a los
niños resultando en fanatismo ignorante e intolerancia.

Bahá’u'lláh (Tablets of Bahá'u'lláh, págs. 29, 129 y 53).

Haced todo lo posible para estimular la espiritualidad en los niños.

Es el deber de todos cuidar a los niños. Aquellos que no tienen hijos, si es posible, deben
hacerse responsables de la educación de un niño.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, págs. 116 y 91).


OBEDIENCIA

A nadie se le ha dado el derecho de actuar de una manera contraria a las opiniones
consideradas de quienes tienen autoridad.

Lo que la humanidad necesita en este día es obediencia a aquellos que ejercen autoridad y
adhesión a la cuerda de la sabiduría.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXV, CII.)

No pongáis sobre ningún alma una carga que no quisierais puesta sobre vosotros, y no deseéis
para nadie lo que no deseáis para vosotros.

Bahá’u'lláh (Pasajes LXVI).

La Ley debe reinar y no el individuo; sólo de este modo se convertirá el mundo en un lugar de
belleza y la verdadera hermandad se verá realizada.

'Abdu'l-Bahá (Sabiduría, pág. 138).

"Le causó mucha pesadumbre cuando se enteró de las cosas que usted describe. Ello indica una
gran inmadurez espiritual de parte de algunos de los bahá'ís y una asombrosa falta de entendimiento
de las enseñanzas. El cumplir con las enseñanzas morales de nuestra Fe es una tarea mucho más difícil
que el cumplir con aquellos nobles principios que inculca el 'MRA', ¡por más excelentes y
comprensivos que éstos sean! En las Escrituras de Bahá'u'lláh y de 'Abdu'l-Bahá cada dos palabras
son una predicación sobre la conducta moral y ética; todo lo demás es forma, el cáliz en el cual ha de
derramarse el espíritu; sin el espíritu y la acción que debe demostrarlo, no es sino una forma muerta.

"Él estima en base a lo que usted dice. que a los amigos - o por lo menos a muchos de ellos- no
se les ha enseñado correctamente desde el principio.

"Ciertamente no hay objeción a que se dé énfasis a las 'cuatro normas' del MRA, aunque
cualquier enseñanza de nuestra amada Fe tratará mucho más profundamente estos temas y los
ampliará.

"Cuando nos demos cuenta de la afirmación de Bahá'u'lláh de que el adulterio retrasa el
progreso del alma en la vida venidera - tan grave es- y que la bebida alcohólica destruye la
mente y que no debemos ni siquiera acercarnos a ella, vemos cuan claras son nuestras
enseñanzas sobre tales asuntos.

"Usted no debe caer en la gran equivocación de juzgar nuestra Fe por una comunidad que
obviamente necesita estudiar y obedecer las enseñanzas bahá'ís. Las inconstancias y
peculiaridades humanas pueden ser una prueba muy severa. Pero la única manera - o quizás
deba decir la principal y mejor manera - de remediar tales situaciones es hacer uno mismo lo
correcto. Una sola alma puede llegar a ser la causa de la iluminación espiritual de un continente.
Ahora, ya que usted ha comprendido y remediado una gran falta en su propia vida, ahora, ya que
usted ve más claramente lo que le falta a su propia comunidad, no hay nada que impida que
usted se levante y demuestre tal ejemplo, tal amor y tal espíritu de servicio como para encender
los corazones de sus hermanos bahá'ís.

"Él le pide con ahínco que estudie profundamente las enseñanzas, que enseñe a otros; que
estudie las enseñanzas más profundas de nuestra Fe y que, con aquellos bahá'ís deseosos de
hacerlo y por medio del ejemplo, esfuerzo y oración, produzca un cambio."

(De una carta, con fecha 30 de setiembre de 1949, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


PADRES

Las jornadas en el camino del Amor son consideradas cuatro; las de las criaturas hacia el
Verdadero; las del Verdadero hacia las criaturas; las de las criaturas hacia las criaturas; las del
Verdadero hacia el Verdadero. Reflexiona cómo eres el primero en relación a tu hijo y el último
en relación a tu padre; cómo exteriormente das testimonio de los misterios interiores que, como
un don divino se hallan depositados en ti.

Bahá'u'lláh (Selections from Bahálí Scriptures, pág. 166.)

Sé el hijo de tu padre y el fruto de aquel árbol. Sé un hijo nacido de su alma y corazón y no
sólo de agua y arcilla. El verdadero hijo es aquél que haya nacido de la parte espiritual del
hombre.

'Abdu'l-Bahá( Tablets, pág. 342.)


PALABRERIA

Incumbe a todos borrar de la tablilla de su corazón hasta la última huella de toda palabra vana.

No manches tu lengua maldiciendo o execrando a alguien y proteged vuestros ojos contra todo
lo que no lo merece.

La lengua es para mencionar lo bueno; no la contaminéis con maledicencia. Dios os ha
perdonado por lo que ha pasado; por lo tanto debéis todos hablar lo que es digno. Evitad lo que
es execración, injuria y lo que es agraviante para el hombre.

Bahá'u’lláh (Pasajes VII; Tablets of Bahá’u’lláh, pág. 90; Bahá'í
World Faith, pág. 208 .)



POLITICA

En el pasado ha sido revelado: "El amor por el propio país es un elemento de la Fe de Dios".
Sin embargo, la Lengua de Grandeza, en el día de su manifestación, proclamó: "No debe
preciarse quien ama a su patria sino quien ama al mundo".
Bahá'u'lláh (Pasajes XLIII).

La Bendita Belleza les ha prohibido a los creyentes intervenir en los problemas políticos. Incluso ha
prohibido a los creyentes discutir los problemas políticos.

'Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 498 ).

Respecto a la participación práctica en las elecciones democráticas, el Guardián ha escrito lo
siguiente:

"Los amigos pueden votar si lo pueden hacer sin identificarse con uno u otro partido. El entrar en
la arena de la política partidaria, sin duda es perjudicial a los mejores intereses de la Fe y hará daño a
la Causa. Es el deber del individuo usar su derecho de voto de tal manera que se mantenga apartado
de la política partidaria y siempre tener presente que está votando por el mérito del individuo y no
porque éste pertenezca a un determinado partido. "

Shoghi Effendi ( Bahá'í Procedure, pág. 13)


RECLUSIÓN

Una vida solitaria y la disciplina severa no tienen la sanción de Dios. No os privéis de aquello
que ha sido creado para vosotros.

Recluíos en la fortaleza de mi amor. Ésta, ciertamente, es la reclusión digna de vosotros, si
sólo lo supierais. Aquél que se encierra en su casa es de hecho como un muerto. Conviene al
hombre demostrar aquello que beneficiara a la humanidad. Aquél que no dé frutos es merecedor
del fuego. .

Bahá’u’lláh (Tablets of Bahá'u’lláh, pág. 56; Epistle, pág. 49)


RECTITUD DE CONDUCTA

Rectitud de conducta, con sus referencias de justicia, equidad, veracidad, honestidad,
imparcialidad, confiabilidad e integridad, debe distinguir cada fase de la vida de la comunidad
bahá'í.

Tal rectitud de conducta debe hacerse manifiesta, con influjo siempre creciente, en cada fallo
que los representantes elegidos de la comunidad bahá'í en cualquier capacidad en que se
encuentren, sean llamados a dictar. Ésta debe reflejarse, constantemente, en las relaciones
comerciales de todos sus miembros, en sus vidas domésticas, en toda suerte de empleos y en el
desempeño de cualquier servicio que ellos, en el futuro, puedan proporcionar a su gobierno o a
su pueblo. Ésta debe ser ejemplificada en la conducta de todo elector bahá'í, durante el ejercicio
de sus derechos y funciones sagradas. Debe ser ésta, característica de la actitud de cada creyente
leal hacia la no-aceptación de puestos políticos, la no-identificación con partidos políticos, la
no-participación en controversias políticas y la no-afiliación a organizaciones políticas e
instituciones eclesiásticas. Debe darse a conocer por la firme adhesión de todos, ya sean jóvenes
o viejos, a los principios fundamentales y claramente enunciados por 'Abdu'I-Bahá en sus
pláticas y a las leyes y ordenanzas reveladas por Bahá'u'lláh en su Libro Más Sagrado. Ésta debe
ser demostrada en la imparcialidad de cada defensor de la Fe, contra sus enemigos, en su justicia
al reconocer cualquier mérito que pueda poseer ese enemigo y en su honestidad en el desempeño
de cualquier obligación que él tenga para con éste. Ésta debe constituir el ornamento más
reluciente de la vida, las actividades, los esfuerzos y las declaraciones de cada maestro bahá'í, ya
sea que trabaje en su país o en el extranjero a sea en las primeras filas del cuerpo de enseñanza u
ocupando una posición de actividad y responsabilidad menores. Ésta debe ser convertida en el
mayor distintivo de ese cuerpo de representantes nacionales elegidos de cada comunidad bahá'í,
el que es, aunque reducido en número, intensamente dinámico y muy responsable y el que
constituye el pilar de sostén y único instrumento para la elección, en cada comunidad, de esa
Casa Universal cuyo mismo nombre y título, como lo ordenó Bahá'u'lláh, simboliza esa rectitud
de conducta, la cual es su más alta misión por proteger y poner en vigor.

Es tan grande y trascendental este principio de justicia Divina, un principio que debe ser
considerado como la mayor distinción de todas las Asambleas Locales y Nacionales en sus
funciones como heraldos de la Casa Universal de Justicia, que el mismo Bahá'u'lláh subordina su
inclinación y deseos personales, a la fuerza apremiantísima de sus exigencias e implicaciones.
¡Dios es mi testigo! Él, de este modo, explica, si no fuera contrario a la Ley de Dios, Yo
hubiera besado la mano de mi supuesto asesino y hubiera hecho que él heredara mis bienes
terrenales. Me refrena, sin embargo, la Ley obligatoria formulada en el Libro y Yo mismo me
encuentro despojado de todo bien terrenal.

No es de sorprenderse, por lo tanto, que el Autor de la Revelación Bahá'í haya preferido
asociar el nombre y título de esa Casa, la que será la gloria de la coronación de sus instituciones
administrativas, con la justicia y no con la clemencia y que haya hecho de la justicia la única base
y fundamento permanente para Su Más Grande Paz y que haya proclamado en sus "Palabras
Ocultas ", que es ésta lo más amado de todo ante su vista.

Shoghi Effendi (Advenimiento, págs. 37, 42, 43-44,45-46).

"Por cierto, si los amigos pudieran aspirar y esforzarse por llegar a ser bahá'ís cien por ciento,
verían cuán grandemente aumentaría su influencia sobre los demás y con qué rapidez se
propagaría la Causa. El mundo está en busca no de una componenda sino de la incorporación de
un alto y luminoso ideal. Cuanto más cumplen los amigos con las enseñanzas en todas las fases
de su vida, en sus hogares, en los negocios, en sus relaciones sociales, mayor será la atracción
que ellos ejercerán sobre los corazones de los demás.

"Le complace ver que usted, de una manera natural, con convicción y benevolencia hacia
todos, ha estado asociándose y enseñando a la gente de color. Cuando los bahá'ís llevan a la
práctica sus enseñanzas como debieran hacerlo - aunque esto incite la oposición de algunos-
despertará más todavía la admiración de parte de la gente de mente limpia. "

(De una carta, con fecha 23 de enero de 1945, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual..)

" Por cierto, al contemplar la oscuridad cada vez más intensa en el mundo de hoy, podemos
darnos cuenta plenamente de que, a menos que el Mensaje de Bahá'u'lláh penetre en el corazón
de los hombres y los transforme, no podrá haber en el futuro ni paz ni progreso espiritual.”

(De una carta, con fecha 27 de febrero de 1938, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" Su firme esperanza es que los creyentes - como individuos y en su vida en la comunidad bahá'í- se
conduzcan de tal manera como para atraer la atención de los demás hacia su causa. El mundo no
solamente tiene apremiante necesidad de elevados principios e ideales , sino que sobre todo, tiene
necesidad de un ejemplo brillante el cual los bahá’ís podemos y debemos proveer. “

(De una carta, con fecha 22 de febrero de 1945, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Usted pregunta acerca de la 'indigestión espiritual': Los bahá'ís deberían procurar tener
muchas facetas, ser normales y bien equilibrados mental y espiritualmente. Debemos evitar el dar
la impresión de ser fanáticos pero al mismo tiempo debemos vivir de acuerdo con nuestros
principios.

(De una carta, con fecha 12 de marzo de 1946 escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" El hecho de que tuvieran un curso sobre el carácter Bahá'í' le agradó muchísimo ya que él
considera que una de las obligaciones de la generación de creyentes que ustedes representan es
la de vivir la vida bahá'í: ustedes deben demostrar, mediante su alta norma de moral, su cortesía,
su integridad y nobleza, que nuestra Fe no es una Fe de palabras sino que verdaderamente
cambia el corazón y conducta de sus adherentes. "

(De una carta, con fecha 19 de setiembre de 1946, escrita de parte
de Shoghi Effendi a la sesión de jóvenes de la Escuela de
Louhelen.)

" Él cree que los jóvenes, en particular, deben esforzarse constante y decididamente por
ejemplificar la vida bahá'í. En el mundo que nos rodea vemos la decadencia moral, la
promiscuidad, la indecencia, la vulgaridad, la mala conducta - y los jóvenes bahá'ís deben ser
todo lo contrario y por medio de su castidad, su rectitud, su decencia, su consideración y buena
conducta, atraer a los demás, mayores y jóvenes, a la Fe. El mundo está cansado de palabras:
necesita ejemplos y le toca a la juventud bahá'í dárselos."

(De una carta, con fecha 19 de setiembre de 1946, escrita de parte
de Shoghi Effendi a la juventud asistente a la Escuela de Verano
de Green Aere.)


SACRIFICIO

El haber sacrificado mi vida por la Manifestación de tu ser, ofrecido mi alma en el camino de
los Reveladores de tu maravillosa belleza, ha sido sacrificar mi espíritu por tu Espíritu, mi ser
por tu Ser, mi gloria por tu Gloria. Es como si hubiese ofrecido todo esto por ti y por tus
amados. Aunque mi cuerpo sufra a causa de las pruebas que Tú me envías, aunque esté afligido
a causa de la revelación de tu Decreto, no obstante mi alma se regocija por haber bebido de las
aguas de tu Belleza y por haber alcanzado las orillas del océano de tu eternidad. ¿Acaso es digno
del amante huir de su amado o abandonar el objeto del deseo de su corazón? No; más bien
creemos todos en ti y anhelamos entrar en tu presencia.

Bahá’u’lláh. (Prayers and Meditations, pág. 95.)

El anfitrión tomó el lugar del forastero y murió en su lugar.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, pág. 146.)

" Estos, por cierto, son días en que el heroísmo es necesario de parte de los creyentes. El
autosacrificio, el coraje, la esperanza y la confianza inquebrantables son las características que ellos
deben demostrar porque estos mismos atributos no pueden sino atraer la atención del público y hacer
que se pregunte qué cosa, en un mundo tan desesperadamente caótico y desconcertado, hace que
esta gente esté tan segura, tenga tanta confianza, esté tan llena de devoción. Cada vez más, con el
correr del tiempo, las características de los bahá'ís serán lo que atraiga la atención de sus
conciudadanos. Ellos deben demostrar que se mantienen lejos de los odios y las recriminaciones que
están destrozando el corazón de la humanidad y demostrar con hechos y palabras su profunda
creencia en la futura unificación pacífica de toda la raza humana.

(De una carta, con fecha 26 de octubre de 1941, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


SERVICIO

Es de hecho un hombre quien, hoy, se dedica al servicio de toda la raza humana,

Bahá’u’lláh, ( pasajes, CXVII)

¡Oh pueblos de Dios! No os ocupéis con vuestros propios asuntos; que vuestros pensamientos
se fijen en lo que será capaz de restituir la prosperidad de la humanidad y santificar los
corazones y almas de los hombres.

Bahá’u’lláh, (Pasajes, XLIII.)

Servicio con amor a la humanidad es unidad con Dios. Aquél quien sirve ha logrado ya el reino
y está sentado a la diestra de su Señor.

Servicio es oración. ¡Levántate! ¡y sirve al poder de Dios!

El servicio de los amigos es de Dios y no de ellos mismos.

'Abdu'l-Bahá (Paris Talks, págs. 177, 168; Tablets, 161.)

"Él espera sinceramente que por medio de estos sacrificios aquel edificio sea completado y se
convierta en un centro focal para el espíritu y las enseñanzas de la Causa en aquel país y que de
él se difunda la luz de la guía produciendo alegría y esperanza en el corazón de esta humanidad
tan abatida.

"Si usted estudia la historia escrita por Nabil verá cómo la Fe ha sido alimentada por el
constante sacrificio de los amigos. Rodeados de tribulaciones, persecuciones y constantes
preocupaciones, el mensaje de Bahá'u'lláh ha sido establecido en todas partes del mundo."

(De una carta, con fecha 30 de noviembre de 1932, escrita de
parte de Shoghi Effendi a un creyente individual, citada en Bahá'í
News, número 77, septiembre 1933, pág. l.)

"El consejo que Shoghi Effendi le dio a usted respecto a la distribución de su tiempo entre el
servicio a la Causa y la atención de sus demás obligaciones, también fue dado a muchos otros
amigos, tanto por Bahá'u'lláh como por el Maestro. Ello constituye un ajuste entre los dos
versículos del Aqdas, uno que prescribe la obligación de cada bahá'í en promover la Fe y el otro
que dice que cada alma debe ocuparse en alguna clase de ocupación que beneficie a la sociedad.
En una de sus Tablas, Bahá'u'lláh dice que el más alto grado de desprendimiento en este día es
ocuparse en alguna profesión y sostenerse a si mismo. Un buen bahá’í por lo tanto, es aquél que
ordena su vida de tal manera que le permita dedicar tiempo tanto a sus necesidades materiales
como al servicio de la Causa.

(De una carta, con fecha 21 de febrero de 1933, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" Tales impedimentos (es decir, las enfermedades y dificultades exteriores) por muy severos
que al principio puedan parecer, deben y pueden ser eficazmente vencidos mediante la fuerza
combinada y sostenida de la oración y el esfuerzo determinado y continuo. Pues acaso, ¿ no nos
han asegurado repetidas veces Bahá'u'lláh y 'Abdu’l-Bahá que las huestes divinas e invisibles de
la victoria reforzarán y fortalecerán en todo momento a quienes se esfuercen valiente y
confiadamente en su nombre?

"Esta aseveración seguramente le pondrá en estado de poder vencer cualquier sentimiento de
desmerecimiento, de incompetencia para servir, de cualquier limitación, ya sea ésta interna o
externa, que pudiera poner obstáculos a sus labores en provecho de la Causa. Por lo tanto, usted
debe ponerse de pie y con un corazón lleno de alegría y confianza, esforzarse por contribuir, en
la medida que esté a su alcance, para la más amplia difusión y mayor consolidación de nuestra
amada Fe.

"Cualquiera que sea el campo de servicio que usted elija, ya sea en la enseñanza o en la
administración, lo esencial es que persevere y no deje que ningún pensamiento en sus
limitaciones amaine su entusiasmo y mucho

(De una carta, con fecha 6 de febrero de 1939, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

“ El Guardián cree que la contribución que ha hecho su amiga quien hace poco tiempo ha
dejado de ser activa en la Causa, será lo que le estimule a renovados servicios. No hay en la Fe
nada que produzca el éxito como el servir. El servir es el imán que atrae las confirmaciones
divinas, Es así que cuando una persona es activa, es bendecida por el Espíritu Santo. Cuando
son inactivos el Espíritu Santo no halla repositorio en su ser y, por lo tanto, se hallan privados
de sus rayos curativos y vivificantes."

(De una carta, con fecha 12 de julio de 1952, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"El Guardián opina que su posición respecto al uso viciado de aceptar comisiones de parte de
otros médicos y farmacéuticos es digna de mucha admiración. Cuanto más íntegros y nobles son
los bahá'ís en su conducta, más impresionarán al público con la vitalidad espiritual de la Fe en la
que creen."

(De una carta, con fecha 20 de octubre de 1953, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


SEXO

Contraed matrimonio para que después de vosotros alguno surja en vuestro lugar.
Verdaderamente os hemos prohibido la lujuria y no aquello que conduce a la fidelidad. ¿Acaso
os habéis aferrado a los impulsos de vuestra naturaleza y arrojado a vuestras espaldas las normas
de Dios? Temed a Dios y no seáis de los necios. Si no fuera el hombre, ¿quién haría mención
de mí en mi tierra? y ¿ cómo podrían haber sido revelados mis atributos y mis nombres?

Bahá’u’lláh, (Epistole, pág. 49.)

El sexo en su relación con las exigencias del plano físico no tiene conexión con el espíritu.

A los ojos de Dios, el género no tiene importancia. Es más eminente el hombre o la mujer que
esté más cerca de Dios.

Si las mujeres recibieran las mismas oportunidades educacionales que los hombres, el resultado
demostraría la igualdad de capacidades para la erudición en ambos.

‘Abdu’l-Bahá ('Abdu'I-Bahá in London, págs. 80 y 108; París
talks, pág. 164.)


SIMPATÍA

¡Oh hijo del hombre! No niegues a mi siervo lo que te pidiere, pues su rostro es mi rostro;
humíllate, pues, ante mí.

Que vuestro interés principal sea rescatar al caído de la ciénaga de la extinción inminente y
ayudarle a abrazar la antigua Fe de Dios.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 30; Pasajes CXLVII.)


UNIDAD

"No hace falta que yo diga a usted cuán severamente él deplora el hecho de que haya tantas
fuerzas negativas prevalecientes en reuniones bahá'ís y particularmente en una tan importante
como lo es la Convención. Las palabras muchas veces repetidas del Maestro referentes a la
unidad y la cooperación armoniosa entre los amigos deben ser meditadas con atención y cuidado
ahora más que nunca. No hay nada más contrario al espíritu de la Causa que la discordia y la
contienda, las cuales son la consecuencia inevitable del egoísmo y la codicia. El desprendimiento
puro y el servicio desinteresado, éstos deben ser el único impulso de todo verdadero creyente.
Y a menos que todos y cada uno de los amigos logre traducir tales cualidades en hechos reales,
es inútil esperar que haya más progreso. Es en este momento cuando más se necesita la unidad
de reflexión y de acción. Es en este momento cuando la Causa está entrando en una nueva fase
de su desarrollo, cuando su Administración gradualmente se está consolidando en medio del
tumulto y caos de una civilización tambaleante - es en este momento que los amigos deben
presentar un frente unido ante aquellas fuerzas de disensión interna que si no son eliminadas
totalmente llevarán nuestras tareas a una destrucción inevitable.”

(De una carta, con fecha 24 de setiembre de 1933 escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Él se sintió muy complacido al saber que la Convención contó con muy buena asistencia y que
los creyentes eran entusiastas y unidos. Una de las necesidades primordiales de la Causa en... es
que los amigos se unan, lleguen a ser verdaderamente conscientes del hecho de que son una sola
familia espiritual, enlazados por vínculos más sagrados y eternos que aquellos lazos físicos que
hacen que las personas sean de una misma familia. Si los amigos se olvidasen de todas las
diferencias personales y abriesen sus corazones a un gran amor de los unos para con los otros
por el amor a Bahá'u'lláh, verían aumentar sus poderes enormemente, atraerían los corazones del
público y serian testigos de un rápido crecimiento de la Sagrada Fe en...la Asamblea Espiritual
Nacional debe hacer cuanto está en su poder para promover la unidad entre los creyentes y para
educarlos en la Administración ya que ésta es el canal por medio del cual su vida en comunidad
debe fluir y la cual, cuando esté adecuadamente entendida y practicada, permitirá que el trabajo
de la Causa avance a grandes pasos.”

(De una carta, con fecha 26 de octubre de 1943, escrita de parte
de Shoghi Effendi, a la Asamblea Espiritual De India Birmania.)


"Respecto a su pregunta acerca de la necesidad de una mayor unidad entre los amigos, no cabe
duda que esto es así y el Guardián cree que uno de los mayores instrumentos para su promoción
es enseñar a los bahá'ís mismos, en clases y por medio de preceptos, que el amor hacia Dios y,
por consiguiente, hacia los hombres, es la base esencial de toda religión, incluida la nuestra. Un
mayor grado de amor producirá un mayor grado de unidad porque ello hace posible que las
personas se toleren y sean pacientes e indulgentes.”

(De una carta, con fecha 7 de julio de 1944, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual citada en Bahá'í News Nº
173, febrero de 1945.)

“Lo más importante es que el amor y la unidad prevalezcan en la Comunidad Bahá'í ya que
esto es lo que más desea la gente en la actual sombría condición del mundo. Las palabras sin el
ejemplo viviente nunca serán suficientes para alentar la esperanza en los corazones de una
generación desilusionada y a menudo cínica.”

(De una carta, con fecha 20 de octubre de 1945, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" La Cansa en... está creciendo rápidamente y cuanto más difundida llegue a estar más se fijará
en ella la atención del público Ello impone una pesada responsabilidad sobre los creyentes, ya
que éstos deben demostrar entre sí un espíritu tal de amor y unidad para atraer los corazones de
los demás y animarles a entrar en la Fe en grandes números. Debemos tener siempre presente
que las Enseñanzas son perfectas y que la única razón de que un mayor número de nuestros
conciudadanos no las hayan abrazado aún es que nosotros los bahá'ís en todas partes del mundo
todavía no somos como espejos de la Verdad de Bahá'u'lláh, despropósitos del yo y radiantes,
como deberíamos y podríamos ser. Debemos esforzarnos constantemente a fin de ejemplificar
mejor sus Enseñanzas.”

(De una carta, con fecha 17 de febrero de 1947, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Nunca debemos preocuparnos excesivamente por las actitudes y sentimientos que puedan
tener hacia nosotros los demás creyentes. Lo más importante es promover el amor y la armonía
y no hacer caso de los rechazos que podemos recibir; de esta manera las debilidades de la
naturaleza humana y las peculiaridades o actitudes de cualquier individuo en particular no se
magnificarán sino que se desvanecerán hasta la insignificancia en comparación con nuestros
servicios en común a la Fe que todos amamos.”

(De una carta, con fecha 19 de setiembre de 1948, escrita de
parte de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" Sin embargo, él cree firmemente que si. . se halla en el estado que su carta parece indicar
por cierto está conduciendo sus asuntos equivocadamente. Esto no quiere decir la Asamblea,
sino todos. Pues, ¿ dónde está el amor bahá'í ? ¿ Dónde está aquello de poner la unidad y la
armonía primero ? ¿ Dónde está la buena voluntad de sacrificar los sentimientos y opiniones
personales a fin de lograr amor y armonía? ¿ Qué cosa induce a los bahá'ís a creer que
abandonando las leyes espirituales, operarán las administrativas?

"Él le pide a usted encarecidamente que haga lo que esté en su poder para lograr que los bahá'ís
de... descarten vocablos detestables como 'radical', 'conservador', 'progresista', 'enemigos de la
Causa', 'sofocando las enseñanzas', etc. Si se detuvieran un momento a pensar por qué el Báb y
los mártires dieron sus vidas y Bahá'u'lláh y el Maestro aceptaron tanto sufrimiento, nunca
permitirían que semejantes definiciones y acusaciones salieran de sus labios al hablar los unos de
los otros. Hasta tanto los amigos no dejen de disputar entre si, sus esfuerzos no serán
bendecidos, por cuanto hacerlo es desobedecer a Dios.”

(De una carta con fecha 24 de febrero de 1950, escritas de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Él le pide a usted con ahínco que haga lo que esté a su alcance para promover la unidad y el
amor entre los miembros de la Comunidad en ese lugar, ya que, aparentemente, ésta es su
necesidad más grande.

"Las comunidades jóvenes, en su deseo de administrar la Causa, tan a menudo pierden de vista
el hecho de que estas relaciones espirituales son muchísimo más importantes y fundamentales
que las normas y reglamentos que han de gobernar el manejo de los asuntos comunitarios.”

(De una carta, con fecha 4 de octubre de 1950, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


VENGANZA

La venganza ... es censurable, porque con la venganza el vengador no obtiene ningún buen
resultado. Así, si un hombre pega a otro y el agraviado se venga devolviendo el golpe, ¿qué
ventaja obtiene? ¿Será esto un bálsamo para el golpe o un remedio para su dolor? No. ¡Dios no
permita! En verdad, las dos acciones son iguales; las dos son injurias. La única diferencia es que
una se cometió primero y la otra después. Por lo tanto, si el agraviado perdona - o, más aún, si
obra de una manera diferente a la que se usó con él- esto es loable.

Cuando Cristo dijo: "al que te golpee en la mejilla derecha preséntale también la otra", fue a fin
de enseñar a los hombres a no vengarse en forma particular. No quiso dar a entender que si un
lobo ataca a un rebaño de ovejas para devorarlas haya que asentarlo, de ninguna manera. Cristo,
de haber sabido que un lobo se había introducido en el rebaño y que estaba a punto de devorar
las ovejas, ciertamente se lo habría impedido.

‘Abdu’l-Bahá ( Contestación, págs. 235, 237.)


VERACIDAD

El lenguaje digno y la veracidad son, en excelsitud de posición y rango, como el sol que se ha
levantado desde el horizonte del cielo del conocimiento.

Bahá’u’lláh (Tablets of Bahá’u’lláh, pág. 12.)

Aquellos que son el pueblo de Dios no tienen otra ambición salvo revivir al mundo, ennoblecer su
vida y regenerar a sus pueblos. La veracidad y la buena voluntad han señalado, en todo tiempo, sus
relaciones con todos los hombres. Su comportamiento no es sino un reflejo de su
vida interior, el espejo de su comportamiento.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXVI).

La veracidad es la base de todas las virtudes humanas. Sin la veracidad, el progreso y el éxito
en todos los mundos de Dios son imposibles para cualquier alma. Cuando este santo atributo se
establezca en el hombre, todas las cualidades divinas también serán adquiridas.

'Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 459.)

"Respecto de la cuestión de que si es correcto tergiversar la verdad para proteger a otro, él
cree que bajo ninguna circunstancia debemos decir una falsedad; más bien debemos tratar de
ayudar a la persona de una manera más legítima. Por supuesto, no es necesario que seamos
demasiado expresivos a menos que el asunto nos sea presentado directamente. "

(De una carta, con fecha 21 de diciembre de 1927, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)


VIOLENCIA

No hay gloria para aquél que provoca desórdenes en la tierra después que ésta ha sido hecha
tan buena.

No diseminéis el desorden en el país y no derraméis la sangre de nadie y no disipéis sin causa ni
motivo los vienes ajenos, ni sigáis a todo detestable charlatán.

Bahá’u’lláh, (Epistle, págs, 24, 25.)

La lucha y el uso de la fuerza, aun cuando sean para una causa legítima, no traerán buenos
resultados. Los oprimidos que tengan la razón a su favor no deben apropiarse de esa razón por
la fuerza; el mal continuará. Deben cambiarse los corazones,

'Abdu’I-Bahá ('Abdu’l-Bahá ín London, pág. 93).

"Los amigos deben tener presente en todo momento que son, en cierto modo, como soldados
bajo ataque. El mundo, hoy día, se halla espiritualmente en una condición profundamente
sombría; odios y perjuicios de toda índole lo están despedazando, literalmente. Nosotros, por
otra parte, somos los custodios de las fuerzas opuestas, las del amor, de unidad, de paz e
integración y debemos estar siempre prevenidos, ya sea como individuos, asambleas o
comunidades, para que a través de nosotros estas fuerzas destructivas y negativas no estén en
nuestro medio. En otras palabras, debemos estar alertas, no sea que la oscuridad de la sociedad
se refleje en nuestros actos y actitudes, quizás todo inconscientemente. El amor mutuo, el
profundo sentimiento de que somos un nuevo organismo, los rompedores del alba de un Nuevo
Orden Mundial, Éstos deben animar constantemente nuestra vida como bahá’ís y debemos orar
para ser protegidos de la contaminación de una sociedad tan enferma a causa de los prejuicios.”

(De una carta, con fecha 5 de febrero de 1947, escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Local de Atlanta, Georgia,
citada en Bahá’í News, Nº 210, agosto 1948, pág. 2.)




















































RESPLANDOR



ADORACON

Arte es adoración,

Todo esfuerzo y dedicación realizados por el hombre con todo su corazón es devoción, si
están inspirados en motivos elevados y en el deseo de servir a la humanidad. Esto es devoción:
servir a la humanidad y proveer a las necesidades de las gentes.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá in London, pág. 94; Sabiduría,
pág. 188).

Se generoso en la prosperidad y agradecido en la adversidad. Sé digno de la confianza de tu
prójimo y mírale con rostro resplandeciente y amistoso. Sé para el pobre un tesoro, para el rico
un amonestador; sé uno que responde al llamado del menesteroso y guarda la santidad de tu
promesa. Sé recto en tu juicio y moderado en tu palabra. No seas injusto con nadie y a todos
muestra mansedumbre. Sé como una lámpara para quienes andan en tinieblas, una alegría para
los entristecidos , un mar para los sedientos, un asilo para los afligidos, un sostenedor y defensor
de la víctima de la opresión. Que la integridad y rectitud distingan todos tus actos. Sé un hogar
para el forastero, un bálsamo para el que padece, un baluarte para el fugitivo. Sé ojos para el
ciego y una luz de guía a los pies de los que yerran. Sé un ornamento del semblante de la
verdad, una corona sobre la frente de la fidelidad, un pilar del templo de la rectitud, un hálito de
vida para el cuerpo de la humanidad, una insignia de las huestes de la justicia, un lucero sobre el
horizonte de la virtud, un rocío para la tierra del corazón humano, un arca en el océano del
conocimiento, un sol en el cielo de la munificencia, una gema en la diadema de la sabiduría, una
luz refulgente en el firmamento de tu generación, un fruto del árbol de la humildad.

Bahá'u’lláh (Pasajes CXXX).



ADVERSIDAD

Si te llega la tribulación por mi Causa, trae a la memoria mis males y aflicciones y recuerda mi
destierro y aprisionamiento.

Si no fuera por las tribulaciones soportadas en tu sendero ¿cómo podrían ser reconocidos tus
verdaderos amantes , y si no fuera por las pruebas que son sobrellevadas por amor a ti, ¿ cómo
podría ser revelada la posición de aquellos que te anhelan?

No te aflijas en la pobreza ni te confíes en la riqueza pues a la pobreza sigue la riqueza y tras la
riqueza viene la pobreza. Pero ser pobre de todo menos de Dios, es un maravilloso don; no
desprecies su valor, pues, al final, esto te hará rico en Dios.

Bahá'u'lláh (Pasajes CXLIII; Epistle, pág. 95; Palabras Ocultas
Persas, Nº 51).


¿ Acaso Bahá'u'lláh no nos ha asegurado que los sufrimientos y privaciones son bendiciones
disfrazadas, que mediante ellos nuestras fuerzas espirituales internas son estimuladas, purificadas
y ennoblecidas? Por lo tanto, esté seguro que sus privaciones materiales - muy lejos de estorbar
sus actividades para la Causa - impartirán a su corazón un poderoso ímpetu para mejor servir y
promover sus intereses."

(De una carta, con fecha 22 de noviembre de 1936, escrita de
parte de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Cuanto más severas sus pruebas y sufrimientos, más fuertes habrá de crecer su fidelidad y
devoción a la Causa. Pues, por cierto, es a través de repetidas tribulaciones y dificultades que
Dios pone a prueba a sus siervos y, por lo tanto, ellos deben considerar a éstas como
bendiciones disfrazadas y como oportunidades mediante las cuales pueden obtener una
conciencia más amplia de la Voluntad y Propósito Divinos."

(De una carta, con fecha 23 de febrero de 1939, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" ... al padecer estas adversidades debemos recordar que los mismos Profetas de Dios no
estaban inmunes a las cosas que sufren los hombres. También conocieron las penas, las
enfermedades y el dolor. Ellos superaron estas cosas por mediación de su espíritu y esto es lo
que debemos tratar de hacer nosotros cuando nos encontremos afligidos. Las penas de este
mundo pasan y lo que nos queda es lo que hemos hecho con nuestra alma; por lo tanto es en ello
donde debemos poner cuidado - en el llegar a ser más espirituales, acercarnos más a Dios, sin
que nos importe lo que pueda sufrir nuestra mente y cuerpo humanos."

(De una carta, con fecha 5 de agosto de 1949, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual, citada en Bahá'í News, Nº
231, mayo 1950, pág. l.)



ALABANZA

Le alabarás de la mejor manera si amas a sus amados y resguardas y proteges a sus siervos de
la maldad de los perdidos, para que nadie los siga oprimiendo.

Caed ante Dios postrados sobre vuestros rostros y celebrad su alabanza en el día y la noche.

Bahá’u'lláh (Pasajes CXIV, XV).





ALEGRIA

Quienquiera guarde los mandamientos de Dios alcanzará felicidad eterna.

Bahá’u’lláh(Pasajes CXXXIII).

¡Oh hijo del hombre! No te aflijas a menos que estés lejos de mí. Y no te regocijes a menos
que te acerques y vuelvas a mí.

Bahá’u’lláh (Palabras Ocultas árabe, Nº 35).

¡Oh mis siervos! No os apenéis si, en estos días en este plano terrenal, cosas contrarias a
vuestros deseos han sido ordenadas y manifestadas por Dios, porque días de alegría, de delicia
celestial, hay de seguro en abundancia para vosotros.

Bahá’u’lláh (Pasajes, CLIII.)

Regocijáos, porque la mesa Celestial ha sido puesta para vosotros. Regocijaos, porque los
ángeles del cielo son vuestros auxiliares y ayudantes. Regocijáos, porque la mirada de la Bendita
Belleza, Bahá’u’lláh, se ha posado sobre vosotros. Regocijáos, porque Bahá’u’lláh es vuestro
protector. Regocijáos, porque es destinada para vosotros la gloria sempiterna. Regocijaos,
porque la vida eterna os espera.

'Abdu’l-Bahá (Promulgation of Universal Peace,. 209).

Todos los sufrimientos y penas que existen nos vienen del mundo material; el mundo espiritual
sólo confiere alegría.

'Abdu'I-Bahá (Sabiduría, pág. 114).


AMOR DE DIOS

Para cada uno de vosotros es deber supremo escoger para sí lo que nadie pueda violar ni
usurpar. Esto es... el amor de Dios, si sólo pudierais comprenderlo.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXIII).

En el mundo de la existencia no hay imán más poderoso que el imán del amor.

‘Abdu’l-Bahá (‘Abdu’l-Bahá ín London, P. 77).

Si los corazones de las gentes llegaran a hallarse sin la Gracia Divina –sin el amor de Dios-
éstas vagarían en el desierto de la ignorancia, descenderían hasta las profundidades de la ruina y
caerían al abismo de la desesperación en donde no hay refugio. Son como los insectos que viven
en el plano más bajo.

‘Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 526),

“Usted puede estar seguro de que él orará por la unidad de los creyentes en...ya que ésta es de
la máxima importancia y de ella depende el desarrollo de la Causa en ese lugar y el éxito de todo
esfuerzo en la enseñanza. Lo que necesitan los amigos - en todas partes - es una medida más
grande de amor los unos para con los otros y esto puede obtenerse mediante un mayor amor
hacia Bahá'u'lláh; pues si nuestro amor hacia él es lo suficientemente profundo, nunca dejaremos
que los sentimientos y opiniones personales retarden su Causa; estaremos dispuestos a hacer
sacrificios los unos por los otros para bien de la Fe y ser, como dijo el Maestro, una sola alma en
muchos cuerpos."

(De una carta, con fecha 5 de setiembre de 1946, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"Sin el espíritu de verdadero amor a Bahá'u'lláh, a su Fe y a sus instituciones y entre los
creyentes, la Cansa jamás podrá atraer a las grandes multitudes. Pues no son los sermones y
reglas lo que el mundo necesita sino el amor y las acciones."

(De una carta, con fecha 25 de octubre de 1949, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)

" ... debemos alcanzar un plano espiritual en el que lo principal es Dios y las intensas pasiones
humanas no nos alejen de Él. Vemos en todo momento a individuos que, a causa de la violencia
del odio o del apego apasionado a alguien, renuncian a los principios o se excluyen del Camino
de Dios...

"Debemos amar a Dios y en esta condición se hace posible un amor universal. No es posible
amar a cada ser humano por sí mismo pero si nuestro sentimiento para con la humanidad debería
ser motivado por nuestro amor al Padre quien creó a todos los hombres."

(De una carta, con fecha 4 de octubre de 1950, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)



ATRACCIÓN

Quienquiera que se levante, entre vosotros, para enseñar la Causa de su Señor, que, ante todo,
se enseñe a sí mismo, para que su palabra atraerá los corazones de los que le escuchan. A menos
que se enseñe a sí mismo, las palabras de su boca no influirán sobre el corazón del buscador.

Bahá'u'lláh (Pasajes CXXVIII).

Lo fundamental de Bahá'u'lláh es el amor... Debéis tener un amor infinito los unos para con los
otros, cada uno prefiriendo al prójimo antes que a sí mismo. La gente debe llegar a ser tan
atraída a vosotros que exclamarán: "¡Qué felicidad existe entre vosotros!" y verán en vuestros
rostros las luces del reino; entonces ', maravillados, se volverán hacia vosotros y buscarán la
causa de vuestra felicidad. Debéis dar el mensaje mediante acciones y hechos, no sólo a través
de la palabra La palabra debe estar ligada al hecho. Debéis amar a vuestro prójimo más que a
vosotros mismos; por cierto estar dispuestos a sacrificaras... Es mi deseo que estéis dispuesto a
sacrificar todo, los unos por los otros, aun la vida misma. Puedan todos volverse hacia vosotros
y preguntar -. "¿Por qué es tan feliz esta gente?" Quiero que seáis felices, que os riáis, sonriáis y
regocijéis para que a causa de vosotros otros sean felices.

'Abdu'l-Bahá (Promulgation of Universal Peace, pág. 213).

"El esfuerzo personal, ciertamente, es un requisito previo y vital para el reconocimiento y la
aceptación de la Causa de Dios. Por muy poderosa que sea la medida de la gracia divina, a
menos que ésta sea suplementada por el esfuerzo personal sostenido e inteligente, no puede
llegar a ser plenamente efectiva ni de ningún provecho real y permanente."

(De una carta, con fecha 27 de febrero de 1938, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)


CAPACIDAD

El hombre debe buscar la capacidad y desarrollar las aptitudes. Mientras carezca de
susceptibilidad a las influencias divinas no podrá reflejar la luz o asimilar sus bondades. La tierra
estéril nada produce, aunque la nube de la gracia llueva sobre ella durante mil años. Debemos
hacer receptiva y fértil la "tierra" de nuestro corazón y cultivarla para que la lluvia de la
misericordia divina la refresque y produzca las rosas y jacintos de la plantación celestial.

Mientras carezcamos de la susceptibilidad, no pueden penetrar las bellezas y mercedes de Dios. En
medio de vuestra súplica a Dios y vuestra recitación de "Tu nombre es mi curación", ¡considerad
cómo se alegra vuestro corazón, se alegra vuestra alma por el espíritu del amor a Dios y es atraída
vuestra mente al Reino de Dios! Por medio de estas atracciones, la habilidad y la capacidad se
acrecientan. Al ensancharse el recipiente el agua aumenta y al aumentar la sed, la generosidad de la
nube se vuelve grata al paladar del hombre. Tal es el misterio de la súplica y la sabiduría de expresar
los deseos.

'Abdu'I-Bahá (Promulgation, pág. 143).


CERCANIA A DIOS

Cuanto más puro y santificado llegue a ser el corazón del hombre, más cerca se aproxima a
Dios y va revelándose en él la luz del Sol de la Realidad. Esta luz hace brillar los corazones con
el fuego del amor a Dios, abre en ellos las puertas del conocimiento y desecha los misterios
divinos permitiendo que se hagan descubrimientos espirituales .Todos los profetas se han
acercado a Dios a través del desprendimiento. Debemos emular a esas almas santas y renunciar a
nuestros propios anhelos y deseos. Debemos purificamos del lodazal y mancha del contacto
terrenal hasta que nuestro corazón llegue a ser tan claro como un espejo y la luz de la más
grande guía se refleje en él.

'Abdu’l-Bahá (Promulgation, pág. 142).

"Lo más grande es vivir la vida; hacer que nuestra vida esté tan saturada con las enseñanzas
divinas y el espíritu bahá'í que la gente no vea sino una alegría, un poder, un amor, una pureza,
un brillo, una eficiencia en nuestro carácter y trabajo que nos distingan de la gente de mentalidad
mundana y hagan que las personas se pregunten cuál es el secreto de esta nuestra nueva vida.
Debemos olvidarnos del yo totalmente y dedicarnos enteramente a Dios para que cada día y en
cada momento deseemos hacer solamente lo que Dios quiere que hagamos y ello de la manera
que Él desee. Si hacemos esto con sinceridad, entonces tendremos unidad y armonía perfectas
los unos con los otros. Donde falta la armonía falta el verdadero espíritu bahá'í. A menos que
podamos demostrar en nuestra vida esta transformación, este nuevo poder, este amor y armonía
mutuos, las enseñanzas bahá'ís no serán para nosotros sino un mero nombre. "

(De una carta, con fecha 14 de febrero de 1925, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual).

"Él está totalmente de acuerdo con usted en que, a menos que pongamos en práctica las
enseñanzas, no podemos de ninguna manera pretender que la Fe crezca, pues el propósito
fundamental de toda religión - la nuestra incluida- es llevar al hombre más cerca de Dios y
cambiar su carácter, lo cual es de suma importancia. A menudo se da demasiado énfasis a los
aspectos sociales y económicos de las Enseñanzas - pero es imposible recalcar excesivamente el
aspecto moral."

(De una carta, con fecha 6 de septiembre de 1946, escrita de parte
de Shoghi Effendi a un creyente individual.)



CONFIANZA

"Por cierto los creyentes no han aprendido completamente aún a dar y recibir amor para
obtener fortaleza y consuelo en momentos de necesidad. La Causa de Dios está dotada de vastos
poderes y lo que impide que los creyentes saquen mayor provecho de esto es que no han
aprendido a utilizar estas poderosas fuerzas de amor, fortaleza y armonía generadas por la Fe.

"Él le aconsejaría a usted que deje... a su amiga por ahora y que ore por ella. Ya que en este
momento no desea su ayuda, usted no puede ayudarla sino interiormente.

"Usted ha prestado a la Causa muchos servicios valiosos y aún los está prestando y esto ha de
ser su mayor consuelo.

"(De una carta, con fecha 8 de mayo de 1942, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)

"El camino está lleno de piedras y hay muchas pruebas; pero, como usted dice, si los amigos
tratan de aprender a vivir de acuerdo con las enseñanzas de Bahá'u'lláh, descubrirán que éstas,
por cierto, operan misteriosa y poderosamente y que la ayuda siempre está cerca, que los
obstáculos son superados y que el éxito al fin está asegurado."

(De una carta, con fecha 23 de abril de 1956, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)



CONOCIMIENTO

Hemos decretado, oh pueblos, que lo más alto y la finalidad de todo aprendizaje es el
reconocimiento de Aquél quien es el objeto de todo conocimiento.

Sería tan grande el discernimiento de ese buscador, que distinguiría entre verdad y falsedad
como distingue el sol de la sombra.

Bahá’u'lláh (Epistle, pág. 21; Kitáb-i-lqán, pág. 123).

El conocimiento es amor. Tú estudia, escucha las exhortaciones, piensa, esfuérzate por
entender la sabiduría y grandeza de Dios. Debe hacerse fértil la tierra antes que se siembre la
semilla.

'Abdu’l-Bahá (Selections from Bahálí Seriptures, pág, 252).

Artes, oficios y ciencias, elevan el mundo del ser y conducen a su exaltación. El conocimiento
es como alas para la vida del hombre y una escalera para su ascenso. Su adquisición incumbe a
todos.

Respetad a los teólogos y eruditos entre vosotros, aquellos cuyo comportamiento esté de
acuerdo con sus declaraciones... Aquellos quienes desprecian y son negligentes con los teólogos
y eruditos que viven entre ellos, verdaderamente han cambiado el favor con el cual Dios les ha
favorecido.

Te incumbe en este día levantarte con poder celestial y, con la ayuda del conocimiento, disipar
las dudas de los pueblos del mundo, para que todos los hombres puedan ser santificados y dirijan
sus pasos hacia el más Grande Océano y se aferren firmemente a lo que Dios ha propuesto.

Bahá'u'lláh (Epistle, pág. 26, 111; Pasajes LXVI).

Día y noche debéis esforzaras por captar los significados del reino celestial, percibir las señales
de la divinidad, adquirir la certeza del conocimiento y saber que este mundo tiene un creador, un
vivificador, un proveedor, un arquitecto - el saber esto por medio de las pruebas y evidencias y
no a través de las susceptibilidades- sino más bien por medio de los argumentos decisivos y una
visión positiva; es decir, visualizarlas tan claramente como el ojo externo contempla al sol. De
esta manera, podréis vosotros contemplar la presencia de Dios y alcanzar el conocimiento de las
santas y divinas manifestaciones.

'Abdu’l-Bahá (Promulgation, pág. 222).

" Cuando una persona se hace bahá'í, lo que ocurre realmente es que la semilla del espíritu comienza
a crecer en el alma humana. Esta semilla debe ser regada por las efusiones del Espíritu Santo. Estos
dones del espíritu se reciben a través de la oración, la meditación, el estudio de la Palabra Sagrada y el
Servicio a la Causa de Dios. El caso es que el servicio dentro de la Causa es como el arado que
físicamente ara el suelo cuando se siembran las semillas. Es necesario que la tierra sea arada para que
se enriquezca y de esta manera la semilla crecerá más vigorosamente. Exactamente de la misma
manera se realiza la evolución del espíritu al ararse al suelo del corazón para que éste sea un
constante reflejo del Espíritu Santo. De esta manera el espíritu humano crece y se desarrolla a pasos
gigantescos.

"Naturalmente habrá períodos de angustia y dificultades e incluso grandes pruebas; pero si el
individuo se vuelve con firmeza hacia la divina Manifestación, si estudia cuidadosamente sus
enseñanzas espirituales y recibe las bendiciones del Espíritu Santo, reconocerá que en realidad
estas pruebas y dificultades son dones de Dios que permiten que él crezca y desarrolle.

"Acaso usted pueda considerar en estos términos sus propias dificultades en el camino del servicio.
Constituyen el instrumento que permitirá que su espíritu crezca y se desarrolle. De pronto usted
descubrirá que ha superado muchos de los problemas que le han perturbado y entonces le será motivo
de extrañeza pensar que alguna vez le hayan causado aflicción. El individuo debe centrar la totalidad
de su corazón y mente en el servicio de la Causa, de acuerdo con las elevadas normas dadas por
Bahá'u'lláh. Si esto se hace, las huestes del Concurso Supremo apoyarán a la persona y gradualmente
serán superadas todas las dificultades y pruebas."

(De una carta, con fecha 6 de octubre de 1954, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)



DISCERNIMIENTO

¡Oh hijo de la tierra! Si me deseas no busques a nadie más que a mí; y si quieres contemplar mi
belleza; cierra los ojos ante el mundo y lo que hay en él; pues mi voluntad y la voluntad de otro
que no sea Yo, al igual que el fuego y el agua, no pueden permanecer juntos en un corazón,

Bahá’u'lláh (Palabras Ocultas Persas, Nº 31).


DISTINCIÓN

¡Oh ejército de Dios! Por medio de la protección y ayuda concedidas por la Bendita Belleza...
debéis comportaros de tal forma que permita destacaros, marcada y brillantemente como el sol,
entre otras almas. Si alguno de vosotros llegara a entrar en una ciudad, deberá convertirse en el
centro de atracción por razones de su sinceridad, su inteligencia y su devoción, su honestidad y
fidelidad, su veracidad y su benevolencia hacia todas las gentes del mundo, de manera que la
población de esa ciudad pueda pregonar que “Este hombre es, incuestionablemente bahá’í,
puesto que sus modales, su forma de proceder, su conducta, sus normas morales, su naturaleza y
su ánimo, reflejan las características de los bahá’ís.” Hasta tanto vosotros no alcancéis esta
posición, no se podrá decir que habéis sido leales al Convenio y Testamento de Dios.

Deseo que vosotros obtengáis distinción. Los bahá’ís deben diferenciarse de otros seres
humanos. Pero esta distinción no debe basarse en las riquezas, en que ellos sean mas opulentos
que los demás. No deseo para vosotros una distinción financiera. No es una distinción común la
que yo deseo; ni científica, ni comercial ni industrial, Deseo que vosotros obtengáis una
distinción espiritual; a saber, debéis llegar a ser eminentes y distinguidos en lo moral. En el amor
a Dios debéis dístínguiros de todos los demás. Debéis llegar a distinguimos por vuestro amor a
la humanidad; por vuestra unidad y armonía ; por vuestro amor a la justicia, En suma, debéis
llegar a distinguiros por todas las virtudes del mundo humano; por lealtad y sinceridad, por
vuestra justicia y fidelidad, vuestra firmeza y resolución; por vuestro amor para cada ser
humano; por vuestra unidad y acuerdo con todos los pueblos; por eliminar los prejuicios y
promover la paz internacional. En fin, debéis llegar a ser distinguidos por vuestra iluminación
celestial y la adquisición de los dones provenientes de Dios, Deseo que vosotros lleguéis a
distinguiros, Esto debe ser el toque de distinción entre vosotros

‘Abdu’l-Bahá. (Advenimiento, pág. 41; Promulgation, pág. 195).

“En el Bayán el Báb afirma que todas las religiones del pasado estaban en condiciones de llegar
a ser universales. El único motivo de que no hayan llegado a serlo, se debe a la incompetencia de
sus seguidores. Y, en seguida, Él hace la promesa definitiva de que tal no sera la suerte de la
revelación de ‘Aquel a quién Dios Hará Manifiesto’, que esta llegara a ser universal y abrazará a
todos los pueblos de la tierra. Esto es prueba de que, en último termino, Tendremos éxito. Pero
¿Acaso no es posibles que, como resultado de nuestra negligencia, el dejar de sacrificarnos y la
renuncia en concentrar nuestros esfuerzos en la difusión de la causa, retardemos la realización de
ese ideal? ¿ Y qué implicaría esto? Implicaría que ante Dios seríamos responsables de que la raza
permanezca más tiempo en su condición de desobediencia, que las guerras no serían evitadas
mucho antes, que el sufrimiento humano duraría más tiempo. "

(De una carta, con fecha 20 de febrero de 1932, escrita de parte de
Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados
Unidos y Canadá.)


EQUIDAD

En la opinión de Dios todos los hombres son iguales. No hay distinción ni preferencia por
ninguna alma en el reino de su justicia y equidad.

Dios no hizo estas divisiones; estas divisiones tuvieron su origen en el mismo hombre. Por lo
tanto, ya que ellas son contrarias al plan y propósito de Dios, son falsas e imaginarias.

La variedad en la familia humana debe ser la causa del amor y de la armonía, como lo es en la
música, donde muchas notas diferentes se combinan para producir un acorde perfecto.

'Abdu’l-Bahá (Advenimiento, págs. 57, 58, 59).


ESPIRITUALIDAD

La espiritualidad es el mayor don de Dios y "Vida Sempiterna" quiere decir "Volverse hacia
Dios".

Deja que seas gobernado por la atracción de la Belleza de Dios, que su recuerdo corra como el
espíritu en tu sangre, tus venas y miembros y, de esta manera, llenarte con los pensamientos del
amor de Dios.

'Abdu’l-Bahá (Sabiduría, pág. 117; Tablets, pág. 314).


FELICIDAD

La Causa de Dios ha venido como una señal de su Gracia. ¡Felices los que actúan, felices los
que entienden, feliz el hombre que se haya aferrado a la verdad, desprendido de todo cuanto hay
en los cielos y en la tierra!

Bahá’u'lláh (Epistle, pág. 139).

El hombre es en realidad un ser espiritual y solamente cuando vive en el espíritu es verdaderamente
feliz.

'Abdu’l-Bahá (Sabiduría, pág. 12).


FIRMEZA

Sumamente elevada será tu posición, si permaneces firme en la Causa de tu Señor. Hacía Él
están dirigidos tus activos movimientos y en Él está tu descanso final.

En nada reside vuestra gloria verdadera y perdurable salvo en la adhesión firme a los preceptos
de Dios, en la observancia plena de sus leyes, en la resolución de ver que no queden sin
cumplimiento, y en proseguir firmemente el camino derecho.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXV, CXVIII).

Lo esencial es la firmeza y la constancia.

'Abdu’l-Bahá (Tablets, pág. 696).

" Cada época tiene determinados requerimientos. En aquellos días de antaño la Causa necesitaba
mártires y gente que soportara toda suerte de torturas y persecuciones al expresar su fe y al difundir
el mensaje enviado por Dios. Empero, aquellos días ya han pasado. La Causa actualmente no requiere
mártires que mueran por su fe sino servidores que deseen enseñar para que la Causa se establezca en
todas partes del mundo. Vivir hoy para poder enseñar equivale a ser martirizado en aquellos días de
antaño. " que tiene importancia es el espíritu que nos impulsa y no el acto a través del cual ese
espíritu se expresa; y ese espíritu es: servir la Causa de Dios con todo nuestro corazón y alma."

(I)e una carta, con fecha 3 de agosto de 1932, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual, citada en Bahálí News, Nº
77, setiembre 1933, pág. l.)



GRATITUD

La mejor manera de agradecer a Dios es amaros los unos a los otros.

La acción de dar las gracias nada más que verbalmente no tiene efecto. Mas la verdadera
gratitud es la cordial acción de dar las gracias de corazón. Cuando el hombre, respondiendo a
los favores de Dios, manifiesta las susceptibilidades de la conciencia, el corazón se torna feliz, el
espíritu se regocija. Estas susceptibilidades son la gratitud ideal.

Para poder expresar su gratitud por los favores de Dios, el hombre debe demostrar acciones
dignas de alabanza. Para responder a estas dádivas él debe realizar buenas obras, sacrificarse,
amar a los siervos de Dios, aun sacrificar su vida por ello, demostrar bondad hacia todas las
criaturas. Debe estar desprendido de este mando, atraído al reino de Abhá, el rostro radiante, la
lengua elocuente, el oído atento, esforzándose día y noche por obtener las complacencias de
Dios. Lo que desee hacer debe estar en armonía con el placer de Dios. Debe observar y
discernir cuál es la Voluntad de Dios y actuar de acuerdo con ésta. No cabe duda que tales
hechos loables son un agradecimiento por los favores de Dios.

'Abdu'I-Bahá (Promulgation, págs. 31, 465).


GUÍA

Apresta tus esfuerzos, que quizás puedas guiar a tu prójimo a la ley de Dios, el Más
Misericordioso. Tal acto, ciertamente, excede todos los demás actos a la vista de Dios, el
Todoposeedor, el Altísimo.

Que vuestros hechos sean una guía para toda la humanidad, pues lo que profesan los más de
los hombres, sean nobles o humildes, difiere de su conducta. Es por vuestros actos que podéis
distinguimos de los demás. Por ellos puede ser derramado sobre toda la tierra el brillo de vuestra
luz.

Bahá'u'lláh (Pasajes CLXI, CXXXIX).

"Si usted lee las palabras de Bahá'u'lláh y 'Abdu'l-Bahá sin egoísmo y con cuidado,
concentrándose en ellas, descubrirá verdades que ignoraba y llegará a tener una percepción clara
de los problemas que han confundido a los grandes pensadores del mundo."

(Shoghi Effendi, de una carta con fecha 30 de enero de 1925, a un
creyente individual.)


IMAGEN DE DIOS

El honor del hombre proviene de la adquisición del conocimiento de Dios; su felicidad
proviene del amor de Dios; su alegría se halla en las buenas nuevas de Dios; su nobleza depende
de su servidumbre hacia Dios. La mayor evolución para el hombre es su ingreso al reino divino;
y el resultado de esta existencia humana es el núcleo y la esencia de la vida eterna...Mientras él
posea la vida física debe asirse a la vida espiritual y, con el bienestar y felicidad físicos, debe
disfrutar de los deleites y el júbilo divinos. Entonces el hombre es merecedor de su título como
hombre, en tal caso él será "según la imagen y semejanza de Dios", pues la imagen del
Misericordioso consiste en los atributos del reino celestial. Si en el jardín de su alma no aparece
ningún fruto del reino, el hombre no se halla en la imagen y semejanza de Dios, pero si aparecen
tales frutos, él se convierte en recipiente de las dádivas ideales y se enciende con el fuego del
amor de Dios. Si su moral llega a ser espiritual, sus aspiraciones celestiales y sus actos se
conforman a la voluntad de Dios, el hombre logra la imagen y semejanza de su Creador; de otro
modo, se convierte en la imagen y semejanza de Satanás. Por lo tanto, Su Santidad Jesucristo ha
dicho: "Por sus frutos los conoceréis".


'Abdu'I-Bahá (Promulgation, pág. 329).


MEDITACIÓN

Por medio de la facultad de la meditación el hombre alcanza la Vida Eterna; por medio de ella
recibe el soplo del Espíritu Santo. Los dones del Espíritu son dados por la reflexión y la
meditación.

La facultad meditativa es semejante a un espejo; si lo ponéis ante objetos terrenales, los
reflejará. Por consiguiente, si el espíritu del hombre está en contemplación de cosas terrenales,
será informado de ellas.

Pero si volvéis vuestro espejo espiritual hacia el cielo, las constelaciones celestiales y los rayos
del Sol de la Realidad se reflejarán en vuestros corazones y obtendréis las Virtudes del Reino.

'Abdu'I-Bahá (Sabiduría, págs. 186, 187).


MUERTE

La muerte ofrece a todo creyente seguro la copa que es la vida de verdad. Confiere regocijo y
es portadora de alegría. Concede el don de la vida eterna.

Tú eres mi dominio y mi dominio no perece, ¿por qué temes perecer? Tú eres mi luz y mi luz no
será jamás extinguida, ¿por qué temes la extinción? Tú eres mi gloria y mi gloria no se disipa; tú eres
mi manto y mi manto no se gastará nunca. Manténte entonces, firme en tu amor hacia mí para que
me encuentres en el reino de gloria.

Bahá’u’lláh (Pasajes CLXIV, Palabras Ocultas Árabes, Nº 14).


ORACIÓN

Él, en verdad, ama a aquél que se vuelve hacia Él.

Bahá’u’lláh (Pasajes CXXXIV)

Comulga íntimamente con su Espíritu y sé de los agradecidos.

Bahá’u’lláh (Pasajes (CXXIX)


Pídete cuentas a tí mismo cada día, antes de que seas llamado a rendirlas.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Árabes, Nº 31).

Entona, oh mi siervo, los versos de Dios que tú has recibido, como fueron entonados por
aquellos que se han acercado a Él, para que la dulzura de tu melodía encienda tu propia alma y
atraída los corazones de todos los hombres. Quienquiera recite retirado en su cámara los versos
revelados por Dios, los ángeles diseminadores del Todopoderoso esparcirán por doquier las
fragancias de las palabras pronunciadas por su boca y harán que palpite el corazón de todo
hombre recto, Aunque al principio permanezca inconsciente de su efecto, sin embargo, la virtud
de la gracia concedida a él debe necesariamente ejercer tarde o temprano influencia sobre su
alma,

Bahá'u'lláh (Pasajes CXXXVI).,

Mientras el hombre ora, se ve a sí mismo en presencia de Dios

‘Abdu’l-Bahá (Selections, pág. 250).

¡Esforzaos para que vuestros actos sean día a día hermosas oraciones!

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría, pág. 82).

El acto de súplica es el pulimento que cancela todo deseo mundano. El deleite de suplicar y
rogar ante Dios separa al corazón del mundo.

Suplicarle a Él y rogad en horas de la noche y madrugada, así como ruega un necesitado y
cautivo. El hombre se halla en un estado permanente de comunión y oración con la fuente de
todo bien. La condición más excelsa y elevada es la de la oración. La oración es comunión con
Dios.

La mayor alegría para el amante es conversar con su manda y la mayor gracia para el buscador
es familiarizarse con el objeto de su vehemente anhelo.

El adorador debe orar con el espíritu desprendido, rendición incondicional de la voluntad,
atención concentrada y magnética pasión espiritual. Su recóndito ser interior debe moverse con
la etérea brisa de la santidad,

'Abdu'I-Bahá (Selectíons, págs. 252, 254, 255).


RECTITUD

Atavíate con la esencia de la rectitud y que tu corazón no tema a nadie excepto a Dios,

¡Aferraos a la rectitud, oh pueblo de Bahá! Esto ciertamente, es el mandamiento que este
Agraviado os ha dado y es lo que su ilimitada voluntad ha escogido cada uno de vosotros.

Una acción recta está dotada de tal potencia que puede enaltecer a tal punto al polvo como
para hacerlo ir más allá del cielo de los cielos. Puede rasgar todas ataduras y tiene el poder de
restaurar la fuerza que se ha gastado y desvanecido.

Bahá’u’lláh (Pasajes CLIII, XLIII, CXXXI).


RESPLANDOR

Sed llameantes como el fuego para que podáis consumir los velos de la desidia y encender,
mediante las vivificadoras energías del amor de Dios, el corazón arrecido y renuente

Bahá’u’lláh (Pasajes, CXII).

Dios, todo amor, creó al hombre para que irradiara la Luz Divina e iluminase al mundo con sus
palabras, acciones y vida.

‘Abdu’l-Bahá (Sabiduría, págs. 118-119).

Los creyentes deben manifestar su creencia en la vida diaria, para que en sus rostros el mundo
vea brillar la luz. Un rostro brillante y alegre anima a la gente de paso. Si tú estás triste y te
aproximas a un niño que ríe, él al verte la cara, dejaría de reír sin saber por qué,

'Abdu’l-Bahá ('Abdu’l-Bahá in London, pág, 131).

Con los corazones resplandecientes por el fuego del amor de Dios y los espíritus refrescados por el
alimento del espíritu celestial, debéis salir como salieron los discípulos hace mil novecientos años,
dando vida a los corazones de los hombres por el llamado de las buenas nuevas mediante la luz de
Dios en vuestro rostro, estando desprendidos de todo salvo de Dios, Por lo tanto, ordenad vuestra
vida de acuerdo con el primer principio de la enseñanza divina, que es el amor. El servicio a la
humanidad es el servicio a Dios. Dejad que el amor y la luz del reino resplandezcan a través de
vosotros a tal punto que los que os miren sean iluminados por su reflejo. Sed como las estrellas,
Brillantes y centelleante, en las alturas de su posición celestial. ¿Será que apreciáis el día en que vivís?

¡Éste es el siglo de la Bendita Perfección!

¡Éste es el cielo de la luz de su Belleza!

¡Éste es el día consumado de todos los Profetas!

‘Abdu’l-Bahá (Promulgation, pág. 6).

“Al mismo tiempo que él le estimulara para que se enfrente con valentía y venza los muchos
obstáculos que se hallan en su camino, le aconsejaría a la vez a usted que, en caso de fracaso y sin que
le importe lo que le pudiera suceder, permanezca contento y radiante con la Voluntad divina y se
someta totalmente a ella. Nuestras aflicciones, pruebas y dificultades son, a veces, una bendición
disfrazada y nos aleccionan para que tengamos mas fe y confianza en Dios y nos acercan más a Él.”

(De una carta, con fecha 28 de abril de 1936, escrita de parte de
Shoghi Effendi a un creyente individual.)




SABIDURÍA

¡Di! La espada de la sabiduría es más caliente que el calor del verano y más fílosa que las hojas
de acero, sí sólo lo entendieran

¡Oh vosotros amados de Dios! Bebed abundantemente des sabes y remontaos en la atmósfera
de la Sabiduría y hablad con sabiduría y elocuencia.

En este Día, no podemos ni aprobar la conducta del temeroso que trata de disimular su fe, ni
ratificar el comportamiento del creyente declarado que clamorosamente sostiene su lealtad a esta
causa. Ambos deberían observar los dictados de la sabiduría y luchar diligentemente por servir a
los mejore interese de la Fe.

Sabios son aquellos que no hablan a menos que tengan quien les escuche, como el copero que
no ofrece su copa hasta que no encuentra un buscador, y el amante que no exclama desde lo
hondo de su corazón hasta que no contempla la belleza de su amada. Por tanto, siembra las
semillas de la sabiduría y del conocimiento en la tierra pura del corazón, y manténlas ocultas
hasta que los jacintos de la sabiduría divina broten del corazón, y no del lodo y la arcilla

Bahá’u’lláh (Epistle, págs. 55-99; Pasajes CLXIII; Palabras
Ocultas Persas, Nº 36).


SANTIDAD

¡Oh hijo de la gloria¡ Apresúrate en el sendero de la santidad y entra en el cielo de la comunión
conmigo. Purifica tu corazón con el depurador del espíritu y ve rápido hacia la corte del
Altísimo.

Bahá'u’lláh (Palabras Ocultas Persas, Nº 8).


TEMOR A DIOS

Aquello que externa e internamente impide y evita a los hombres cometer actos viles es el
temor a Dios.

El temor a Dios siempre ha sido el factor principal en la educación de sus criaturas.
¡Bienaventurados aquellos que lo hayan logrado!

Exhorta a los hombres a temer a Dios. ¡Por Dios! Este temor es el comandante en jefe del
ejército de tu Señor. Sus huestes son un carácter loable y hechos meritorios. Mediante él se han
abierto las ciudades de los corazones de los hombres a través de los siglos y edades y los
estandartes de la ascendencia y triunfo se han elevado por encima de todos los estandartes.

El temor de Dios es el arma que le hará victorioso (a su ayudante), el instrumento primordial
con el que puede lograr su objetivo. El temor de Dios es el escudo que defiende su Causa, la
adarga que permite a su pueblo alcanzar la victoria. Es un estandarte que ningún hombre puede
competir. Con su ayuda y con el consentimiento de aquél quien es el Señor de las Huestes,
aquellos que se han aproximado a Dios han podido someter y conquistar las ciudadelas de los
corazones de los hombres.

Bahá'u’lláh (Tablets of Bahá'u’lláh, pág. 33;
Epistle, págs. 27, 136; Pasajes CXXVI).


TRABAJO

Los mejores de los hombres son aquellos que se ganan el sustento con su trabajo y lo gastan en
sí mismos y en sus familias, por amor de Dios, el Señor de los mundos.

Sois los árboles de mi jardín; debéis dar frutos excelentes y maravillosos, para que vosotros
mismos y otros obtengan provecho de ellos. Así, incumbe a todos ocuparse en oficios y
profesiones, pues en esto yace el secreto de la riqueza. ¡Oh vosotros dotados de entendimiento!

Incumbe a cada uno de vosotros ocuparse en algún oficio, tales como artes, comercio y
similares. Hemos hecho esto -tus trabajos- idéntico a la adoración de Dios, el Verdadero... No
desperdiciéis vuestro tiempo en pereza e indolencia y ocupaos con lo que os beneficiará a
vosotros y a los demás... El más despreciado de todos los hombres ante Dios es aquél que se
sienta y pide.

Bahá’u’lláh (Palabras Ocultas Persas, Núms. 82 y 80; Bahá’í
World Faith, pág. 195).


UNIDAD

Sed como los dedos de una mano y los miembros de un cuerpo.

Tan potente es la luz de la unidad que puede iluminar toda la tierra.

El tabernáculo de la unidad ha sido levantado; no os miréis como extraños los unos a los otros.
Sois los frutos de un solo árbol y las hojas de una sola rama.

En este Día incumbe a todo hombre asirse de lo que pueda promover los intereses de todas las
naciones y gobiernos justos y exaltar su posición.

El propósito fundamental que anima a la Fe de Dios y su Religión es proteger los intereses de
la raza humana, promover su unidad y estimular el espíritu de amor y fraternidad entre los
hombres,

Te incumbe consagrarte a la Voluntad de Dios. Todo lo que ha sido revelado en tus Tablas no
es mas que un reflejo de su Voluntad, Tan completa debe ser tu consagración, que toda huella
de deseo mundano debe ser lavada de tu corazón. Éste es el significado de la verdadera unidad.

No deseamos sino el bien del mundo y la felicidad de las naciones... que todas las naciones se
unan en una Fe y todos los hombres sean como hermanos; que se fortalezcan los lazos de afecto
y unidad entre los hijos del hombre; que cese la diversidad de religión y se anulen las diferencias
de raza.

Bahá’u’lláh (Pasajes, LXXII, CXXXII, CXII, XLIII; CX, CLX;
Selection from Bahá’í Scriptures, pág. 109).

El conocimiento de cualquier división o resquebrajadura en las filas de la Fe de Bahá’u’lláh es
ajeno a su mismo propósito, principios e ideales. Una vez que sus miembros han reconocido
completamente la posición de su autor y por razón de haberse identificado con su orden
administrativo, hayan aceptado sin reservas los principios y leyes incluidos en sus enseñanzas,
cada diferenciación de clase, credo o color, debe ser automáticamente borrada y nunca debe
permitírsele que se reafirme bajo pretexto alguno, no importa cuan fuerte sea la presión de los
eventos o de la opinión pública. Si alguna discriminación ha de tolerarse, ésta debería ser una
discriminación no en contra sino, más bien, a favor de la minoría, sea ésta racial o de otra índole.
A diferencia de otras naciones y gentes del mundo ya sean éstas del oriente o del occidente,
democráticas o autoritarias, comunistas o capitalistas, pertenecientes ya sea al Viejo Mundo o al
Nuevo, quienes ignoren, pisoteen o extirpen las minorías raciales, religiosas o políticas, dentro
de la esfera de su jurisdicción, cada comunidad organizada, alistada bajo la bandera de
Bahá’u'lláh debe sentir que es su obligación principal e ineludible la de nutrir, alentar y proteger
cada minoría perteneciente a cualquier fe, raza, clase o nación dentro de ella. Es tan grande y
vital este principio, que en tales circunstancias como cuando un número igual de boletas ha sido
depositado en una elección o cuando los requisitos para cualquier puesto son balanceados entre
diferentes razas, credos religiosos y nacionalidades dentro de la comunidad, la prioridad debe ser
dada, sin vacilación, a la persona representante de la minoría esto por ninguna otra razón que la
de estimularla y alentarla y proporcionarle para adelantar los intereses de la comunidad. A la luz
de este principio y teniendo en mente que es en extremo deseable que los elementos minoritarios
participen y compartan la responsabilidad en el manejo de la actividad Bahá’ís debe ser el deber
de cada comunidad bahá’í arreglar sus asuntos de tal manera que en los casos donde los
individuos pertenecientes a los diversos elementos minoritarios dentro de ésta, estén ya
capacitados y llenen los requisitos necesarios las instituciones representativas bahá’ís. ya sean
éstas asambleas, convenciones, conferencias o comités, tengan representados en ellas tantos
elementos diversos, raciales o de otra índole, como séa posible. La adopción de tal proceder y la
fiel adhesión a éste, no sólo sería una fuente de inspiración y estímulo para aquellos elementos
que son pequeños en número e inadecuadamente representados, sino que demostraría al mundo
entero la universalidad y el carácter representativo de la Fe de Bahá’u'lláh y que sus seguidores
están libres de la mancha de esos prejuicios, que ya han forjado tales estragos en los asuntos
internos de las naciones, así como también en las relaciones con el extranjero.

De estos requisitos espirituales para el triunfo, los que constituyen la base sobre la cual el
afianzamiento de todos los planes de enseñanza, los proyectos del Templo y los programas
financieros deben finalmente apoyarse, los siguientes se destacan como preeminentes y vitales...
Proporcionalmente de acuerdo con el grado hasta el cual se llenen estos requisitos básicos y de
la forma como los creyentes. .. los realicen en sus vidas individuales, actividades administrativas
y relaciones sociales, debe depender la medida de bendiciones múltiples que el Poseedor Todo
Generoso puede concederles a todos ellos. Estos requisitos no son otros que un alto sentido de
rectitud moral en sus actividades sociales y administrativas, pureza absoluta en sus vidas
individuales y completa liberación de prejuicios en su trato con las gentes de diferentes razas,
clases, creencias o color.

... éstos son los ideales que los creyentes... en forma individual y a través de la acción conjunta,
deben... esforzarse por promover tanto en sus vidas privadas como en sus vidas públicas; ideales
que constituyen la mayor fuerza propulsara capaz de acelerar de la manera más efectiva, el
avance de sus instituciones, planes y actividades, que pueden velar por el honor y la integridad
de su Fe y subyugar cualquier obstáculo que ella pueda confrontar en el futuro.

Shoghi Effendi (Advenimiento, págs. 54-56, 35,36,37).


VIDA

Quien vivifique un alma en esta Causa es como si vivificara a todos los siervos

Bahá’u'lláh (Tablets of Bahá’u’lláh, págs. 145).

¡Oh mi amigo!...Rasga el velo de la negligencia para que emerjan resplandecientes de detrás de
las nubes y adornen todas las cosas con el atavío de la vida.

Bahá'u'lláh (Palabras Ocultas Persas, Nº 73).

¡Oh amigos! No descuidéis las virtudes con que habéis sido dotados, ni seáis negligentes con
vuestro alto destino... Sois las estrellas del cielo del entendimiento, la brisa que sopla al
amanecer, las fluyentes aguas de las cuales debe depender la vida misma de todos los hombres,
las letras inscritas en su pergamino sagrado.

Bahá'u'lláh (Advenimiento, pág. 111)

La vida en el hombre debe ser como una llama que de calor a toda aquél que se aproxime a ella

'Abdu'I-Bahá ('Abdu’l-Bahá in London, pág. 93).

"Puede decirse que hay dos clases de bahá'ís: aquellos cuya religión es la Bahá'í y aquellos que
viven para la Fe. Es innecesario decir que si uno puede pertenecer a esta última categoría, si uno
puede estar a la vanguardia de los héroes, mártires y santos, más mérito es a los ojos de Dios.”

(De una carta con fecha 16 de abril de 1950, escrita de parte de
Shoghi Effendi, a un creyente individual, citada en Bahá’í Nuws,
marzo de 1951, pág. 2.)





Amigabilidad ,, 39


INDICE



PUREZA

Abnegación 7
Bienes materiales 8
Castidad 9
Conciencia espiritual 10
Confesión 11
Conocimiento de sí mismo 11
Cuerpo 12
Decencia 12
Desprendimiento 13
El aseo 13
Fortaleza .14
Humildad 14
Integridad 14
Libertad 15
Moderación 15
Modestia 16
Mundo 16
Obediencia 16
Paciencia 17
Perfección 17
Pureza 18
Rectitud 19
Salud 19
Santidad 20
Sinceridad 20
Sueño 21
Templanza 21













BENEVOLENCIA

Amigabilidad 23
Amor para el hombre 24
Animales 25
Asociación 25
Benevolencia 26
Buen carácter 26
Caridad 27
Compasión 28
Confiabilidad 28
Cortesía 28
Defensa de la causa 29
Difamación 29
Discordia 29
Disputa 31
Enseñanza 31
Equidad 32
Expresión de la personalidad 32
Fidelidad 33
Generosidad 33
Guerra 33
Honestidad 34
Hospitalidad.........................................................34
Justicia 34
Lealtad 35
Malicia 36
Mansedumbre 36
Misericordia 37
Murmuración 37
Niños 37
Obediencia 38
Padres 39
Palabrería 39
Política 39
Reclusión 40
Rectitud de conducta 40
Sacrificio 42
Servicio 43
Sexo 45
Simpatía 45
Unidad 46
Venganza 48
Veracidad 48
Violencia 49





RESPLANDOR

Adoración. .................................... 51
Adversidad .................................... 51
Alabanza .................................... 52
Alegría ..................................... 53
Amor de Dios ..................................... 53
Atracción ..................................... 54
Capacidad ..................................... 55
Cercanía a Dios ..................................... 55
Confianza ..................................... 56
Conocimiento ..................................... 57
Discernimiento ..................................... 58
Distinción ..................................... 58
Equidad ..................................... 59
Espiritualidad ...................................... 59
Felicidad ..................................... 60
Firmeza ..................................... 60
Gratitud ..................................... 60
Guía ..................................... 61
Imagen de Dios ..................................... 61
Meditación ..................................... 62
Muerte ..................................... 62
Oración ..................................... 62
Rectitud ..................................... 63
Resplandor ..................................... 64
Sabiduría ..................................... 65
Santidad ...................................... 65
Temor a Dios ..................................... 65
Trabajo ..................................... 66
Unidad ..................................... 66
Vida ..................................... 68











1

1

Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN