Read: Que debo pensar sobre la promocion de una democratizacion Bahai







T R A D U C C I O N
(de cortesia)





18 de julio de 2000





Querido amigo baha'i:

La Casa Universal de Justicia ha recibido su carta de 31 de mayo de 2000 y
nos ha solicitado que le enviemos la siguiente respuesta.

En cuanto a su pregunta <<?Que debo pensar sobre la promocion de una
democratizacion baha'i?>> cabe una respuesta sencilla y otra mas compleja, y la
Casa de Justicia siente que es deseable plantear el asunto desde ambos puntos
de vista.

En primer lugar, como baha'i que ha rendido numerosos decenios de
servicios sobresalientes a su comunidad, comprendera que el Orden
Administrativo baha'i es una parte integral de la Revelacion de Baha'u'llah; se
trata de un sistema de concepcion divina que, tal como explico el Guardian en
La Dispensacion de Baha'u'llah, <<incorpora dentro de su estructura ciertos
elementos que se encuentran en cada una de las tres formas reconocidas de
gobierno secular, sin ser en ningun sentido una mera replica de ninguna de
ellas, y sin introducir dentro de su mecanismo cualquiera de los rasgos
objetables que poseen inherentemente. Mezcla y armoniza, tal como ningun
gobierno mortal haya logrado hasta la fecha, las verdades salutiferas que cada
uno de estos sistemas indudablemente contiene sin viciar la integridad de las
verdades impartidas por Dios sobre las que en ultima instancia reposa>>.

Es tarea continua de los baha'is robustecer su comprension de los
principios sobre los que se asienta el Orden Administrativo y mejorar la
fidelidad con que plasman dichos principios en sus acciones. A decir verdad,
una de las necesidades especificas de este periodo del desarrollo de la Fe es
la evolucion de las instituciones baha'is nacionales y locales. Por tanto, si
por <<la promocion de una democratizacion baha'i>> quiere significarse la
extension de una participacion responsable en las tareas de la comunidad por
parte de sus miembros individuales, tal cosa resulta altamente meritoria y
deberia convertirse en el quehacer continuo de las instituciones baha'is.

Esta es la respuesta sencilla. Sin embargo, si lo que se quiere
significar es que el Orden Administrativo baha'i debiera alterarse para
concordar mas estrechamente con los conceptos actuales de democracia politica,
se plantean una serie de asuntos mas complejos. En La Dispensacion de
Baha'u'llah, Shoghi Effendi enumera evidencias <<del caracter no autocratico
del Orden Administrativo baha'i y de su inclinacion por los metodos
democraticos en la administracion de sus asuntos>>, pero ello no justifica que
se proponga cambiar el sistema sentado en los Escritos de Baha'u'llah y
'Abdu'l-Baha y las elucidaciones de Shoghi Effendi. Tal esfuerzo, ya se
describa o no como <<la promocion de una democratizacion baha'i>>, seria









18 de julio de 2000
pagina 2


contrario a las claras ensenanzas de la Fe. La consideracion de las varias
cuestiones especificas mencionadas en su carta permitiran clarificar esta
distincion.

En el segundo parrafo de su carta afirma usted que entiende que el Orden
Mundial baha'i constituye <<al menos en un ochenta por ciento un orden
teocratico-aristocratico>>. Dado que el Orden de Baha'u'llah es parte
integrante de la Revelacion divina que El, en tanto Manifestacion de Dios, nos
ha dado, se puede afirmar que dicho Orden es esencialmente teocratico; pero en
la medida en que esta desprovisto de toda suerte de clero o sacerdocio, no se
trata en modo alguno de una <<teocracia>> en el sentido en el que suele
emplearse y comprenderse usualmente el termino.

De modo similar, el rasgo aristocratico (el gobierno de los mejores), tal
como consta en la Fe, contrasta agudamente con lo que viene a entenderse
generalmente por dicho termino. Al estar libre de campanas electorales o de
las presiones externas procedentes de los poderes economicos o de la
manipulacion de la prensa, los creyentes procuran elegir como miembros de sus
instituciones de gobierno a las personas que consideran mejor cualificadas para
tal funcion. Los miembros electos son entonces responsables ante Dios y sus
conciencias, en vez de ante quienes les eligen. Sin duda conoce usted las
palabras de Shoghi Effendi en La administracion baha'i acerca de la actitud y
responsabilidad de los miembros de las Asambleas:

Los deberes de aquellos a quienes los amigos han elegido libre y
conscientemente como sus representantes no son menos vitales o
vinculantes que las obligaciones de sus electores. Su funcion no es
dictar, sino consultar, y consultar no solo entre ellos, sino tanto como
sea posible con los amigos a los que representan. No deben verse a si
mismos bajo luz alguna que no sea la de instrumentos escogidos para una
presentacion mas digna y eficiente de la Causa de Dios. Nunca deberian
ser llevados a suponer que son los ornamentos centrales del cuerpo de la
Causa, intrinsecamente superiores a otros en capacidad o merito, y los
unicos promotores de sus ensenanzas y principios. Deberian abordar sus
tareas con humildad extrema, y afanarse, por su apertura de criterio, su
alto sentido de la justicia y del deber, su franqueza, su modestia, su
consagracion al bienestar e intereses de los amigos, de la Causa y de la
humanidad, atraer hacia si no solo la confianza, apoyo y respeto genuinos
de aquellos a quienes sirven, sino tambien su estima y afecto real.
Deben, en todo momento, evitar el espiritu de exclusividad, el clima de
secretismo, liberarse de actitudes prepotentes, y desterrar de sus
deliberaciones todas las formas de prejuicio y pasion. Dentro de los
limites de la sabia discrecion, deberian ganarse la confianza de los
amigos, familiarizarles con sus planes, compartir con ellos sus problemas
y ansiedades, y procurar su consejo y asesoria. Y cuando hayan de tomar
alguna decision concreta, deberian, despues de una consulta
desapasionada, fervorosa y cordial, volverse a Dios en oracion, y con
seriedad, conviccion y arrojo emitir su voto y acatar la voz de la
mayoria, la cual segun nos ha dicho el Maestro es la voz de la verdad, la
cual nunca ha de ser cuestionada y siempre ha de ser acatada de todo
corazon. A esta voz deben responder los amigos con entrega, y tenerla
por el unico medio que puede asegurar la proteccion y avance de la Causa.

Tal como se indica mas arriba, el procedimiento por el que los creyentes
se convierten en miembros de las instituciones elegidas es democratico. A buen
seguro, es mucho mas democratico que los metodos por los que se eligen los
miembros de una mayoria de parlamentos. El sistema electoral baha'i esta
enteramente libre del poder y chalaneo de partidos y facciones y









18 de julio de 2000
pagina 3


de las manipulaciones que conllevan los intereses creados. Cada votante,
hombre o mujer, es libre de depositar su papeleta a favor de quienquiera que
escoja.

Incluso en las mejores democracias contemporaneas el mayor incentivo de
las elecciones lo constituye el deseo de cada politico por obtener el poder a
fin de ejecutar el programa que propugna en particular--una eleccion que se
convierte en una competicion que los candidatos autopromovidos o bien <<ganan>>
o <<pierden>>. El electorado es tratado como una masa a la que debe
persuadirse, mediante la retorica o diversas formas de induccion, a apoyar a
uno u otro candidato. Sin embargo, en el sistema baha'i los votantes
constituyen la fuerza activa y el motivo que los impulsa es escoger a las
personas mas aptas para servir en la institucion. Las personas elegidas son
pasivas en el proceso electoral (excepto en su papel de votantes) y aceptan la
eleccion como obligacion para servir a la comunidad en respuesta al deseo del
electorado. En otras palabras, los sistemas difieren en su espiritu esencial:
uno consiste en la busqueda del poder, el otro en la aceptacion de la
responsabilidad de servir.

Menciona usted varios elementos que describe como los principios y valores
democraticos mas significativos. Entre ellos figuran la transparencia, la
rendicion de cuentas, la libertad de prensa y el dialogo critico. Tambien en
este ambito al igual que el espiritu que subyace al sistema baha'i difiere del
que impulsa a la mayor parte de los sistemas democraticos actuales, del mismo
modo difieren los metodos de plasmacion de esos principios y la actitud de los
participantes.

En general cabe decirse que las democracias modernas se han establecido
como resultado de los esfuerzos tendentes a limitar el poder de la monarquia
absoluta, de las dictaduras, o de ciertas clases dominantes. A ello ha podido
llegarse de forma gradual a lo largo de los siglos, o de forma tumultuosa
mediante una serie de revoluciones. De este modo, incluso cuando han podido
establecerse las constituciones y estructuras democraticas, queda la sospecha
con que se mira a la autoridad en cuanto tal, y la tension entre el grado de
libertad personal concedido a los ciudadanos y la imposicion de una disciplina
publica suficiente para proteger al debil contra las pretensiones egoistas de
los fuertes entre la ciudadania. La intervencion de la transparencia,
rendicion de cuentas, libertad de prensa y dialogo critico se ve imbuida, pues,
de un espiritu de partidismo que facilmente se degrada en la invasion
inmisericorde de la intimidad personal, la diseminacion de la calumnia, la
exageracion de la desconfianza y el abuso de los medios de informacion a manos
de intereses creados. La reaccion de quienes intentan protegerse frente a
tales distorsiones del sistema da lugar al secretismo, la ocultacion de hechos
incomodos y el abuso reciproco de los medios de informacion--en resumen, la
perpetuacion de la falta de armonia interna del tejido social.

En contraste con estas pautas alimentadas por antagonismos tradicionales,
el sistema baha'i se asienta en los ideales de unidad, armonia, justicia,
diversidad y tolerancia en la construccion de una estructura administrativa
divinamente concebida mediante un proceso de aprendizaje y descubrimiento
interactivos. Segun ya se ha mencionado, el elemento de lucha por conseguir el
poder esta enteramente ausente. De todo miembro de la comunidad baha'i, no
importa que puesto ocupe temporalmente en la estructura administrativa, se
espera que se considere inmerso en un proceso de aprendizaje, en la medida en
que se esfuerza por comprender y ejecutar las leyes y principios de la Fe.
Como parte de este proceso, se anima a las Asambleas a que compartan
continuamente sus esperanzas y cuitas y las noticias de los progresos con los
miembros de la comunidad y a que recaben sus puntos de vista y respaldo. Ni
que decir tiene, hay asuntos tales como los problemas personales que el
creyente comparte con la Asamblea en solicitud de consejo, las cantidades de
las aportaciones de los creyentes al Fondo y otras muchas, en relacion









18 de julio de 2000
pagina 4


con las cuales la Asamblea debe guardar estricta confidencialidad. Al igual
que en cualquier sistema de gobierno justo, debe buscarse y hallarse un
equilibrio adecuado entre extremos. En este sentido, recordara la declaracion
de Shoghi Effendi en La administracion baha'i:

Recuerdese tambien que la tonica dominante de la Causa de Dios no es
la autoridad dictatorial sino el companerismo humilde, no el poder
arbitrario, sino el espiritu de consulta franca y amorosa. Nada que no
sea el espiritu de un verdadero baha'i puede confiarse en que reconcilie
los principios de misericordia y justicia, de libertad y sumision, de la
santidad del derecho de la persona y entrega del yo, de la vigilancia,
discrecion y prudencia por un lado, y del companerismo, franqueza y valor
por otro.

Dondequiera que haya problemas de funcionamiento en una comunidad baha'i,
estos suelen remontarse a una falta en la observancia adecuada de las leyes,
principios y metodos establecidos en los Escritos. La superacion de tales
disfunciones forma parte del proceso de aprendizaje en el que participan todos
los baha'is . La meta continua de las instituciones de la comunidad baha'i--ya
sea mediante el funcionamiento de las escuelas de verano y los institutos de
formacion, mediante el desarrollo de las Fiestas de Diecinueve Dias y las
Convenciones Nacionales, o mediante la interaccion diaria y cotidiana de los
amigos--es capacitar a los creyentes de modo que aprendan a conducir su vida de
conformidad con las Ensenanzas de Baha'u'llah, con mayor conocimiento,
sabiduria, unidad y provecho.

A mayor abundamiento, el Orden Administrativo baha'i tambien contiene,
aparte de las Asambleas Espirituales, las instituciones de los Cuerpos
Continentales de Consejeros y sus Cuerpos Auxiliares. Sus esfuerzos, al lado
de los creyentes, la comunidad y las instituciones, van encaminados a ayudar a
mantener el verdadero espiritu de la Fe, a aconsejar a las instituciones de
gobierno y ayudarlas a alcanzar los elevados ideales dispuestos ante ellos por
Baha'u'llah y el Maestro. Tal como la Casa Universal de Justicia ha escrito en
una carta de fecha 24 de abril de 1972: <<La existencia de instituciones de un
rango tan exaltado, que constan de personas que desempenan un papel tan vital,
y que no obstante carecen de autoridad legislativa, administrativa o judicial,
y estan enteramente desprovistas de funciones sacerdotales o del derecho a
realizar interpretaciones autorizadas, es un rasgo de la administracion baha'i
sin parangon con las religiones del pasado>>. La Casa de Justicia proseguia
comentando que, solo conforme vaya creciendo la comunidad baha'i, y los
creyentes sean capaces de contemplar su estructura administrativa libre del
influjo de conceptos de epocas preteritas, se entendera adecuadamente la
interdependencia vital de estos dos brazos de la administracion y el valor de
su interaccion se vera plenamente reconocido.

Otros dos asuntos que usted plantea merecen atencion. La eleccion directa
de las instituciones principales de una sociedad apenas puede considerarse un
principio democratico significativo. En los Estados Unidos de America, por
ejemplo, el presidente es elegido por un colegio de compromisarios votados a su
vez en comicios estatales. En otros paises, el presidente es elegido por el
parlamento, no por el pueblo. Sin embargo, independientemente de que la
eleccion directa constituya o no un principio democratico, no admite aplicarse
en la Fe baha'i, puesto que en los Escritos Sagrados se afirma que la Casa
Universal de Justicia debe elegirse mediante un sistema de eleccion en tres
etapas y que las Asambleas Nacionales Espirituales deben ser el resultado de
una eleccion en dos etapas.

Finalmente, cabe mencionar la cuestion relativa al hecho de que la
pertenencia a la Casa Universal de Justicia quede restringida a los hombres.
Igualmente, es esta una disposicion que









18 de julio de 2000
pagina 5


encontramos en los Escritos Sagrados, tal como lo afirma claramente tanto
'Abdu'l-Baha como el Guardian. Deberia observarse, a la luz del principio
antes citado, que el ser elegido para participar en las instituciones de la
administracion baha'i se considera un emplazamiento al servicio y no un ascenso
al poder. Es asimismo significativo que la propia Casa Universal de Justicia
haya escrito que el hecho de que la pertenencia a la misma quede restringida a
hombres no debe entenderse como indicio de que estos sean superiores a las
mujeres o de que el principio baha'i de la igualdad de los sexos no sea valido.
Como sabe, es funcion de la Casa Universal de Justicia asegurar el
establecimiento de la igualdad del hombre y la mujer, y sin duda es usted
consciente del vigor con el que los baha'is estan poniendolo en practica. El
asunto fue objeto de discusion algo extensa en una carta de 31 de mayo de 1988
dirigida a la Asamblea Espiritual Nacional de los Baha'is de Nueva Zelanda,
copia de la cual se adjunta para su informacion.

La Casa de Justicia confia en que estos comentarios ayudaran a resolver la
confusion que, segun senala, le perturba.

Con carinosos saludos baha'is,


[Firmado] Por el Departamento de la
Secretaria


Adjunto






Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN