Read: La Conservacion y el Desarrollo Sostenible en la Fe Baha'i


La Conservacion y el Desarrollo Sostenible en la Fe Baha'i
Bahá'í International Community

La Conservación y el Desarrollo Sostenible en la Fe Bahá’í
Este trabajo escrito se presentó por la Comunidad Internacional Bahá’í
ante la Cumbre sobre la Alianza Entre Religiones y la Conservación. La
cumbre - anfitrionada por Su Alteza Real el Príncipe Phillip, Duque de
Edinburgo, y co-auspiciado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF),
la Fundación Pilkington y la MOA Internacional - se realizó en dos
sesiones. Estas sesiones se realizaron en Atami, Japón, del 3 al 9 de
abril de 1995 y en el Castillo Windsor, Reino Unido de Gran Bretaña, del
29 de abril al 3 de mayo de 1995. La cumbre incluyó a líderes de nueve
religiones principales: Bahá’í, Budista, Cristiana, Hindú, Islámica, Jain,
Judía, Sikh y Taoísta.
Windsor, Inglaterra
3 de mayo de 1995



1. Las Ensenanzas Bahá’ís sobre la Conservación y el Desarrollo Sostenible
En esta época de transición hacia una sociedad mundial, la protección del
ambiente y la conservación de los recursos de la tierra representan un
desafío enormemente complejo. El progreso rápido en la ciencia y la
tecnología que ha unido al mundo físicamente tambien ha acelerado
grandemente la destrucción de la diversidad biologica y la rica herencia
natural con que se ha dotado el planeta. La civilización material, movida
por los dogmas del consumismo y el individualismo agresivo y desorientado
por el debilitamiento de pautas morales y valores espirituales, se ha
llevado al exceso. Solamente una visión muy amplia de una sociedad global,
apoyada por valores y principios universales, puede inspirar a los
individuosa asumir responsabilidad por el cuidado y la protección a largo
plazo del ambiente natural. Los bahá’ís encuentran tal visión abarcadora
del mundo y sistema de valores en las enseñanzas de Bahá’u’llah:
enseñanzas que anuncian una era de justicia, prosperidad y unidad
planetarias.
Bahá’u’lláh le ordena a Sus seguidores a desarrollar un sentido de
ciudadania mundial y un compromiso hacia la mayordomía de la tierra. Sus
escritos están imbuídos de un profundo respeto por el mundo natural y la
entreconección de todas las cosas. Recalcan el que los frutos del amor de
Dios y la obediencia a Sus mandates son la dignidad, la nobleza y un
sentido de valor. De estos atributos emergen la inclinación natural de
tratarse unos a otros con amor y compasión, y la disposición por
sacrificarse por el mejoramiento de la sociedad. Baha’u’lláh tambien
enseña la moderación, un compromiso a la justicia, y el desprendimiento de
las cosas de este mundo: disciplinas espirituales que le permiten a los
individuos contribuir al establecimiento de una civilización próspero y
unido. El modelo amplio para tal civilización y los principios sobre los
cuales ha de basarse se exponen en la Revelación de Bahá’u’lláh, una
revelación que le ofrece esperanza a una humanidad desalentada y la
promesa de que es verdaderamente posible tanto llenar las necesidades de
las generaciones presente y futuras como sentar una base só1ida para el
desarrollo social y económico. La inspiración y la visión para esta
civilización se captan en las palabras de Bahá’u’lláh:
"La tierra es un solo pais y la humanidad sus ciudadanos" [1]
Entre los principios que guían el enfoque bahá’í de la conservación y el
desarrollo sostenible, los siguientes son de importancia particular:
- la naturaleza refleja las cualidades y los atributos de Dios y, por lo
tanto, deberá.. respetarse y cuidarse grandemente;
- todas las cosas están entreconectadas y prosperan segun la ley de la
reciprocidad; y
- la unicidad de la humanidad es la verdad espiritual y social fundamental
que modela nuestra edad.
La Naturaleza refleja las cualidades y los atributos de Dios.
Los Escritos bahá’is describen a la naturaleza como una emanación de la
voluntad de Dios:
"Dí: En su esencia, la Naturaleza es la encarnación de Nombre, el Hacedor,
el Creador. Sus manifestaciones son diversificadas por diferentes causas,
y en su diversidad existen signos para los hombres de entendimiento. La
Naturaleza es la Voluntad de Dios y su expresión dentro y a través del
mundo contingente. Es una dispensación de la Providencia ordenada por el
Ordenador, el Omnisapiente." [2]
Comprendiendo a la naturaleza como un reflejo de la majestad de y una
expresión del propósito de Dios inspira profundo respeto por el mundo
natural:
"... cualquier cosa que contemplo, de inmediato descubro que Te da a
conocer ante mí, y me recuerda Tus signos, y Tus señales, y Tus
testimonios. Por Tu gloria! Cada vez que elevo mis ojos hacia Tu cielo, me
trae a la memoria Tu excelsitud y Tu sublimidad, y Tu incomparable gloria
y grandeza; y cada vez que vuelvo mi mirada hacia Tu tierra, me siento
compelido a reconocer las evidencias de Tu poder y las señales de Tu
generosidad. Y cuando observe el mar, encuentro que me habia de Tu
majestad, de la potencia de Tu fuerza, y de Tu soberania y de Tu grandeza.
Y cuando quiera que contemplo las montañas, me llevan a descubrir los
emblemas de tu victoria y los estandartes de tu omnipotencia." [3]
Esta actitud de respeto se refuerza aun más por las ricas referencias
metafóricas al mundo natural tejidas a lo largo de los Escritos bahá’ís.
Sin embargo, mientras que la naturaleza se valora y se respeta
grandemente, no ha de venerarse ni adorarse. Sino que ha de servir al
propósito dado por Dios a la raza humana: el llevar adelante una
civilización en continuo avance. Por esta parte, la Fe bahá’íf promueve
una visión mundial que no es ni biocéntrica ni antropocéntrica, hablando
estrictamente, sino teocéntrica, con las Revelaciones de Dios en el
centro. La humanidad, al esforzarse por llevar a cabo la Voluntad Divina
en este, el reino físico, es pues el fideicomisario o el protector de la
naturaleza.
El fideicomiso responsable del mundo natural se extiende lógicamente al
tratamiento humanitario de los animales.
"No sólo a sus semejantes del género humano deben los amados de Dios
tratar con misericordia y compasión, sino que deben demostrar la mayor
bondad hacia toda criatura viviente. " [4]
"Enseñad a vuestros hijos desde sus primeros dias a ser infinitamente
tiernos y cariñosos con los animales. " [5]
Todas las cosas están entreconectadas y prosperan segun la ley de la
reciprocidad.
Los principios de la entreconección y la reciprocidad subyacen el
entendimiento bahá’í tanto de los operamientos del universo como de las
responsabilidades de la humanidad.
"Pues cada parte del universo está vinculada con todas las demás partes
con lazos que son muy poderosos y que no admiten ningun desequilibrio, ni
tampoco ningun descuido... " [6]
"La cooperación y reciprocidad son propiedades esenciales inherentes al
sistema unificado del mundo de la existencia, sin las cuales la creación
entera seda reducida a la nada." [7]
"Si uno observara con una visión que descubre las realidades de todas las
cosas, llegaria a ver con claridad que la relación más importante que
mantiene unido el mundo del ser se encuentra dentro de la esfera de las
mismas cosas creadas, y que la cooperación, la ayuda mutua y la
reciprocidad son características esenciales del cuerpo unificado del mundo
del ser, en cuanto que todas las cosas creadas están relacionadas
estrechamente entre sí y cada una es influida por la otra o saca algun
beneficio de ella, sea directa o indirectamente. " [8]
Los procesos evolucionarios se afirman explícamente en los Escritos
bahá’í:
"Todos los seres, ya sean grandes o pequeños, fueron creados perfectos y
completos desde el comienzo, pero sus perfecciones aparecen en ellos por
grados. La organización de Dios es una; la evolución de la existencia es
una; el sistema divino es uno. ... Cuando considereis este sistema
universal, veis que no hay un solo ser que en el comienzo de su existencia
ha llegado al limite de la perfección. No, crecen y se desarrollan
gradualmente, y luego logran el grado de perfección." [9]
También sobresalen las bendiciones de la bio-diversidad:
"(L)a diversidad es la esencia de la perfección y la causa de la aparición
de las dádivas de Dios.... Esta diversidad, esta diferencia, es como la
naturalmente creada disimilitud y variedad de los miembros y órganos del
cuerpo humano, ya que cada uno de ellos contribuye a la belleza, la
eficiencia y perfección del todo.... ¡Qué ingrato a la vista sería si
todas las flores y plantas, todas las hojas y capullos, los frutos, las
ramas y los árboles de ese jardin fueran todos de la misma forma y color!
La diversidad de tonos, de forma y aspecto, enriquece y adorna el jardín,
y realiza su efecto... " [10]
El plano espiritual y el plano material están entreconectados y actùan uno
sobre el otro:
"No podemos separar el corazón humano del medio exterior y decir que, una
vez hayamos reformado alguno de los dos, todo mejorará. El hombre es
organico con el mundo. Su vida interior moldea el entomo y é1 mismo es
profundamente afectado por éste. El uno actùa sobre el otro y todo cambio
permanente en la vida del hombre es el resultado de estas reacciones
mutuas." [11]
Dada la unidad fundamental de la ciencia y la religión — el
entreconectamiento de los reinos material y espiritual - no es
sorprendente el que se alaben grandemente los esfuerzos científicos:
"(L)a facultad de investigación intelectual en cuanto a los secretos de la
creación... es el poder más elogiable del hombre, pues por el empleo y el
ejercicio de éste se logra el mejoramiento de la raza humana, se hace
posible el desarrollo de las virtudes de la humanidad... " [12]
Sin embargo, el ejercicio de la facultad de la investigación tiene que
guiarse por principios espirituales, especialmente a moderación y la
humildad.
"(C)ualquier organismo, sea cual fuere, aunque fuera el instrumento del
más grande beneficio para la humanidad, puede ser mal empleado. " [13] "De
llevarse al exceso, la civilización sera fuente tan prolífical del mal
como lo había sido del bien cuando se mantuvo dentro de las restricciones
de la moderación." [14]
"Todo hombre de discenimiento, al caminar sobre la tierra, realmente se
siente avergonzado, porque sabe perfectamente que aquello que es la fuente
de su prosperidad, su riqueza, su poder, su exaltación, su progreso y
fuerza, como ha sido ordenado por Dios, es la tierra misma, la cual hollan
los pies de todos los hombres. No cabe duda que quienquiera conozca esta
verdad, se ha purificado y santificado de todo orgullo, arrogancia y
vanagloria...." [15]
A la luz de la interdependencia y la reciprocidad de todas las partes de
la naturaleza, la perfección evolucionaria de todos los seres, y la
importancia de la diversidad "a la belleza, la eficiencia y perfección del
todo", es claro para los bahá’ís el que, en el orden de asuntos humanos,
debe hacerse todo esfuerzo por preservar al máximo posible la
bio-diversidad y el orden natural de la tierra.
Sin embargo, en el proceso de extender la justicia social y economica a la
familia humana entera, hay que hacerse ciertas decisiones dificiles y
posiblemente irreversibles. Tales decisiones, creen los bahá’ís, deben
hacerse dentro de un marco consultativo, involucrando a aquellos que sean
afectados y tomando en cuenta el impacto de cualesquier políticas,
programas y actividades resultantes en la calidad de vida de las
generaciones subsiguientes.
Para los bahá’ís, la promesa de Baha’u’lláh de que la civilización
existira en el planeta por un mínimo de cinco mil siglos hace que sea poco
escrupuloso el ignorar el impacto a largo plazo de las decisiones tomadas
hoy. Por lo tanto, la comunidad mundial tiene que aprender a hacer uso de
los recursos naturales de la tierra, tanto renovables como no-renovables,
de una manera que asegure la sostenibilidad en el provenir lejano. Sin
embargo, esto no significa que los bahá’ís abogan una política "sin tocar,
de vuelta a los bosques". Por el contrario, la civilización mundial que
los bahá’ís creen emergira eventualmente se animará por una profunda fe
religiosa y será una en que la ciencia y la tecnología servián a la
humanidad y la ayudará vivir en armonia con la naturaleza.
La unicidad de la humanidad es la fundamental verdad espiritual v social
que forma nuestra edad.
La unicidad de la humanidad es, para los bahá’ís, el principio operante y
la meta ùltima de la vida colectiva de la humanidad en el planeta. Se
aplica no só1o al individuo, sino también a las relaciones que tienen que
unir todos los estados y naciones como miembros de una familia humana:
"La unicidad de la humanidad... implica un cambio organico en la
estructura de la sociedad actual, un cambio tal como el mundo aun no ha
vivido..... Requiere nada menos que la reconstnicción y la
demilitarización del mundo civilizado entero — un mundo unificado
organicamente en todos los aspectos escenciales de su vida, su maquinaria
politica, su aspiración espiritual, su comercio y finanza, su escritura y
su lenguaje, y sin embargo infinito en la diversidad de las
características nacionales de sus unidades federadas. [17]
"Representa la consumación de la evolución humana... y ... lleva consigo
nada más y nada menos que una aserción solernne de que el logro de esta
etapa final en su evolución estupenda no es só1o necesario sino
inevitable, que su realización se aproxima rápidamente, y que nada que no
sea un poder nacido de Dios puede lograr establecerla." [18]
Los Escritos bahá’ís mantienen que la adherencia al principio de la
unicidad de la humanidad tendrá un impacto directo y perdurable en cuanto
a los ambientes espirituales, sociales y físicos del hombre. La aceptación
universal de este principio requerirá una reestructuralización de los
sistemas educacionales, sociales, agrícolas, industriales, económicas,
legales y políticas del mundo. Esta reestructuralción facilitará la
emergencia de una civilización mundial sostenible, justa y próspera. Al
final só1o una civilización con base espiritual - en que la ciencia y la
religión funcionen en armonía — podrá preservar el balance ecologico de la
tierra, fomentar la estabilidad en la población humana, y avanzar el
bienestar tanto material como espiritual de todos los pueblos y naciones.
En Conclusión
Los Escritos bahá’ís enseñan que como fideicomisarios de los vastos
recursos y la diversidad biologica del planeta, la humanidad tiene que
esforzarse por proteger la "herencia (de) generaciones futuras" [19]; ver
en la naturaleza un reflejo de lo divino; acercarse a la tierra, la fuente
de bendiciones materiales, con humildad; balancear sus acciones con
moderación; y ser guiados por la verdad espiritual fundamental de nuestra
edad, la unicidad de la humanidad. La rapidez y la facilidad con que
establecemos un patrón de vida sostenible dependrá, a final de cuentas, en
la medida en que estemos dispuestos a transformamos, por medio del amor de
Dios y la obediencia a Sus Leyes, en fuerzas constructivas en el proceso
de crear una civilizacidn en contfnuo progreso.
II. Una Resena del Programa Ambiental de la Comunidad Mondial

Bahá’í desde Unirse a la Red de Conservación y Religión en el 1987
Por décadas los individuos bahá’ís y las comunidades bahá’ís han estado
involucrados en la protección y preservación del ambiente. Sin embargo,
durante los ultimos diez años, ha habido un crecimiento notable en estas
iniciativas.
A nivel global, la Comunidad Intemacional Bahá’íf se unió oficialmente a
la Red sobre Conservación y Religion del Fondo Mondial para la Naturaleza
(WWF) en el 1987.
En el 1989 se emitió al mundo bahá’í una recopilación de extractos de los
Escritos bahá’ís. Esta recopilación, Conservación de los Recursos de la
Tierra, se ha estudiado extensamente en las comunidades bahá’ís en todo el
planeta y ha provisto mayor vislumbre e inspiración para los bahá’ís
quienes emprenden iniciativas de conservación. En el mismo año se creo una
Oficina del Ambiente dentro de la Comunidad Intemacional Bahá’í. La
Oficina del Ambiente representa a la Comunidad Intemacional Bahá’í ante
las Naciones Unidas y otros foros internacionales dirigiéndose a los
asuntos de desarrollo sostenible. Pone preocupaciones ambientales ante la
atención de comunidades bahá’ís y cataliza actividad al proveerles a las
comunidades información y al ayudarles a formar redes con individuos,
instituciones y recursos.
Veintenas de comunidades nacionales - incluyendo a Brasil, Japón, Malasia,
Holanda, Nigeria, Noruega, Paquistán, las Islas Filipinas, y Taiwan - y
muchas comunidades locales han creado Oficinas del Ambiente o el
equivalente. Estas oficinas promueven acdvidades y educación de desarrollo
sostenible, a menudo en cooperación con otras organizaciones e individuos
con principios y metas semejantes. Varias comunidades adicionales han
incorporado la protección ambiental en la esfera de sus ya establecidas
Oficinas de Desarrollo Social y Económico.
Los siguientes ejemplos de iniciativas ambientales y actividades de
desarrollo que involucran comunidades e individuos bahá’ís están
catalogadas bajo cinco categorias:
educación y capacitación; proyectos; las artes; abogacía; y Lugares
Sagrados Bahá’ís y jardines.
Educación v Capacitación
Se han lanzado numerosos programas de educación y consciencia publica para
alentar la conservación y el desarrollo sostenible de parte de comunidades
e individuos bahá’ís en todo el mundo.
- Las comunidades bahá’ís en todo el mundo estan involucrados en un
esfuerzo continue por comprender mejor y aplicar las Enseñanzas bahá’ís a
los desafíos ambientales que enfrenta la humanidad. Están examinando los
Escritos bahá’ís en cuanto a la conservación y el desarrollo y exploran
formas de transfomar las ensenanzas en acción. El estudio, la reflexión y
la consulta individuales y colectivos a menudo dan lugar a planes y
proyectos.
— Se han escrito artículos sobre el ambiente y el desarrollo por varies
erudites bahá’ís, y varias publicaciones bahá’ís actualmente contienen
regularmente información e ideas relacionadas a la conservación.
— Las escuelas bahá’ís, las escuelas de verano, las conferencias de
jóvenes y otras reuniones han dedicado sesiones y a veces programas
enteras a asuntos de ambiente y desarrollo. Se han formado grupos de
trabajo sobre asuntos de desarrollo sostenible bajo los auspicios de
varias Asociaciones para Estudios Bahá’ís nacionales y regionales.
— La Oficina Bahá’í para el Ambiente para Japón ha comenzado programas
educativas ambientales en grupos comunitarios en Honshu y Kyushu.
- La comunidad bahá’í del Brasil, conjuntamente con la UNICEF, lanzó un
programa de educación sobre conservación, donde se capacitaba a maestras y
maestros en la capital y sus alrededores, Brasilia, y produjo materiales
de currículo y un video. Actualmente está realizándose la segunda fase de
este proyecto, llevando las mismas actividades a varios estados
brasileiros.
— Varias comunidades bahá’ís locales y nacionales - desde Saskatoon, Fort
Murray y Leicester, hasta Zimbabwe, Guyana y la India - han desarrollado
módulos de curriculo y materiales educativos de conservación localmente
relevantes.
— La Oficina Bahá’í del Ambiente para Taiwan, en colaboración con el
gobiemo nacional, ha capacitado a cientos de maestros en todo el pais para
introducir asuntos de conservación en los curriculos. La Oficina también
ha producido una serie de programas educativas para la radio nacional
sobre el cuidado y la protección del ambiente.
— La Universidad Nur en Santa Cruz, Bolivia, cuyas filosofias educativas y
administrativas se derivan de los principios bahá’ís, ha iniciado un
programa de Maestria en Desarrollo.
- Emisoras de radio comunitarias bahá’ís en seis países transmiten
programas y anuncios de servicio publico sobre varios asuntos de ambiente
y desarrollo, incluyendo prácticas agrícolas sostenibles y el cuidado para
la tierra.
- Jóvenes bahá’ís en Colombia realizan campamentos ambientales para
estudiar los principios de conservación segun se encuentran en los
Escritos bahá’ís y para convertir estos principios en acci6n.
- Ecología y Unidad Mundial, un periódico bimensual emitido por la
comunidad bahá’í de Argentina, informa asuntos de ambiente y desarrollo.
Se vende en toda la Argentina y se distribuye mundialmente.
- Vanguardia Trust, una organización de inspiración bahá’i que comenzó en
Puerto Rico, produce una carta noticiosa trimestralmente de ideas y
proyectos con enfoque sobre la educación, tecnología apropiada y
desarrollo.
- One Country, la carta noticiosa trimestral de la Comunidad Intemacional
Bahá’í, que se envía a más de 30.000 individuos y organizaciones (en
chino, ingles, francés, alemán, ruso, y español), regularmente informa
asuntos de ambiente y desarrollo.
Proyectos
Los proyectos de conservación abarcan desde iniciativas individuales tales
como Rainbow Reforestation, un esfuerzo de dos bahá’ís, la Sra. Anne Mane
y Sr. Michael Kariberg, para aplicar los principios espirituales de la
unidad y la consulta al trabajo de repoblación forestal a gran escala en
Canada; hasta campanas de limpieza iniciadas por la comunidad de parte de
jóvenes bahá’ís en Escocia y plantación de arboles en Islandia, Pakistán,
Uganda, Brasil, Haití y Australia.
— El Proyecto Tora-san es un experimento continue en agrícultura orgánica
por la comunidad bahá’í del Japón. Localizada cerca de la ciudad de
Kurume, Kyushu, los niños, jóvenes y adultos están aprendiendo a cosechar
comida sin pesticidas ni abonos artificiales.
- El Instituto Vocacional Bahá’í para Mujeres Rurales en Indore, India,
tiene programas dedicadas al mejoramiento de los ambientes espiritual,
físico y social. En la Cumbre de la Tierra, el Instituto recibió el Premio
Global 500 presentado por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas
(UNEP).
- La campaña Clean and Beautiful Swaziland (Swazilandia Limpia y Bella) ha
recibido elogio de parte del gobiemo nacional por su trabajo en limpiar
las áreas rurales del país. La fundadora de la campana, la Dra. lrma
Alien, una bahá’í de Swazilandia, también recibió el prestigioso Prermio
Global 500 de la UNEP.
- La Sra. Fatima Traazil, una bahá’í de Singapur, recibió el "Premio Hoja
Verde" nacional del Ministerio del Ambiente por su campaña continua para
promover principios ambientales seguros al alentar el reciclaje y
desalentar el desperdicio.
— New Dawn Engineering (Ingenieria Nuevo Amanecer), una iniciativa
dirigida por bahá’ís en Swazilandia, produce apropiadas tecnologías
cuidadosas del ambiente.
- Más, de 40 comunidades bahá’ís nacionales en todo el mundo iniciaron
actividades en el Vigésimo Aniversario del Día de la Tierra en el 1990.
Las comunidades bahá’ís siguen siendo activas todos los años tanto en el
Día de la Tierra como en el Dia Mundial del Ambiente.
- La radio solar SR-2, producida para la Vanguardia Trust por el Dr. K.
Dean Stephens, un bahá’í, ha contribuído tecnología nueva al campo de
radio solar-voltaico. Se han producido diez mil SR-2 y el modelo se está
probando en campaña por varias organizaciones gubernamentales y
no-gubernamentales. Actualmente se esta desarrollando un modelo avanzado,
SR-4.
— Proyectos de criaderos de peces se han iniciado por comunidades bah8’is
en Bolivia y Malasia.
— La comunidad bahá’í en Cochabamba, Bolivia, ha desarrollado invernaderos
de altiplano, y ha llevado esta tecnologia de bajo costo a varias aldeas.
— Muchas comunidades bahá’ís locales en toda Malasia están involucradas en
el reciclaje.
— Se han iniciado campañas de plantación de árboles a corto y largo plazo
por comunidades bahá’ís en muchos lugares del planeta: éstos incluyen el
proyecto de plantación de árboles Breath of Life en la comunidad bahá’í de
Hawaii la cual plantá iirboles indfgenas en todas las Islas Hawaianas; los
esfuerzos de repoblación forestal de los estudiantes de la Escuela
Secundaria Bahá’í Rabbani en Madhya Pradesh donde se han plantado decenas
de miles de árboles en los terrenos de la escuela y en aldeas aledanas;
los esfuerzos de los bahá’ís en Washington, Estados Unidos, por replantar
riberas descortezadas; el proyecto de repoblación forestal de aldeas de la
Escuela Bahá’í Anís Zunùzí en Puerto Principe, Haiti"; y la campaña de los
bahá’ís de Islandia por plantar miles de árboles en Skógar, la propiedad
ancestral del famoso poeta islándico, el Sr. Jochum M.Eggertsson.
— La comunidad bahá’í de Mauricio fue instrumental en lanzar una red
nacional e interreligiosa de conservación.
— Las comunidades bahá’ís en Kenya están involucradas en la manufactura y
la distribución de estufas "jiko" eficientes en energía, que queman
carbón.
- La comunidad bahá’í de las Islas Filipinas, trabajando conjuntmente con
el Departamento del Ambiente y Recursos Naturales, ha estado involucrada
en educación ambiental y trabajo de conservación en el Parque Nacional
Camp John Hay.
— Muchas comunidades están involucradas en esfuerzos de limpieza y
embellecimiento de parques, carreteras y riberas. Muchos de estos
esfuerzos son continuos, incluyendo campañas de "adopte una carretera".
Las Artes
Se recalca en los Escritos bahá’ís la importancia de las artes en la
inspiración de cambios en actitudes y comportamiento. Por lo tanto, no es
sorprendente encontrarse que muchas comunidades bahá’ís han usado las
artes para promover consciencia de y compromise con la conservación. Éstas
abarcan una gran gama segùn se muestra en los siguientes ejemplos.
— La Comunidad Intemacional Bahá’í organizó el evento Arts for Nature (Las
artes para la naturaleza) en Syon House en Londres, tanto para alentar la
expresión artistica en el servicio de la conservación como para recaudar
fondos para el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).
— El Comité Bahá’í de Mujeres de Singapur organize un evento nacional
semejante de Artes para la Naturaleza. Se crearon muchas obras artísticas
por artistas Singaporeanos para este evento, y se recaudaron fondos para
proyectos de conservación en la región.
— La comunidad bahá’í de las Islas Filipinas ha organizado festivales de
musica para crear consciencia de asuntos ambientales nacionales.
— La Comunidad Intemacional Bahá’í y su afiliado nacional brasileiro, en
colaboración con la UNICEF, produjo un libro de arte de niños, Tomorrow
Belongs to the Children (Mañana le pertenece a los ninos). Miles de niños
escolares de 26 naciones alrededor del mundo discutieron asuntos de
desarrollo sostenible y produjeron arte y poesía basadas en estas
conversasiones. Luego se realizaron concursos para escoger obras que
aparecerían en este libro. Tomorrow Belongs to the Children, con sus
mensajes conmovedores, se ha distribuido a miles de individuos, incluyendo
Jefes de Estado y Embaj adores de la ONU.
— En el 1994 la Oficina Bahá’í del Ambiente para Taiwan realizó un
concurso internacional de arte de niños y exhibición sobre el tema,
"Nuestro Ambiente Frágil"
Esta exhibición se vió por decenas de miles de personas. El segundo
concurso y exhibición, "Los animales y yo", está programado para finales
de 1995.
- El Monumento de la Paz en Río de Janeiro, pennanece como símbolo
perdurable del nuevo espíritu de cooperación global que caracterizó la
Cumbre de la Tierra y el Foro Global. Una iniciativa de la Comunidad
Intemacional Bahá’í y su afiliado nacional brasileiro, el monumento se
diseñó por el renombrado artista y escultor brasileiro, Sr. Siron Franco.
Como parte de las ceremonias de clausura de estos históricos eventos
gemelos, se deposit6 derra de 40 naciones por ninos en el monumento de
cerámica y cemento en forma de reloj de arena, de cinco metros de altura.
Ceremoniosamente se agrega tierra de países adicionales todos los años en
el Día Mundial del Ambiente. Ya han contribuido más de 80 naciones.
Inscrito en el monumento, como recordatorio de los más altos ideales de la
Cumbre de la Tierra y el Foro Global, se encuentran las palabras
siguientes: "La tierra es un solo pais, y la humanidad sus ciudadanos -
Baha’u’llah".

Abogacía
El mundo bahá’í se ha involucrado más y más en abogar por la conservación
y el desarrollo sostenible.
- La Comunidad Intemacional Bahá’í y muchos de sus afiliados locales y
nacionales participaron extensivamente en el proceso entero antes de e
incluyendo la Conferencia sobre Ambiente y Desarrollo de las Naciones
Unidas (o Cumbre de la Tierra). Se distribuyeron mundialmente en varios
idiomas cerca de un millón de ejemplares de enunciados y trabajos escritos
por la Comunidad Internacional Bahá’í sobre asuntos de ambiente y
desarrollo. Las comunidades bahá’ís activas en este proceso histórico
trabajaron con sus gobiemos y las organizaciones de la sociedad civil. En
el proceso muchos bahá’ís se educaron mejor en cuanto a los asuntos
tocados por la Cumbre de la Tierra y se hicieron mucho más conscientes
globalmente.
— La Comunidad Intemacional Bahá’í, en colaboración con otras
organizaciones, ha auspiciado dos Reuniones Mundiales de Carta Magna de
Silvicultura, una en el 1989 y una en el 1994. Las primeras Reuniones
Mundiales de Carta Magna de Silvicultura reunió a diplomaticos a la Corte
de St. James en las décadas de 1940, 1950, y 1960 para discutir el estado
de los bosques del mundo. Estas Reuniones fueron iniciadas por el Dr.
richard St. Barbe Baker, quien se encontraba entre los primeron
ambientalistas globales, y quien también comenzó en el 1920 una serie de
proyectos ambiciosos —incluyendo viajes, trabajo de campo, discursos y
escritos — dedicados a poner ante la atención mundial la condición de
nuestro ambiente. La Reunión de Carta Magna de Silvicultura de 1989
conmemoró el centenario del nacimiento del Dr. Baker y enfrentó programas
vigentes dirigidas a preservar los bosques del mundo. La Reunión de 1994
era de importancia particular debido a su enfoque en cuanto a los
Principios de Silvicultura, adoptados en la Cumbre de la Tierra, y por
realizar la necesidad de ver a los bosques como herencia cormun de la
humanidad para poder conservar y hacer que funcionen sosteniblemente para
un future lejano.
- La Comunidad Intemacional Bahá’í es una de los socios fundadores y
respaldadores principales de Advocates for African Food Security:
Lessening the Burden for Women (Defensores de la Seguridad de la Comida
Africana: Aliviándole el Peso a las Mujeres), una coalición de
organizaciones formada para crear consciencia, particularmente entre los
que crean leyes, sobre el papel critico que desempenan las mujeres
africanas en asegurar la seguridad de la comida del continente.
- Muchas comunidades bahá’ís actualmente están trabajando con autoridades
locales y organizaciones de sociedad civil para alentar la implementación
de Agenda 27, el plan de acción global para el desarrollo sostenible
adoptada en la Cumbre de la Tierra. Por ejemplo, las comunidades bahá’ís
en toda Alemania y en el Reino Unido están dirigiéndose a las autoridades
locales (el tema del Capitulo 28 de la Agenda 21) para discutir la
promoción del concepto de la dudadanfa mundial como base moral y ética del
desarrollo. Semejantemente, las comunidades bahá’ís de Dinamarca, Suecia y
Australia han lanzado campañas en las escuelas haciendo enfoque en la
ciudadania mundial.
— Las comunidades bahá’ís se están involucrando más y más a nivel local,
nacional e internacional en conferencias, mesas redondas, comisiones y
coaliciones, muchas en conección con consultas mayores de la ONU. Los
bahá’ís participaron extensamente en el proceso de la Cumbre de la Tierra,
la Conferencia Global sobre Desarrollo Sostenible de Pequeñas Islas
Estados en Desarrollo, el Foro Global ‘94, la Conferencia Internacional
sobre Población y Desarrollo, la Cumbre Mundial para el Desarrollo Social,
y la Comisión sobre Desarrollo Sostenible.
Lugares Sagrados v Jardines Bahá’ís
Los Lugares Sagrados Bahá’ís y las Casas de Adoración Bahá’í se conocen en
todo el mundo por sus jardines exquisites. Los jardines en el Centre
Mundial Bahá’í, tan queridos para los peregrinos bahá’ís como refugios
para rejuvenecimiento espiritual, también atraen grandes numeros de
turistas de todas partes del mundo. Su belleza y tranquilidad inspiran un
profundo respeto por el mundo natural. La metáfora de la naturaleza que se
encuentran todos los Escritos bahá’ís ha encontrado expresidn de una forma
muy práctica, y a la vez sublime, en estos jardines.
Los centres espirituales y administrativos del Mundo Bahá’í por diseño se
encuentran juntos y rodeados de belleza magnífica. De hecho, es este
diseño el que inspira reflexión sobre la idea de que el desarrollo
espiritual, la administración de asuntos comunitarios,y el respeto por la
naturaieza son elementos inseparables de todos los programas dirigidos a
la promoción del bienestar de la humanidad a la vez que se construye una
civilización mundial sostenible.
Jóvenes de todas partes del mundo, ofreciendo un año de servicio en el
Centro Mundial, sirvende voluntaries en los Jardines Bahá’ís. Muchos de
estos jóvenes no só1o han desarrollado, por medio de este trabajo, un
respeto más profundo por la naturaleza, sino que han llevado de regreso a
sus propias comunidades un compromiso duradero con la conservación.

III. Iniciativas Bahá’ís en las Areas de Conservación y Desarrollo
Sostenible: Prospectos para el Futuro
El desarrollo, para los bahá’ís, implica una coherencia dinámica entre los
requisites espirituales y materiales de la vida sobre la tierra. El
enfoque bahá’í en cuanto al desarrollo es orgánico y busca armonizar los
conceptos aparentemente paradójicos de globalismo y la decentralización.
Se establecen la dirección general y los principios guiantes a niveles
internacional - y a menudo nacional - ayudando a asegurar un sentido de
proceso y misión global en toda actividad de desarrollo. A la vez,
programas y actividades vigentes surgen en gran medida de iniciativa
individual o comunitaria, se dirigen por procesos de toma de decisiones
comunitarios y están basados en el principio de la participación
universal. Por lo tanto tienen la probabilidad de dirigirse a las
necesidades, las condiciones y las aspiraciones de la sociedad
local/nacional. Debido a este enfoque, no es posible detallar los
proyectos y los programas que desempeñar las comunidades en los años
venideros; sin embargo, pueden sugerirse a grandes razgos las actividades
de desarrollo en el futuro.
En los años inmediatamente por delante la comunidad mundial bahá’í sin
duda expandirá el enfoque y el alcance de sus iniciativas de conservación
y desarrollo sostenible, mientras continùa en los caminos ya establecidos
incluyendo
— esfuerzos de educación y capacitación que se dirigen a asuntos de
conservación;
— proyectos, tanto individuales como comunitarios, dirigidos a la
protección y la restauración del ambiente;
- el uso de las artes para inspirar un compromiso activo en cuanto a la
protección y el desarrollo ambiental; y
— abogacía por el desarrollo sostenible a niveles local, nacional e
internacional.
La vasta extensión actual de los jardines en el Centro Mundial Bahá’í,
incluyendo la construcción de terrazas desde el pie hasta la sima del
Monte Carmelo, aumentará la grandeza y la majestad de este punto centrico
del Mundo bahá’í a la vez que provee un ambiente extendido en el cual
puede desarrollarse un profundo respeto por la naturaleza y un compromiso
vitalicio con su cuidado y protección. lgualmente, los terrenos alrededor
de las propiedades bahá’ís, incluyendo las Casas de Adoración Bahá’í,
seguirán embelleciéndose para servir de inspiración para todos los que
visiten.
El mundo bahá’í intensificará el proceso de buscar aplicar los principios
espirituales de la unidad, la justicia, la solidaridad y la moderación a
los actuales desafíos económicos, tecnológicos, sociales y políticos.
Colaborará más y más con individuos y grupos de metas semejantes —
incluyendo organizaciones de sociedad civil, gobiemo y otros —para ayudar
a realizar los cambios fundamentales requeridos en la sociedad si ha de
realizarse la paz y el desarrollo sostenible.
El mundo bahá’í trabajará sin cesar para desarrollar en todos sus miembros
— niños, jóvenes y adultos — un profundo respeto por la naturaleza como
reflejo de la majestad de lo Divino, y una consciencia global basada en
los principios espirituales de la unidad en la diversidad, la justicia, el
amor, y el servicio.
Las comunidades bahá’ís se esforzarán por crecer en la solidaridad y en la
experiencia práctica, demostrando así un nuevo patrón de desarrollo a
nivel de base capaz de restaurar tanto la dignidad humana como el
ambiente, y mostrando que la unidad de la raza humana no es un ideal
utópico sino una posibilidad práctica.
Ante todo, el mundo bahá’í continuará fomentando la esperanza para el
futuro. Compartirá con confianza su convicción de que, al seguir la
voluntad de Dios en este día, la humanidad se transformará, se alcanzarán
la unidad y la paz, y emergirá una civilización mundial sostenible — los
frutos de la cual se disfrutarán por la familia humana entera - y se
extenderá hasta un futuró lejano.




NOTAS AL CALCE:
"Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh", EBILA, Buenos Aires, 1978,
sec. CXVII, pág.l66.
Bahá’u’lláh "Tablas de Bahá’u’lláh reveladas despues del Kitáb-i-Aqdas",
EBILA, Buenos Aires, 1982, p~g. 165.
Bahá’u’lláh "Oraciones y Meditaciones de Bahá’u’lláh ", EBILA, Buenos
Aires, 1984, sec. CLXXVI, p<ig. 216.
"Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá", EBILA, Buenos Aires, 1987,
sec.
138, págs. 160-162.
Id.
"Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá EBILA, Buenos Aires, 1987,
sec. 137, pág. 159.
‘Abdu’l-Bahá, de una Tabla traducida del persa.
Id.
‘Abdu’l-Bahá, "Some Answered Questions", pág.. 199.
"Selección de los Escritos de ‘ ‘Abdu’l-Bahá ", EBILA, Buenos Aires,
1987, sec.225, págs. 295-296.
Secretaria de Shoghi Effendi, de una carta fechada el 17 de febrero de
1933 a un creyente individual.
‘Abdu’l-Bahá "The Promulgation of Universal Peace", pág·· 31.
‘Abdu’l-Bahá "El Secreto de la Civilización Divina", EBILA, Buenos
Aires, 1986, pág. 20.
Bahá’u’lláh "Gleanings", pág. 343.
"Epístola al Hijo del Lobo", EBILA, Buenos Aires, 1985, pág.. 39.
"Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá ", EBILA, Buenos Aires, 1987,
sec. 225, págs. 295-296.
Shoghi Effendi, "The World Order of Bahá’u’lláh pág.. 42-43.
Id.
Shoghi Effendi, de un telegrama fechado el 23 de mayo de 1951 al New
Earth Luncheon, Londres, Reino Unido.



Documento BIC #95-0406S
Traducido del original en inglés



Statements Home Page / Indice Principal

Sobre la Comunidad Internacional Bahá'í Oficina de las Naciones Unidas...
©1999 — La Oficinas de la Comunidad Internacional Bahá’í ante las Naciones
Unidas

Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN