Read: La Integracion de la Mujer en el Desarrollo Economico y Social de AL y El Caribe


La Integracion de la Mujer Bahá'í International Community

LA INTEGRACI0N DE LA MUJER EN EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE AMERICA
LATINA Y EL CARIBE

TEMA 4 DEL PROGRAMA: Revisión y evaluación crítica de algunos aspectos de
la condición de la mujer en la region, incluso su integración en el
mercado laboral, mujeres jefes de familia y el papel de la mujer en el
comercio en el Caribe.
CIUDAD DE GUATEMALA, GUATEMALA
27­30 DE SEPTIEMBRE DE 1988




Como bien se sabe, la discriminación sistemática contra la mujer no sólo
hizo de ella la víctima principal de una pobreza en expansión, sino
también suscitó actitudes malsanos en el hombre. Por el hecho que a la
mujer se le niega educación y capacitación técnica, que ella está
restringida por la familia el trabajo y las estructuras sociales que
favorecen al hombre y que además se la excluye del proceso de la toma de
decisiones a todo nivel, ella frecuentemente tiene que trabajar en el
sector no-formal de la economía como comerciante y vendedora ambulante de
comida, sin protección de la legislación y sin beneficiar de las mejoras
generales de las condiciones laborales mientras tanto, el hombre
desarrolla actitudes de superioridad y hábitos de opresión que lleva de la
familia al lugar de trabajo, a la vida política y, en última instancia, a
las relaciones internacionales.

Estudios llevados a cabo durante la Década de las Naciones Unidas para la
Mujer han mostrado, sin embargo, que la integración de la mujer en los
proyectos de desarrollo ya existentes no mejora necesariamente sus
condiciones de vida. Si los proyectos en sí no toman en cuenta las
necesidades reales de la mujer, su participación no puede ser de mucha
ayuda. Desde luego, las soluciones efectivas a problemas locales, puesto
que requieren a menudo recursos de gobiernos y de agencies externas,
tienen que ser generadas en consulta con aquellos a quienes se espera
servir ­- hombres y mujeres. La mujer, por lo tanto, no tiene que ser
incluida sólo como ejecutante y beneficiaria de los proyectos de
desarrollo, sino también como autora y planificadora.

Como verdaderos asociados, la mujer y el hombre tendrían que identificar
juntas las necesidades de la comunidad y responder creativamente con
soluciones apropiadas. Un proceso de desarrollo social y económico
promovería no sólo el bienestar material sino también el bienestar
espiritual de la comunidad. Del punto de vista de la Comunidad
Internacional Bahá'í, la mujer puede contribuir a la solución de problemas
con cualidades especiales, de valor particular en la planificación
económica, e incluso con aquellas cualidades que incrementan sus
capacidades de creadora de paz y con la sabiduría derivada de su
conocimiento de asuntos sociales fundamentales como los domésticos y
otros. Este enfoque humano de mayor integración tomaría, por supuesto, en
consideración el papel crucial que desempeña la mujer como madre,
educadora, nutricionista, promotora de salud y proveedora de apoyo
emocional para toda la familia.

La importancia de la educación no se puede enfatizar demasiado. La
educación de las mujeres de todas las edades es particularmente
importante, porque es uno de los medios mas eficientes de difundir el
beneficio del conocimiento en todos los niveles de la sociedad, ya que la
mujer es la primera educadora de los niños. Más aún, la educación eleva la
condición de la mujer, permitiéndole participar más en los asuntos de la
comunidad. Finalmente, el desarrollo de sus talentos y habilidades
capacitará a la mujer para contribuir con su percepción y sensibilidad
especiales a todas las esferas de actividades humanas.

La mejora de la condición de la mujer también requerirá un cambio de las
actitudes del hombre. Este cambio de actitud tiene que ser una de las
metas de la educación. Los niños y las niñas deben criarse con el
principio de la igualdad de los sexos, y tienen que aprender desde muy
jóvenes a desarrollar sus capacidades de cooperar. Los medios de
comunicación pueden ayudar a promover actitudes de igualdad y presentar
modelos de roles positivos para tanto el hombre como la mujer. El teatro
popular, los títeres y otras estrategias creativas pueden involucrar a la
comunidad en foros abiertos en los cuales se examinarían y cambiarían
aquellas actitudes que no promuevan la salud y el bienestar de la
sociedad.

La Comunidad Internacional Bahá'í cree que el bienestar de la humanidad,
la realización del desarrollo social y económico y el establecimiento de
la paz mundial requieren el reconocimiento de la igualdad del hombre y la
mujer como un principio espiritual y, por consiguiente, de la
participación de la mujer con el hombre en todas las esferas de
actividades humanas. Miles de comunidades locales Bahá'ís en América
Latina y el Caribe están involucrados en este proceso de integración del
hombre y de la mujer en todos los aspectos de la vida comunitaria y en la
toma de decisiones. Quisiéramos compartir con Ustedes algunos de los
puntos de nuestra propia experiencia que nos parecen valiosos.

En las comunidades Bahá'ís, tanto el hombre como la mujer, como acto de
FE, están comprometidos en la implementación del principio de igualdad.
Ambos se ocupan en desarrollar actitudes apropiadas a la condición de
igualdad de la mujer. De hecho, el hombre, por su pertenencia a una
comunidad Bahá'í, está aprendiendo por experiencia que cuando la mujer
está integrada del todo en la vida comunitaria, todos se benefician.

Desde el inicio de la comunidad Bahá'í, la mujer se involucró en el
procedimiento electoral de las instituciones de dicha comunidad. Las
asambleas locales elegidas que guían los asuntos de la comunidad Bahá'í
han contribuido mucho a fomentar la participación de la mujer y a nutrir
el respeto por los diversos puntos de vista. Estas organizaciones de
base involucran a la comunidad en la identificación de sus necesidades,
en la elaboración de planes, y en la realización de los mismos. Entre
sus inquietudes están la educación de los niños y la implementación de
proyectos de servicio que benefician a toda la comunidad. En el mundo
entero, se está eligiendo cada vez más a mujeres Bahá'ís en estas
asambleas locales, de tal modo que ellas ejercen responsabilidades en
calidad de miembros y ganan así experiencia en la toma de decisiones.

La participación regular del hombre y la mujer Bahá'ís en el
procedimiento de la consulta los acostumbra a todos a solucionar
problemas en colaboración. La consulta requiere que cada persona brinde
sus puntos de vista libremente al grupo, en búsqueda de una respuesta
que provea el bienestar de la comunidad en su conjunto. Sin embargo, una
vez que estos puntos de vista se han dada, no pertenecen más a la
persona quien los ha dada, sino que están considerados como propiedad
del grupo. La decisión a la cual se llega por este procedimiento queda,
asimismo, aceptada como el producto del grupo y no de algún individuo en
particular.

Un paso hacia una mayor participación de la mujer ha sido la formación
de grupos consultivos de mujeres. En estos grupos, las mujeres, quienes
estaban a menudo aisladas unas de otras, pueden compartir sus
experiencias, practicar la consulta, darse ánimo y elaborar planes. Esta
experiencia las prepara para el servicio en las asambleas locales
eligidas y las anima a expresar sus puntos de vista. Estos grupos
también constituyen un lugar para la alfabetización, el crecimiento
espiritual e intelectual y para la difusión de informaciones sobre la
salud, la nutrición, el cuidado de los niños y otras informaciones
prácticas.

El incentivo de la comunidad es esencial. Los planes ideados por estos
grupos consultivos se someten a la asamblea elegida que va a consultar,
aprobar y hacer recomendaciones subsecuentes a la comunidad que los va a
llevar a cabo. El desarrollo del espíritu comunitario en apoyo a sus
iniciativas, les da a las mujeres el coraje necesario y crea el ambiente
moral y psicológico posibilitando un cambio dinámico y armonioso, lo
cual es la meta de todo proyecto de desarrollo Bahá'í.


La Comunidad Internacional Bahá'í tiene el agrado de brindar estos breves
comentarios y sugerencias a favor de un marco permitiendo la integración
total de la mujer en todos los aspectos del desarrollo y de la sociedad.
Estamos dispuestos a extenderle a la CEPALC, en el espíritu de cálida
cooperación, la experiencia y asistencia de las comunidades Bahá'ís en
toda América Latina y el Caribe para lograr una majar calidad de vida para
los pueblos de dicha región.



BIC Document #88-0927S


Statements Home Page / Indice Principal

Sobre la Comunidad Internacional Bahá'í Oficina de las Naciones Unidas...
©1997-2001 -- The Bahá'í International Community United Nations Office

Holy-Writings.com v2.7 (213613) © 2005 - 2015 Emanuel V. Towfigh & Peter Hoerster | Imprint | Change Interface Language: DE EN